Blog del Faro

Espacio abierto para la reflexión, testimonios y propuestas de docentes, investigadores, asesores técnico-pedagógicos, directores, supervisores, madres, padres y estudiantes.

Un regreso seguro “a la medida” de mis estudiantes

En este documento, Benito Bueno Monarrez, docente de la Escuela Primaria Jaime Torres Bodet en Durango, Durango, nos comparte su proyecto ‘Un regreso seguro “a la medida de mis estudiantes’. Su práctica pertenece a la categoría “Regreso Seguro”, como parte del ejercicio de sistematización de buenas prácticas de docentes en pandemia, encabezado por Grupo Loga, el Faro Educativo de la IBERO, Proeducación, Pauta y Renaced y cobijado también por la Red de Mujeres Unidas por la Educación.

Comienza la conversación

Benito Bueno Monarrez
Docente frente a grupo
Escuela Primaria Jaime Torres Bodet
Durango, Durango

Ubiquemos la buena práctica

Categoría: Regreso seguro
Nivel y modalidad educativa: Primaria General
Grado escolar: 6°
Turno: Matutino

Fines perseguidos

En esta buena práctica se presentaron algunas problemáticas, entre ellas: asumir la responsabilidad para establecer una estrategia grupal para el regreso a clases, falta de materiales y recursos para un regreso seguro; otra dificultad que se presentó fue el ser un docente nuevo, con un grupo nuevo y sin ser conocido por las madres o padres. Lo anterior provocó ‘desconfianza’ en mi labor docente.

La importante de esta buena práctica fue dar certeza a las madres y los padres de familia sobre la instalación de un espacio seguro para el aprendizaje significativo de las alumnas y los alumnos, ya que el rezago educativo era cada vez más evidente, a pesar de los esfuerzos de la educación a distancia que se desarrolló en los ciclos escolares anteriores, al mismo tiempo, el miedo generalizado sobre el comportamiento de la pandemia los invadía y por ende, los limitaba en gran medida a enviar a sus hijas e hijos a clases presenciales.

La Secretaría de Educación Pública-Secretaría de Salud (SEP-SSA, 2021), en todas las etapas del proceso de reapertura escolar se debe involucrar a toda la comunidad educativa: alumnado, madres, padres de familia, tutores o cuidadores, docentes, personal administrativo de apoyo y asistencia a la educación, la comunidad y el gobierno local. Como docente del grupo, estaba dispuesto a diseñar a conciencia una estrategia que diera certeza y respuesta a las demandas y necesidades de mis alumnas y alumnos, de manera que todos los mencionados miembros de la comunidad educativa pusiéramos en marcha el mayor de nuestros esfuerzos para garantizar un regreso seguro al salón de clase. Así nació la idea de “confeccionar” una estrategia a la medida de mis estudiantes, mediante la costura de esfuerzos que llevaron a la producción de una buena experiencia en el ámbito educativo.

Diseñando un regreso seguro

El objetivo general de esta estrategia fue propiciar un espacio seguro para el aprendizaje de los alumnos de sexto grado de educación primaria de nuestra escuela, por medio de la implementación de protocolos de higiene y seguridad debidamente planificados.

Se pretendía mejorar el rendimiento de los alumnos en su aprendizaje permanente en el aula y en casa; además, se buscó, adicionalmente, obtener el apoyo de las madres y padres de familia para ejecutar los protocolos de higiene y seguridad en la escuela,  aula y casa. Se tuvo presente la finalidad de administrar adecuadamente el tiempo efectivo de aprendizaje de los educandos y establecer un canal de comunicación viable, seguro y permanente maestro-alumnas y alumnos.

Para cumplir con estos objetivos, desde mi posición como docente, me percaté de la necesidad de crear una forma segura de regreso a clases, considerando en todo momento el contexto y las necesidades de mis alumnas y alumnos; priorizando así, dos aspectos: la integridad física y el aprendizaje; teniendo como eje fundamental cada uno de los puntos de la Estrategia Nacional para el Regreso Seguro a las Escuelas de Educación Básica, en la que se menciona que la presencialidad otorga mayores condiciones de apoyo para el estudiantado y permite cohesionar con mayor fuerza a los colectivos docentes para buscar estrategias pedagógicas que permitan recuperar el aprendizaje curricular y afianzar el vínculo escuelas-familias (SEP, 2021).

Puntos clave de la práctica

Tomando medidas

Antes de iniciar el presente ciclo escolar era imprescindible que como docente se pusieran en práctica diversos conocimientos, habilidades, actitudes y valores que adaptaran el trabajo en el aula, ante el regreso a clases en la llamada “nueva normalidad”. Fue entonces que noté la necesidad de tener un primer acercamiento con las madres y padres de familia para conocer su sentir ante dichas circunstancias y así, determinar el nivel de apoyo que recibiría de su parte.

En agosto de de 2021 se llevó a cabo la primera reunión; en esta reunión, me percaté que casi una tercera parte de los padres de familia no estaban dispuestos a enviar a sus hijas e hijos a la escuela por diferentes y difíciles situaciones vividas en sus entornos.

Lo anterior me llevó a pensar en una estrategia que considerara varios aspectos que me permitieran, como docente, brindar un servicio educativo en un ambiente de aprendizaje efectivo y al mismo tiempo seguro, teniendo como base las especificaciones expuestas en la Ley General de Educación (2019), mencionando que los muebles e inmuebles de las escuelas deben cumplir con los requisitos de calidad, seguridad, funcionalidad, oportunidad, equidad, sustentabilidad, resiliencia, pertinencia, integralidad, accesibilidad, inclusividad e higiene, incorporando los beneficios del desarrollo de la ciencia y la innovación tecnológica, para proporcionar educación de excelencia, con equidad e inclusión.

Primeramente y siguiendo las recomendaciones sanitarias oficiales, propuse a las madres y padres de familia que como parte primordial de nuestro proyecto grupal, dotáramos el aula de elementos esenciales para la prevención de cualquier crisis sanitaria. Su respuesta positiva nos llevó a la adquisición de un termómetro infrarrojo, de material de aseo y desinfección, como dispensadores de gel antibacterial, retazos de tela para limpiar, aerosoles con efecto antiviral, dispensador de agua, jabón, toallas de papel para el secado de las manos, botes de basura, escobas y trapeadores.

Por su parte, el aula fue acondicionada con 15 mesas binarias en las que se marcó una de las sillas como señalamientos que indicaban la prohibición de utilizar una de las dos disponibles, con el propósito de mantener la sana distancia entre los alumnos. También, se colocaron flechas en el piso para conocer la adecuada forma de desplazarse de un sitio a otro dentro y fuera del aula. Se colocó fuera del aula, el dispensador de agua, jabón de manos y toallas de papel para que cada vez que los alumnos tuvieran la necesidad de salir a realizar cualquier actividad, pudieran ingresar de nuevo con sus manos limpias.

Adicionalmente, se brindó la información necesaria y oportuna de las formas de contagio del virus SARS-CoV-2 para que las madres y padres de familia enviaran a sus hijas e hijos con equipos personales adecuados como careta, cubrebocas y gel antibacterial en algún depósito de bolsillo. Del mismo modo, se consideró la necesidad de mantener el aula ventilada, revisando que las ventanas y puertas estuvieran en condiciones adecuadas para tal efecto.

En este sentido, cada madre y/o padre de familia aceptó la responsabilidad de apoyar desinfectando las distintas áreas de trabajo del salón de clases del grupo, al formar parte de un rol de aseo permanente. Lo anterior fue adicional a las medidas preventivas y restrictivas dadas a conocer por la dirección de la escuela, tales como los filtros de ingreso y la limpieza de las distintas áreas del edificio escolar.

Cabe mencionar que para obtener el apoyo de las madres y padres de familia fue imprescindible poner en práctica uno de los indicadores del Marco para la excelencia en la enseñanza y la gestión escolar en la Educación Básica, en el cual se menciona la importancia que tiene en el quehacer docente el desarrollo de acciones para que las familias de los alumnos sean corresponsables en la tarea educativa de la escuela, basadas en el respeto, la confianza, equidad, inclusión y convicción de que ellas aportan a los logros educativos de sus hijos (SEP, 2020).

Hilando ideas con Facebook

El uso de la tecnología en el ámbito educativo se convirtió en el mejor aliado en este difícil momento en el cual ha sido necesario promover el aprendizaje a distancia, al respecto Torres & Cobo  (2017) comentan que “la tecnología de la educación o tecnología educativa tiene por cometido posibilitar la organización de entornos de aprendizaje que proporcionen las condiciones más idóneas para conseguir finalidades educativas, empleando diversos medios tecnológicos”, por lo que fue necesario cobijar la tarea educativa con la implementación de una popular red social que en este grupo obtuvo una respuesta y resultados satisfactorios.

En este sentido y considerando el aspecto pedagógico como prioridad, me dispuse a elaborar un perfil de Facebook exclusivo para mi trabajo docente, con la intención de conformar un grupo cerrado denominado “Aula virtual 6° B (2021-2022)” en el que se incluyó exclusivamente los tutores de los estudiantes. Se instaló esta red social como una herramienta digital de aprendizaje de fácil acceso tanto para mis alumnas y alumnos como para sus madres y padres de familia.

La finalidad de que todo el grupo estuviera incluido en dicho grupo de Facebook fue disponer de una plataforma mediante la cual los alumnos que no pudieran estar presentes en el aula de manera física, lo pudieran hacer en línea, al participar en las transmisiones en vivo realizadas durante el horario normal de clases.

Facebook se convirtió en mi mejor aliado para desarrollar el trabajo educativo, en primer lugar porque esta red social, cuyo manejo es dominado por prácticamente cualquier persona con acceso a internet, permitiría que el 100% de las alumnas y alumnos fueran partícipes de las clases dadas en el aula, aun cuando no asistieran presencialmente; teniendo acceso en todo momento a los videos de las transmisiones ante la posibilidad de guardarlos y retomarlos cuando se considerara necesario.

Asimismo, se detectó que Messenger brinda la posibilidad de recibir las evidencias del trabajo de las alumnas y alumnos elaborado en casa de una manera práctica en la que es posible revisar y enviar las fotografías y videos acompañados de notas técnicas y retroalimentaciones, sin preocuparse por el espacio que pudiera ocuparse en la memoria del dispositivo, como sucede con otras aplicaciones.

Para arrancar el ciclo escolar de manera semipresencial fue necesario dividir el grupo de 30 estudiantes en 2 subgrupos de 15. Así como, realizar un cronograma intercalado de asistencia de modo que a la semana un subgrupo asistiera lunes, miércoles y viernes, mientras que el otro asistiera martes y jueves.

Al tener la posibilidad de estar en casa y seguir la clase mediante las transmisiones en vivo, el 100% de las alumnas y alumnos tendrían la oportunidad de ser partícipes de las diversas situaciones de aprendizaje planificadas todos los días.

Confeccionando la estrategia

Una vez integrado el plan para el regreso seguro al salón de clases, lo di a conocer a las madres y padres de familia, quienes se mostraron muy motivados al conocer la organización y las medidas sanitarias que se seguirían de manera cotidiana. Durante la reunión informativa expusieron su compromiso de corresponsabilidad al cumplir con el filtro en casa como primera medida preventiva de propagación del virus SARS-CoV-2.

Y así fue como inicié el ciclo escolar 2021-2022 con dos subgrupos que eran de solamente 10 alumnas y alumnos cada uno. Mientras unos estaban en el aula siguiendo todas las medidas de higiene y seguridad recomendadas, tomando su clase de forma presencial, el resto del grupo permanecía en sus hogares, adoptando un horario de trabajo normal y tomando las clases de forma sincrónica a través de Facebook.

Prenda terminada: estrategia de éxito

Considero que esta experiencia ha sido una BUENA PRÁCTICA debido al éxito que he conseguido, ya que de tener solamente 20 alumnos presenciales inicialmente, posteriormente se tuvo la asistencia de 30; siguiendo las medidas de seguridad sanitaria antes citadas y empleando Facebook como herramienta virtual de aprendizaje a distancia.

En su momento me percaté de la aceptación de esta práctica por parte de las madres y padres de familia, quienes brindaron un apoyo incondicional, incluso pagando un servicio de internet exclusivo para nuestra aula; herramienta que se ha empleado de forma productiva, incluyendo la tecnología en la creación de ambientes de aprendizaje significativo en esta nueva realidad semipresencial.

Las alumnas y los alumnos se mostraron motivados por tener la posibilidad de participar en las clases, sintiendo seguridad en su aula al acudir de manera presencial y teniendo la manera de interactuar con sus compañeras y compañeros, aun estando en casa, mediante el chat de las transmisiones en vivo, videollamadas  y grupos realizados en Messenger con el propósito de fomentar el trabajo en equipo a distancia.

Vale la pena concluir que este proceso no ha sido fácil, sin embargo el trabajo conjunto de madres y padres de familia, alumnas, alumnos y profesor, ha permitido engendrar lo que para nuestra realidad ha sido una estrategia que ha dado respuesta a los objetivos planteados, ya que se ha creado un entorno seguro en dos sentidos primordiales en esta nueva normalidad: salud y aprendizaje.

Principales cambios observados

Como resultado de la aplicación de esta buena práctica, he notado el vasto interés de las alumnas y los alumnos por su propio aprendizaje, al darles la oportunidad de asistir a clases de forma semipresencial. Por lo que es notorio un avance importante en el desempeño académico en general, ya que, aun estando en casa, los temas de las distintas asignaturas son revisados con mayor amplitud, teniendo la oportunidad de contar con el acompañamiento de su profesor como guía en el aprendizaje; aprovechando las ventajas que nos ofrecen las tecnologías en el ámbito educativo.

En el ámbito socioemocional de los estudiantes, ven en esta buena práctica como una luz al final del túnel. Aun estando en casa, los estudiantes conviven, dialogan, aportan ideas, participan en clase e interactúan conmigo como su profesor.

Por su parte los padres expresan su aprobación y tranquilidad al saber que sus hijos están en un ambiente de trabajo seguro y organizado, por lo que colaboran con entusiasmo en las diferentes actividades que se les proponen.

Gracias a la implementación de esta estrategia, se logró la asistencia intercalada del 100% de las alumnas y alumnos inscritos.

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

Recomiendo a mis compañeros y compañeras docentes que organicen su trabajo a profundidad, que no omitan detalles mínimos que puedan resultar una barrera para el desarrollo de su trabajo.

Es importante dar a conocer la estrategia, dialogar y negociar con las madres y padres de familia, de eso depende, en mayor medida, la gestión de los recursos necesarios para su implementación. Es imprescindible tener un acercamiento con la autoridad escolar inmediata para contar con el respaldo suficiente que le dé credibilidad y seguridad suficiente a esta estrategia, pues su liderazgo puede fungir como una fortaleza adicional en su puesta en marcha.

 


Referencias bibliográficas

LGE. Ley General de Educación (30 de septiembre de 2019). Diario Oficial de la Federación. Disponible en https://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5573858&fecha=30/09/2019 

 

Torres Cañizález, Pablo César, Cobo Beltrán, John Kendry (2017). Tecnología educativa y su papel en el logro de los fines de la educación. Educere, 21(68),31-40. [Fecha de Consulta 2 de Mayo de 2022]. ISSN: 1316-4910. Disponible en: 

https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=35652744004

 

SEP. Secretaría de Educación Pública (2020). Marco para la excelencia en la enseñanza y la gestión escolar en la Educación Básica.  Perfiles profesionales, criterios e indicadores para el personal docente, técnico docente, de asesoría técnica pedagógica, directivo y de supervisión escolar. Disponible en

http://creson.edu.mx/docs/Perfiles_profesionales_Criterios_e_Indicadores_para_Docentes_Ciclo_Escolar_2021-2022.pdf

 

SEP. (2021). Estrategia Nacional para el Regreso Seguro a las Escuelas de Educación Básica Versión 2.0. Disponible en

https://educacionbasica.sep.gob.mx/multimedia/RSC/BASICA/Documento/202105/202105-RSC-Lz0fiisOtD-Estgia_Nac.pdf

 

Secretaría de Educación Pública y Secretaría de Salud. (2021). Guía para el regreso responsable y ordenado a las escuelas. Ciclo escolar 2021-2022. Disponible en https://coronavirus.gob.mx/wp-content/uploads/2021/08/GuiaAperturaEscolar-SEP-20agosto202119hrs.pdf