Blog del Faro

Espacio abierto para la reflexión, testimonios y propuestas de docentes, investigadores, asesores técnico-pedagógicos, directores, supervisores, madres, padres y estudiantes.

Estrategias para favorecer la evaluación formativa en tiempos de pandemia

En este documento, Laura Santiago Álvarez,docente de un preescolar en Guerrero. Nos comparte su proyecto “Estrategias para favorecer la evaluación formativa en tiempos de pandemia”. Su práctica pertenece a la categoría “Evaluación”, como parte del ejercicio de sistematización de buenas prácticas de docentes en pandemia, encabezado por Grupo Loga, el Faro Educativo de la IBERO, Proeducación, Pauta, Renaced y cobijado también por la Red de Mujeres Unidas por la Educación (MUxED).

Comienza la conversación

Laura Santiago Álvarez
Docente frente a grupo de Preescolar
Guerrero

Ubiquemos la buena práctica

Categoría: Evaluación
Nivel y modalidad educativa: Preescolar
Grado escolar: 2°

Fines perseguidos

Favorecer la evaluación a través de la participación de los diferentes actores para reflexionar sobre esta y así evaluar el desempeño de los alumnos de una manera óptima para el logro de los propósitos de la educación preescolar.

Objetivo general:

Lograr que mediante la intervención sistemática de la educadora se logren los propósitos de la educación preescolar a través de las experiencias que viven los niños y estas contribuyan a sus procesos de desarrollo y de aprendizaje de manera gradual.

Objetivos específicos:

  • Valorar los aprendizajes de los alumnos, identificando las condiciones que influyen en su aprendizaje y mejorar el proceso docente, a través del diseño de un plan de trabajo.
  • Retomar la evaluación para tomar decisiones que fortalezcan los aprendizajes esperados, y modificar la práctica.
  • Incorporar a la familia para que colabore en la educación de su hijo desde casa.

Puntos clave de la práctica

Para la práctica retomé algunas ideas de un curso ¿cómo mejorar la evaluación desde el aula?, en donde nos propusieron trabajar un aprendizaje a través del diseño de varias actividades que motivaron a los niños a trabajar con opciones.

De la maestra Laura Frade Rubio, retomé sus ideas para que el diseño de las actividades fueran acorde a su contexto; evaluar con rúbricas sencillas, de las sesiones de CTE intensivo en donde nos propusieron también trabajar un aprendizaje con varias opciones de acuerdo a los intereses de los niños y sus estilos de aprendizaje, busque los cuentos que fueran atractivos y que pudiera relacionar aprendizajes de todos los campos y áreas.

Principales cambios observados

Es una buena práctica porque trató de atender a todo el grupo, para que tuvieran la oportunidad de realizar sus actividades desde casa y obtener buenos resultados. Porque el ciclo anterior no se logró un buen avance, entonces se modificó la manera en cómo se estaban abordando los aprendizajes a través de cuentos.

Esta práctica dio inicio después de aplicar las actividades del diagnóstico a través del cuento “vaya apetito tiene el zorrito”.

Seleccioné 5 cuentos para llevar una secuencia en algunos aprendizajes esperados, retomando los aprendizajes fundamentales y que no habían logrado el ciclo anterior.

Se inició implementando desde casa porque aún no habíamos regresado a clases presenciales y solo un día a la semana (viernes) nos veíamos para evaluar las actividades de manera individual. Al diseñar las actividades se seleccionaron los aprendizajes esperados que iban acorde al cuento y de ahí se desprendían acciones a realizar con dos opciones para trabajarlas desde casa, tenían

que enviar foto o video de algunas de ellas, y se les agregaba una rúbrica sencilla para que los padres evaluaran la actividad según vieran a sus niños, posteriormente la educadora constataba esa evaluación el día en que se presentaban al jardín a revisión de trabajos.

Se elaboraron videotutoriales y se subían en la página de Facebook para que los padres y madres pudieran desarrollar las actividades desde casa, algunos padres motivaban a sus niños a ver el video tutorial para que realizaran las actividades según decía la educadora. Ya que en ocasiones no las querían realizar porque decían que sus padres no eran la maestra.

El seguimiento que se le daba consistía en asistir el día viernes a revisar sus trabajos niño por niño, los cuestionaba sobre lo que habían hecho y registrado en su libreta, y así de esta manera la educadora constataba y registraba en la rúbrica. Se les pedía a los padres reforzar lo que no se había logrado, a veces de manera personalizada y en otras de manera general a través de video: – si sus niños tienen amarillo o rojo, hay que reforzar con lo siguiente… Y se les decía qué hacer. 

Después empezaron a asistir dos días a la semana, entonces el último cuento lo trabajé personalmente con la mayoría del grupo, fue mucho mejor porque estaba presente para desarrollar las actividades propuestas. Podía realizar la evaluación inicial/diagnóstica sobre sus conocimientos previos, la permanente/proceso, y la final, darles realimentación y apoyar a quienes lo requerían, además de explicarles las actividades con la intención que correspondiera al aprendizaje, ya los padres reforzaban en casa lo que yo veía que aún faltaba.

Revise mis instrumentos de evaluación: rúbricas y diario para reorientar las actividades y aprendizajes que habían salido bajos, cuales podía volver a retomar y cuales habían quedado en su mayoría de los niños

Posteriormente, realice en dos semanas un recuento de los cuentos: paco el chato, clip y pop en el gran banquete, Willy el tímido, cuenta ratones y la sorpresa de Nandi, elabore un concentrado que me permitiera registrar sus logros y anotar observaciones, escribí algunos criterios sencillos para que los padres pudieran entender cuando entregara sus evaluaciones, como en preescolar es de manera cualitativa, debo usar palabras sencillas redactadas para que ellos entiendan.

Por ejemplo: describen personajes de cuentos, narran cuentos siguiendo la secuencia, escriben  su nombre propio; cuentan de manera oral y señalando objetos, identifican y escriben los primero  10 números, resuelve sencillos problemas de agregar y quitar; identifican los alimentos nutritivos  y chatarras, conocen las situaciones de riesgo que hay en la calle, describen animales  mencionando sus características principales, dan información que no conocen de animales y  frutas, dibujan su cuerpo (cabeza, tronco y extremidades), bailan al ritmo de la música, coordinan  movimientos y realizan secuencias de pasos en grupo; dan a conocer sus características a través  de la entrevista, dicen los nombres de las emociones (monstruo de colores) y la expresan con su  cuerpo, han seguido los acuerdos establecidos desde casa, solicitan ayuda cuando no pueden  realizar algo. Después de evaluar utilizamos el color verde, amarillo y rojo para saber que aprendizajes requieren atención y replantearse.

Mi papel como maestra/educadora fue de guía tanto para los niños como para los padres, les  proponía las actividades con opciones para que pudieran elegir cual si podían realizar sus niños  y sobre todo, actividades que no generaran gasto y con materiales sencillos, porque también fue  su segundo año que están a mi cargo, y notaba el cansancio y frustración de algunos padres de  ver que sus niños no avanzaban; los padres de familia fueron para mí un puente para llegar a  la evaluación final de los aprendizajes, los niños desarrollaron un papel activo al aceptar las  actividades y realizarlas desde casa. 

Considero que el apoyo que los padres me dieron desde casa, y atender las sugerencias de que es lo que queríamos lograr con la actividad, fue la actividad más exitosa de esta práctica.

Me apoyé en el video tutorial para explicarles que quería lograr para que ellos desde casa me apoyaran.

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

Recomiendo trabajar a través de cuentos, porque a los niños les gustan. Evaluar con rúbricas sencillas cada aprendizaje te permite saber que tanto te falta por lograrlo y volver a diseñar tus actividades, el programa nos dice que un aprendizaje no lo vamos a lograr a la primera y lo podemos ver en diferentes ocasiones. Me sirvió también el conocer las orientaciones didácticas del programa, así como el libro de la educadora y la programación de aprender en casa 1,2 y 3, porque se abordaron aprendizajes esperados que nunca había seleccionado y gracias al programa ‘Aprende en Casa’  pude comprender cómo abordarlos para lograr evaluar adecuadamente.

 


 

Redes sociales

  1. Correo electrónico: saallaalvarez@gmail.com