Blog del Faro

Espacio abierto para la reflexión, testimonios y propuestas de docentes, investigadores, asesores técnico-pedagógicos, directores, supervisores, madres, padres y estudiantes.

Evaluación de proyectos a distancia

En este documento la Mtra. Emilia Ramírez Mulato, docente de una escuela secundaria Quintana Roo, nos presenta las herramientas digitales como una manera de mantener el contacto con los estudiantes y de asegurarse de que realicen su trabajo. Se trata de una buena práctica en la categoría “diseño y uso de materiales educativos”, como parte del ejercicio de sistematización de buenas prácticas de docentes en pandemia, encabezado por Grupo Loga, el Faro Educativo de la IBERO, Proeducación, Pauta y Renaced, y cobijado también por la Red de Mujeres Unidas por la Educación.

Comienza la conversación

Mtra. Emilia Ramírez Mulato
Docente de escuela secundaria
Quintana Roo

Ubiquemos la buena práctica

Categoría: Evaluación a Distancia
Nivel y modalidad educativa: Secundaria
Grado escolar: Primer grado
Turno: Matutino

Fines perseguidos

Desarrollar y lograr los aprendizajes esperados, el enfoque y la evaluación formativa de la asignatura de español. Además de prevenir que los estudiantes “se queden atrás”,  como lo marca el artículo 3° constitucional.

Puntos clave de la práctica

Las actividades implementadas son una buena práctica porque mis alumnos realizan diversas actividades lúdicas que incentivan su desarrollo psicológico, cognitivo, físico y social. A partir de ello obtienen como resultado el mejoramiento de su desempeño escolar, y logran los aprendizajes esperados de una manera más dinámica.

Dentro de esta actividad, el o la docente juega un papel  de guía en la educación a distancia. La planeación didáctica me permitió realizar adecuaciones de acuerdo al grupo y al contexto. Apoyé a mis alumnos en la resolución de problemas de las actividades en tiempo real para responder y solucionar dudas y preguntas planteadas por ellos. También proporcioné una retroalimentación continua sobre el trabajo de mis alumnos. 

El rol del alumno/a es trabajar con los contenidos facilitados por el docente, trabajando así de manera autónoma la asignatura. Dentro del tipo de actividades se busca la participación y la colaboración, logrando que todo el grupo se involucre en las actividades planteadas. 

Por último, el rol de las madres y padres de familia es esencial, ya que ayudan a sus hijos a que asuman el compromiso de realizar las actividades escolares y serán quienes los supervisarán y orientarán en el uso de las herramientas digitales. Además, se convertirán en un apoyo elemental para llevar a cabo una administración del tiempo, al ser puntuales en sus sesiones y establecer horarios de trabajo, con el propósito de completar sus tareas y actividades de la forma más eficiente posible.

La actividad más exitosa de la buena práctica es la lectura de tres textos, en la cual se promueve el trabajo interdisciplinario con la asignatura de Historia, ya que se relaciona con la UCA (Unidad de Construcción del Aprendizaje), donde se trabajan los temas de los guetos, los campos de concentración y el exterminio durante la Segunda Guerra Mundial. Los resultados obtenidos del grupo fueron excelentes, ya que las y los estudiantes se mostraron motivados por la lectura y la elaboración de sus preguntas guías de cada texto.

Principales cambios observados

Observé una mejor interacción entre alumno y docente. Noté a las y los alumnos más motivados, responsables en cuanto a la realización de sus actividades, que aprenden de manera autónoma, mejoran sus aprendizajes, se preocupan por entregar en tiempo y forma sus actividades, preguntan si tienen dudas sobre algún contenido y utilizan las tecnologías de la información.

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

Recomiendo aplicar un diagnóstico tecnológico a padres de familia con el propósito de evaluar con qué recursos tecnológicos cuentan en casa. Posteriormente, de acuerdo a los resultados obtenidos, seleccionar las herramientas necesarias para impartir sus clases, elaborar la planeación didáctica tomando en cuenta el contexto, los gustos e intereses de sus alumnos y, finalmente, utilizar plataformas pedagógicas para evaluar los conocimientos obtenidos de los alumnos.