Categorías
Buenas prácticas Educación socioemocional Voces y propuestas

Llaveros de las emociones

Fines perseguidos

La buena práctica se desarrolló durante el ciclo escolar 2021-2022, en el marco del plan de  atención del periodo extraordinario, con la finalidad de atender una de las necesidades  específicas detectadas en el grupo de 2 “A” de preescolar, como parte de la evaluación  diagnóstica, la cual fue que los niños y niñas de segundo grado de preescolar aprendieran a  reconocer y nombrar las emociones que experimentan en situaciones de su vida cotidiana en  su contexto familiar y social y las manifestaciones de éstas en su cuerpo para lograr su  regulación, considerando que según la entrevista realizada a los padres y madres de familia,  los niños y niñas en este periodo de contingencia sanitaria por covid-19 enfrentaron diversidad  de emociones que muchas veces no sabían cómo regular.

Para lograrlo fue necesario diseñar una estrategia que de una manera significativa permitiera que éstos alcanzaran el fin mencionado, lo cual implicó identificar sus intereses y saberes previos, es decir lo que ya lograban hacer de acuerdo con la evaluación diagnóstica, que era reconocer algunas emociones como la alegría, el enojo y miedo, expresarlas con gestos y decir de forma breve con ayuda o solos en qué momentos las sentían. 

Considerando que era necesario que primero aprendieran qué emociones existen, cómo se llaman, cómo se representan, fue que pensé en utilizar un recurso que aprendí en un curso de crianza positiva y adaptarlo a las características y necesidades de mis alumnos y alumnas, diseñando una gama de actividades lúdicas que iniciaron en el plan de atención.

Las actividades incluyeron como primer paso que cada familia diseñara su llavero de las emociones y con este los alumnos y alumnas en una fase inicial nombraran y reconocieran sus emociones, escogiendo algunas de ellas, diciendo en qué momentos las han sentido y qué cosas han experimentado en su cuerpo cuando esas emociones están presentes. 

En un segundo momento usar ese llavero de las emociones en actividades virtuales como la  clase de zoom, para reconocer sus emociones después del desarrollo de ésta, explicar las  situaciones en las que han sentido esas emociones y reconocer las manifestaciones de éstas  en su cuerpo; hasta la puesta en práctica de acciones para regularlas al trabajar actividades en  casa como la elaboración de su botiquín de las emociones, la participación en clases de yoga  de las emociones, la meditación y respiración. 

El principal reto con esta práctica fue lograr que los alumnos y alumnas con la diversidad de actividades planteadas reconocieran sus emociones, las expresaran y gestionaran.

Objetivo general:

  • Lograr que los alumnos y alumnas de segundo grado de educación preescolar reconozcan y nombren las situaciones que les generan alegría, seguridad, tristeza, miedo o enojo y expresen lo que sienten en su cuerpo cuando esas emociones están presentes en ellos.

Objetivos específicos:

  • Lograr que los alumnos y alumnas de segundo grado de preescolar mediante la pulsera o llavero de las emociones reconozcan y nombren diversidad de situaciones que les generan alegría, seguridad, tristeza, miedo o enojo y expresen lo que sienten en su cuerpo cuando esas emociones están presentes en ellos a fin de que gradualmente logren regular sus emociones.

Puntos clave de la práctica

La buena práctica se inserta en el campo de desarrollo personal y social: Educación socioemocional, en el aprendizaje esperado “Reconoce y nombra situaciones que le generan alegría, seguridad, tristeza, miedo o enojo, y expresa lo que siente”. Consiste en el diseño de un llavero de las emociones usando la plantilla de disciplina con amor (Ver anexo 2), con la cual los alumnos y alumnas y sus familias lo elaboraron en casa, éste incluía emociones como la tristeza, enojo, miedo y felicidad y dos tarjetas en blanco en las que dibujaron solos o con ayuda otras dos emociones.

Cada uno dio en su familia el toque particular a su llavero de las emociones, generando diversos diseños, algunos como llavero y otros como pulsera, como se observa en el anexo 2.  Con este llavero de las emociones o pulsera, los alumnos y alumnas desarrollaron una de las actividades propuestas en el plan de atención del periodo extraordinario (Véase anexo 3), que consistió en buscar las emociones de la tristeza y la alegría en su llavero de las emociones y dos emociones más; platicar a su maestra en un video cuándo han sentido esas emociones, qué sienten en su cuerpo cuando esas emociones están presentes en su cuerpo, como se observa en el siguiente vídeo de drive:

En un segundo momento usaron ese llavero de las emociones para reconocer la emoción que se generó en ellos luego de realizar una actividad retadora que les salió al jugar a la ruleta, para lo cual usaron como medio de apoyo su llavero de las emociones (Véase anexo 3). A continuación, se comparte un video con una evidencia de esta actividad.

En un tercer momento representaron con mímica en diversas situaciones de la vida cotidiana, las emociones de su llavero de las emociones, para esto participó su familia con ellos (Véase anexo 3).

Finalmente hicieron un botiquín de las emociones (Véase anexo 4) para gestionar sus emociones a partir de la escucha del cuento “Ardilla miedosa” (Véase anexo 3). Este botiquín lo usan en casa como apoyo para gestionar sus emociones.

En esta práctica es importante destacar que el inicio fue muy significativo ya que los alumnos y familias disfrutaron mucho la experiencia de diseñar con su propio estilo su llavero o pulsera de las emociones, con este a partir de las evidencias que enviaron pude percatarme de la utilidad que representó para reconocer las emociones, decir en qué momentos las han sentido y las sensaciones que experimentan cuando esas emociones están en su cuerpo.

En el desarrollo de igual forma disfrutaron las actividades y fueron relevantes para ellos ya que usaron su llavero de las emociones para reconocer las emociones que experimentan ante un logro y para representar con mímica las emociones en situaciones de su vida cotidiana con sus seres queridos, lo cual fue muy motivante al hacerlo en compañía de su familia, el lenguaje de la mímica resultó muy atractivo para ellos.

En las clases virtuales este llavero fue un excelente recurso para reconocer sus emociones después de la sesión en compañía de sus papás y para conocer y poner en práctica estrategias como la respiración, meditación y yoga.

Principales cambios observados

Con esta buena práctica los alumnos lograron reconocer y nombrar sus emociones, como la alegría, tristeza, miedo, seguridad, reconocer las sensaciones que les generan en su cuerpo y aprender a aplicar diversas estrategias para su regulación, como el uso de los recursos de su botiquín de las emociones, las posturas, respiraciones y meditaciones de yoga que se trabajaban en todas las clases virtuales para fortalecer la gestión de sus emociones.

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

Para aquellas educadoras o educadores que decidan desarrollar una práctica similar la recomendación principal es que seleccionen los recursos, estrategias, y actividades que les permitan lograr el aprendizaje esperado tomando en cuenta en la edad, intereses y necesidades de los alumnos. Al diseñar las actividades es importante que defina aquellas evidencias que le permitan evaluar el nivel de logro de los alumnos de acuerdo con el aprendizaje planteado.

Para ello es fundamental utilizar la información que aporta la evaluación diagnóstica y permanente, ya que éstas hacen evidente aquello que es necesario y prioritario trabajar con los niños y niñas.

 


 

Redes sociales:

  • Correo: laugomezme@gmail.com
  • Facebook: Laura Elizabeth Gómez Meléndez
Categorías
Buenas prácticas Educación socioemocional Voces y propuestas

Fiesta de las emociones

Fines perseguidos

Durante la pandemia por COVID-19, la Secretaría de Salud (SS) y la Secretaría de Educación  Pública (SEP) recomendaron enviar a las y los estudiantes a casa, donde se adaptaría un  espacio del hogar para convertirse en nuestra nueva aula de clases, la adaptación fue una gran  experiencia y al llegar el regreso a clases en agosto del 2021, aún en modalidad virtual, las  alumnas y los alumnos se mostraban seguros de sí mismos, se observaban con confianza ante  la cámara y al momento de expresarse verbalmente.

Una vez confirmado que los protocolos para el regreso a clases cambiaron, se notificó a las familias de los alumnos y alumnas planear el regreso a clases presenciales, dando opción a los padres y madres de familia para que ellos decidieran en qué modalidad (presencial o virtual) tomarían las clases. Finalmente, se organizó de manera híbrida, ya que de los 15 alumnos con los que cuenta el grupo 3 optaron por continuar trabajando desde casa.

Al realizar la observación de manera presencial nos percatamos de la ausencia del conocimiento de emociones de los alumnos, lo que se confirmó al realizar el diagnóstico, lo que se consideró realmente un problema serio. Se realizó, además, una entrevista a padres y madres de familia de cada uno de los alumnos aproximadamente a mediados del mes de octubre, se cuestionó sobre conocimientos emocionales de los padres y madres de familia, ya que se consideró importante para rescatar conductas y características emocionales del alumno.

Al analizar el diagnóstico pudimos observar algunas carencias emocionales en los alumnos, lo  observado despertó interés para realizar actividades y fortalecer algunas situaciones, como la  identificación emocional en diversas circunstancias, el conocimiento de eventos que generan  emociones y la ausencia de regulación emocional; es decir, una falta de control sobre la propia  conducta, caracterizada por experimentar emociones intensas que surgen con facilidad y no  ser capaz de controlarse para regresar a un estado de calma.

A partir de esto se desarrolló esta buena práctica, la cual se trabajó en un periodo de aproximadamente 5 meses y medio (30 de agosto- 21 de enero). El objetivo principal es promover acciones para la mejora de la autorregulación emocional en segundo grado de preescolar, de manera que puedan identificar correctamente sus emociones en diversas situaciones de la vida diaria y escolar mediante actividades lúdicas. 

Puntos clave de la práctica

Una vez que se obtuvo el diagnóstico del grupo, se decidió trabajar con los monstruos de colores y aplicar las siguientes actividades lúdicas para que el alumno de primer momento conociera las emociones.

Para empezar bien el día se llevó a cabo la presentación del Rincón de la calma de una manera diferente a la común, los alumnos conocieron el rincón y se les mostró el recetario, integrando estrategias como: respira hondo, saltar, bailar y cantar, dejarse consolar por un ser querido, hablar con alguien de confianza y platicar lo sucedido, etc., se dio lectura a cada una de las recetas para que el alumno identificara diferentes maneras de disminuir o favorecer esa emoción.

La presentación de las emociones se inició con una historia en la que se fueron mostrando uno a uno los monstruos de colores, preguntando ¿qué emoción imaginan que es?, para después dibujar y colorear la emoción que imaginaban según su color y su gesto. Se cuestionó a los alumnos para conocer los conocimientos previos sobre las diversas emociones que imaginaron, al finalizar la participación de los alumnos se presentaba el nombre de esa emoción y se daba un ejemplo de la vida cotidiana.

Al finalizar estas presentaciones se realizó el juego de la botella de las emociones donde cada uno de los colores tenía una pregunta o una situación, por ejemplo, “me siento feliz cuando…”, “soy de color rojo, ¿qué emoción soy?, entre otras. Cada uno de los alumnos tuvo la oportunidad de decir alto una vez que giraba la botella de la ruleta, caía en un color y el alumno respondía la pregunta o la situación.

Como actividad de fortalecimiento del área de desarrollo personal y social de la educación socioemocional, se usaron las tarjetas de colores de los Monstruos de las emociones, se entregó una tarjeta elegida a gusto del alumno, para después pasar al rincón de la calma buscar la emoción correspondiente a la tarjeta, se dio lectura a cada receta y el alumno eligió una de las recetas para que se realizará en grupo.

Principales cambios observados

Las situaciones familiares que se compartieron al momento de dialogar con los padres fueron pérdida de familiares, cambio de residencia de papá o mamá para mejorar la economía, falta de internet, escasa relación y dinámica familiar. Estos factores no favorecieron la situación emocional tanto del alumno como de la familia completa, ya que generaron tristeza, depresión, estrés, impaciencia, entre otras cuestiones emocionales. 

Además, al momento en que llega la pandemia los niños contaban aproximadamente con 2 años, a partir de ese momento los niños permanecieron en casa, sin convivir con personas externas a la familia cercana. Y sin salir de casa a parques, ferias, fiestas, lugares con aglomeraciones. Aprendieron a convivir con personas mayores como hermanos y hermanas; tíos y tías adultos, abuelos y abuelas o incluso siendo hijos únicos aprendieron a jugar ellos solos interactuando solo el tiempo que mamá, papá o algún familiar cercano podían dedicarle.

Los padres de familia coincidieron en que los alumnos no identificaban sus emociones  y no las canalizaban de manera adecuada para lograr controlar o regular lo que sentían. Al ser entrevistados mencionaron: “cuando estaba en casa no mencionaba emociones” “ahora que viene a la escuela, ya habla sobre lo que siente” “nombra sus emociones para referirse a lo que siente”, entre otros.

Al conversar con los alumnos sobre algunas situaciones socioemocionales, se ha observado que mencionan, comparten, proponen soluciones para canalizar la emoción y la llevan a cabo, se brindan apoyo para realizarlo

Cómo participó en la buena práctica y quienes apoyaron

Para llevar a cabo esta organización se contó con el apoyo de la docente titular del grupo ya que se encontraba realizando el servicio social, apoyando también en actividades de los diferentes campos de formación y las áreas de desarrollo personal y social. 

La docente cumplió el papel de moderadora en cada una de las actividades, trabajando también como apoyo de otra docente en la organización del grupo y de las actividades, explicando el orden en el que se trabajaría, como se trabajaría, entre otras. 

Para la elaboración de material didáctico a utilizar se eligió material manipulable para llevar a cabo las actividades con mejores resultados, por ejemplo:

  • Monstruos de las emociones (fieltro, hilo, aguja, relleno de algodón)
  • Botella de las emociones (computadora, presentación)
  • Rincón de la calma (pellón, fomi, silicón, plumones)
  • Recetario de las emociones (pellón, fomi, silicón, plumones)
  • Tarjetas de las emociones (fomi)

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

Invito a los docentes a observar con más detenimiento al estudiante para conocer sus emociones y sentimientos en todo momento, preguntar cómo se sienten, como están, que hicieron, felicitar y aplaudir sus logros son cosas tan sencillas que podemos hacer por nuestras y nuestros estudiantes.

Es importante conocer la situación de cada uno de los estudiantes en todo momento, ya que el estudiante puede estar bien ahorita y mañana quizá esté viviendo una situación en la que requiera apoyo para regular sus emociones. 

Tomar en cuenta que las y los estudiantes copian las actitudes o comportamientos que observan en casa relacionados con las emociones; y además, que se dan cuenta de todo lo que pasa en casa.

También invitó a aquellos docentes que se han quedado con la idea de solo enseñar a las y los estudiantes contenidos curriculares, que empiecen a enseñarles a quererse, a querer a los demás, a conocer sus emociones e identificarlas, canalizarlas de manera positiva; es verdad que es importante aprender matemáticas, español, ciencias, también es importante reconocer, expresar y aprender nuestras emociones.

Categorías
Buenas prácticas Educación socioemocional Voces y propuestas

EmocionARTE

Fines perseguidos

Uno de los retos que se busca atender aplicando la estrategia EmocionARTE es fortalecer el desarrollo integral, personal y social de los alumnos, poniendo énfasis en los procesos creativos y en la expresión asertiva de emociones. Con esta práctica se pretende que los niños estimulen su curiosidad, sensibilidad, iniciativa, espontaneidad, imaginación, gusto estético y creatividad para que expresen lo que piensan y sienten a través de dibujos, pinturas y esculturas, contribuyendo así a una educación integral y de calidad.

Las actividades relacionadas con la pintura, la escultura y el dibujo favorecen la comunicación, así como la creación de vínculos afectivos y de confianza entre los niños, contribuyendo a su conocimiento del mundo a través de lo que observan, escuchan e imaginan.

Objetivo general:

Promover el desarrollo personal y social de las y los alumnos de 6to de primaria a través de diversas expresiones artísticas.

Objetivos específicos:

  1. Que los alumnos utilicen la expresión artística como una forma de dar a conocer su mundo interior y encontrar nuevas formas de comunicación.
  2. Que los alumnos aprendan a autorregular sus emociones y solucionar conflictos de forma pacífica, a partir de la anticipación y la mediación como estrategias de convivencia, inclusión y el aprecio por la diversidad.
  3. Que los alumnos fortalezcan su identidad y sentido de pertenencia a un grupo con sentido humanista, que les permita comunicar ideas y pensamientos mediante creaciones personales a partir de dibujos, pinturas y esculturas.

Puntos clave de la práctica

La estrategia didáctica se llevó a cabo en sexto grado de primaria, atendiendo a 32 alumnos, conformado por 18 niños, 14 niñas, siendo dos de ellos alumnos con necesidades educativas especiales.

Esta práctica nos permitió atender de manera inclusiva a todos y cada uno de ellos debido a que el arte permite la posibilidad de conocer y explorar sentimientos, emociones, y despertar la creatividad.

Sentando las bases para un ambiente propicio, desde el inicio del ciclo escolar 2020-2021 se motivó a los alumnos a realizar un autoanálisis de sus sentimientos y emociones, así como sus gustos, habilidades, destrezas; les preguntaba uno a uno a diario ¿cómo te sientes hoy? ¿Hay algo que quieras compartir? Así como también brindarles unos minutos para expresar lo que ellos quisieran, momento que les permitía expresarse, generaba confianza, lo cual se volvió una actividad diaria, como un acercamiento maestro- alumno-compañeros.

Realizamos una actividad del PNCE “Diario de las emociones”. De acuerdo a lo que ellos plasmaron en ese cuaderno, se detectó que se podía aprovechar la habilidad en el área artística para promover su desarrollo personal y social.

Adicionalmente, en sesiones de clase se resaltó la importancia del desarrollo de la competencia socioemocional, la cual involucró el autoconocimiento, autocontrol, autonomía, identificación, asertividad, gestión, expresión y regulación  de emociones, compartiendo formas de expresarse y vinculando los contenidos de la asignatura de educación artística con el estado emocional en el que encontraban los alumnos derivado del aislamiento social por la pandemia Covid-19.

En la asignatura de Educación artística llevamos a cabo las siguientes actividades:

  • Creación de una obra bidimensional o tridimensional a partir de elementos de su entorno que hicieran referencia a sucesos relevantes de su comunidad.
  • Reinterpretación plástica de una imagen artística.

Mediante los cuales se desarrollaron actividades como:

  • Una obra bidimensional con puntos aparecerá
  • Arruga, dobla y enrolla
  • ¿Figurativo o abstracto? ¡Ya entiendo!
  • Figúrate una escultura
  • Lo siento, lo veo y lo expreso

Los recursos materiales para lograr estas actividades pueden ser muy flexibles y ajustarse a lo que cada estudiante o grupo tenga disponible, desde hojas blancas, cartulinas, lápices, colores, marcadores, pinturas, plastilina, palillos, entre otros.

Se integraron expresiones que involucraron las imágenes artísticas; brindando la posibilidad de aprender a mirar las imágenes del entorno e interpretar la realidad por medio del pensamiento artístico, el dibujo, la pintura, la escultura, la arquitectura y la gráfica, con técnicas de forma, punto, línea, textura, espacio y composición. Esto desarrolla el pensamiento artístico acompañado de un aprendizaje significativo y expresión asertiva de emociones.

Se compartieron técnicas con los estudiantes para la elaboración de dibujos, pinturas y esculturas que les permitieran crear sus obras destacando que:

  • La apreciación favorece el desarrollo de habilidades perceptuales: auditivas, visuales, táctiles y kinestésicas, lo que permitió sus primeros acercamientos con el arte, al brindarles elementos para valorar las creaciones artísticas y reconocer las características básicas de cada obra.
  • La expresión facilita la práctica de los principios y elementos de cada obra mediante el ensayo de distintas técnicas, así como del aprovechamiento de materiales e instrumentos para diseñar y elaborar obras y/o representaciones que permitan la manifestación de sus ideas, emociones y sentimientos, además de facilitar el acceso a una visión interior del esfuerzo y del logro artístico.
  • La contextualización pretende que los alumnos obtengan las herramientas necesarias para apreciar los diferentes lenguajes artísticos y expresarse por medio de ellos, y conozcan acerca de lo que existe y circunda al arte. Esto implica que identifiquen la influencia que tienen los diferentes momentos históricos y sociales en las manifestaciones artísticas, las razones por las cuales se llevan a cabo, las condiciones necesarias para realizarlas, la función y la importancia de los creadores, intérpretes y ejecutantes que participan en ellas, así como el impacto que tienen en los individuos y en la sociedad.

¡Manos a la obra!

Después de conocer y explorar algunas técnicas para la elaboración de dibujos, pinturas y esculturas, los alumnos se dieron a la tarea de crear sus obras, resaltando que ellos son el centro de todas sus creaciones y acciones.

Una vez realizadas sus obras de arte, analizaron sus creaciones identificando su fuente de inspiración, dándole nombre y significado a sus representaciones artísticas. Se les pidió también que identificaran las características de su obra como materiales y técnica.        

Exposición colectiva

Finalmente, se organizó una exposición de arte con las obras creadas por los artistas (alumnos), la cual se realizó en las instalaciones de la escuela, teniendo como invitados      autoridades educativas, padres de familia y la comunidad escolar.

Previo a la exposición se diseñó una invitación dando formalidad al evento. Se elaboraron carteles promocionales impresos y digitales, mismos que se compartieron en la escuela, la comunidad y por redes sociales.

Llegado el día del evento se instaló mobiliario, colocaron mesas, utilizaron cajas recicladas como caballetes para exponer las obras, con la participación de las familias y los estudiantes.

Los grandes protagonistas fueron las niñas y niños, portando vestuario que caracteriza a un artista, listos para posteriormente dar inicio con las exposiciones de sus obras, compartiendo y expresando de manera asertiva como auténtico creador profesional el significado de su obra de arte, transmitiendo sentimientos, emociones.

Llegaron al corazón de cada invitado, detonando la sensibilidad a flor de piel de los espectadores, que con gran emoción aplaudieron cada participación. El evento concluyó con gran ovación como reconocimiento a sus pintorescas y auténticas obras de arte.

Los padres de familia fueron un elemento fundamental en el desarrollo de cada una de sus creaciones ya que acompañaron en todo momento a sus hijos, este acompañamiento fue pieza clave para el logro de los objetivos.

La exposición de arte fue todo un éxito. Los alumnos fungieron como grandes artistas, y por medio del arte expresan sentimientos, ideas, sueños, experiencias, pensamientos, sentimientos, posturas y reflexiones que forman parte del mundo interior de los artistas.

Exploraron el mundo desde un punto de vista estético, se relacionaron con los sonidos, la voz, las imágenes, las formas, los colores, las palabras, los movimientos, los ritmos, la energía y el espacio, entre otros aspectos; crean lugares, personajes, objetos, sitios fantásticos, construyen formas de existencia y lo que pueden hacer con ellos; intervienen activamente en el “jugar a ser”, “jugar a hacer”, “imagina lo que puede ser”; buscan explicaciones sobre la realidad y lo inverosímil; entran en contacto con todo lo que los hace sentir vivos y les provoca sensaciones, emociones, sentimientos y pensamientos que coadyuvan a la edificación y al fortalecimiento de su identidad personal y ciudadana, de acuerdo al contexto social al que pertenecen.

Principales cambios observados

Trabajar con las artes favorece la adaptación al cambio, el manejo de la incertidumbre, la exploración de lo incierto, la resolución de problemas de manera innovadora, la aplicación de un juicio flexible en la interpretación de diversos fenómenos, el trabajo en equipo, el respeto, la puntualidad, el orden, la convivencia armónica, así como la exploración del mundo interior, pero sobretodo el autoconocimiento y la expresión asertiva de emociones y sentimientos.

Las obras de arte tienen el poder de deleitar, emocionar, enseñar y conmover a quienes las perciben, implica a los creadores (artistas profesionales o aficionados), a los productos u obras (resultado de procesos creativos) y a los públicos.

Algunos de los principales cambios observados fueron la maduración socioemocional; la expresión e intercambio de ideas; mejores conductas de integración, trabajo en equipo y pertenencia al grupo. Tomaron conciencia de la importancia de apoyarse, entenderse, sentir, expresar sentimientos y emociones propias y para con sus compañeros.

Mejoró también la comunicación entre padres de familia – maestro – alumnos realizando más que un trabajo escolar, una estrategia de expresión asertiva de emociones y diversión educativa, demostrando el autoconocimiento como práctica diaria. 

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

A mis compañeros les recomiendo principalmente que disfruten, que se emocionen, se apasionen, que lo vivan, que despierten en los alumnos la imaginación y la fantasía, la iniciativa y la creatividad para expresarse a través de obras artísticas, que fomenten el desarrollo de la competencia socioemocional, la cual involucra el autoconocimiento, autocontrol, autonomía, identificación, asertividad, gestión, expresión y regulación de emociones, compartiendo formas de expresarse

Que experimenten, se den y den la oportunidad de compartir nuevas experiencias, explorar diferentes formas de expresar de manera asertiva sus emociones, dejando a un lado la práctica docente tradicional, que permitan a los alumnos identificar sus habilidades tomando en cuenta que ellos son los actores principales de la creación de sus propios conocimientos considerando cada una de las características individuales como sociales, culturales, familiares y emocionales.

Les invito a que asuman un papel de guía, orientador, motivante, inspirador y alentador, en el desarrollo y creación de las obras de sus estudiantes. Estimulen a los alumnos a imaginar, razonar, sentir y expresar mediante la producción de creaciones artísticas. Ofrezcan ayuda y apoyo en sus creaciones, escuchando sus planes de producción, retroalimentando y mostrando interés por lo que llevan a cabo.

Es importante propiciar espacios de intercambio y oportunidades para que los alumnos compartan y conversen acerca de sus producciones y de lo que quisieron transmitir o expresar.

En la actualidad el docente tendrá que cambiar su didáctica de enseñanza para convertirse en un agente de cambio y desarrollar procesos educativos que dejen aprendizajes para la vida en sus estudiantes, la confianza, el autoconocimiento,sobre todo el expresarse de manera asertiva sin temor alguno.

Reitero colega, te invito cambiar el estilo tradicional de dar indicaciones, instrucciones en forma oral y/o escrita, para ser ahora un guía que va a la par de alumnos y la familia, brindando confianza, involucrándose directamente en la formación y solidificación de valores en los que se exprese de manera asertiva.


 

Redes sociales

Canal de YouTube: Dulce Karina Vargas Vázquez

https://www.youtube.com/channel/UC4ZonDOmtfZdaXQnu2tidBg

Facebook: Dulce Karina Vargas Vázquez

https://www.facebook.com/dulcekarina.vargasvazquez/

EmociónARTE

Puntillismo

EmociónARTE

Evidencia Videográfica

Redes sociales

Facebook: Gabriela Muñoz

https://www.facebook.com/profile.php?id=100061038341427

Facebook Grupo: Red profesional de aprendizaje Zona 105 Preescolar https://www.facebook.com/groups/125500479484253

Categorías
Buenas prácticas Educación socioemocional Voces y propuestas

Mis emociones

Fines perseguidos

Los niños que regresaron al aula en el ciclo escolar 2021-2022 se enfrentaron a desafíos inusuales y uno de ellos fue la ansiedad de separarse de sus familias después de meses de estar juntos, además de la ansiedad de dejar su lugar seguro. Ante esta situación, era normal que los alumnos experimentaran miedo, incertidumbre, estrés, desesperación, frustración, enojo, tristeza o angustia debido al confinamiento causado por la pandemia del COVID-19.

La ansiedad está en el aire y creo que los niños la sienten. Cuando salen de casa, a menudo se les recuerda que no deben acercarse demasiado a otras personas, que mantengan los cubrebocas puestos, que usen desinfectante, que se laven las manos. Seguramente ellos se preguntan: ¿es seguro regresar? ¿Están a salvo las demás personas? ¿Es seguro tocar esto? Estos son, por supuesto, miedos reales que los llevan a decir cosas como ‘no quiero volver a la escuela’ o ‘no quiero estar lejos de ti’.

Han estado fuera de la rutina de ir a la escuela durante tanto tiempo que es razonable que a algunos niños les cueste trabajo regresar y que tarden un poco más en adaptarse, en especial a estos horarios híbridos”. Para otros, la emoción de volver a la escuela después de tantos meses en casa supera la posible ansiedad, “Pero creo que los niños que ya tienen ansiedad son más propensos a volverse más ansiosos”. Ante eso, los padres tienen una complicada misión al lidiar con toda esta ansiedad e incertidumbre: convencer a los niños de que es seguro estar lejos de ellos, y al mismo tiempo animarlos a tener cuidado y prepararlos para ser flexibles en caso de que la situación cambie.

Como docente, mi labor radica en ayudarlos a disminuir la intensidad, su duración y frecuencia; e incrementar las emociones que promuevan el aprendizaje y la convivencia, así como la curiosidad, interés, amabilidad, empatía, confianza, entusiasmo, gratitud, optimismo, entre otras. 

Puntos clave de la práctica

Como parte del diagnóstico al inicio del ciclo escolar, se aplicó una encuesta a los padres de familia para rescatar las diversas situaciones por las que estaban atravesando debido a la pandemia. La mayoría de las familias vivió alguna situación crítica como una muerte cercana, pérdida de trabajo, o problemas económicos graves. Las condiciones materiales en los hogares eran muy desiguales y se asocian con desiguales oportunidades para el aprendizaje en casa. Una tercera parte del grupo manifestó que no contaban con espacio exterior de uso exclusivo en sus viviendas y presentaron mayor incidencia de problemas socioemocionales, como aburrimiento, irritabilidad, frustración y desmotivación, comparados con quienes sí tienen patio de uso exclusivo. Sin embargo, la totalidad de las familias tienen dispositivos con capacidad para conectarse a internet (celular, computadora o Tablet).

Tras analizar el diagnóstico, era prioritario generar espacios para que los niños y niñas, junto con padres, pudieran reconocer sus emociones, comprenderlas y buscar formas reguladas de expresión. Brindarles opciones de concursos, juegos interactivos, lectura de cuentos, teatro guiñol, títeres, etc., para compartir sus experiencias, reconocer lo que estaban sintiendo y normalizarlo.

Comencé a diseñar algunas estrategias básicas para que aprendan a regular sus emociones y activar las emociones positivas, que los ayudaran a sentir bienestar, a continuación, mencionare algunas de ellas:

Los materiales utilizados son propios de estas edades, basados en el juego, la experimentación y la estimulación como: puzzles, cuentos, canciones, poesías, sesiones de psicomotricidad, juegos sencillos, de imitación, de asociación, marionetas, títeres, ruletas, dados, pinturas, etc.

Las actividades se han repetido varios días, en diferentes momentos, por ejemplo: en su cuarto, en el patio, antes de ir a comer, etc., pues son espacios para hablar, cantar, recitar o expresarse.  Se aplicó mediante la técnica “Parar”, la cual consiste en hacer pequeñas pausas durante el día, trabajar con el semáforo de las conductas, la caja de las emociones, lectura del cuento intensamente, comentarlo y entrar en debate con cuál emoción se identifican y por qué. También la estrategia del “Emociómetro” para que los niños puedan expresar sus emociones cuando regresen de jugar con sus hermanitos o amigos, escuchar el cuerpo y la mente, respirar y regresar a lo que se estaba haciendo.

La Buena práctica que se comparte está basada en la situación o secuencia didáctica: Las emociones cuyos objetivos son:

  • Identificar emociones y ponerles nombre
  • Reflexionar sobre las emociones y sentimientos para lograr un buen ambiente escolar y estabilidad emocional
  • Identificar diferentes emociones ante una misma situación
  • Desarrollo de las actividades
  • Cuento: “Intensamente” Basado en la película “Intensamente” de Pixar Animation EEUU de Pete Docter y Ronnie del Carmen.
  • Leer el cuento y realizar el análisis en conjunto, para lograr la comprensión y que los alumnos hicieran preguntas y aportaran diferentes opiniones.
  • Tirar por turnos “el dado de las emociones”. (Anexo 1)
  • Depende de qué emoción le toque, el alumno dirá su nombre y también contará si sintió o no esa emoción durante el confinamiento.
  • Una vez que todos los alumnos hayan tirado “el dado de las emociones”, se realizará una puesta en común y se reflexionará sobre lo que nos pasó durante dicha actividad. ¿Nos pasó a todos lo mismo?, ¿todos sentimos lo mismo en la misma situación?, ¿todas las emociones son iguales?, ¿hay emociones malas y otras buenas?, ¿es difícil identificar cual es la emoción que siento?
  • Para finalizar, cada alumno debe realizar una producción escrita acerca de las emociones que ha sentido y ha vivido durante todo el año de pandemia.

Cuento: “El monstruo de colores” de la autora: Anna Llenas

  • Leer el cuento y realizar el análisis en conjunto, para lograr la comprensión.
  • Realizar el cubo con los monstruos. (Anexo 2)
  • Tirar el dado por turnos y explicar en qué situaciones ha sentido lo que le toque: el monstruo de rabia, amor, miedo etc.
  • Pegar los monstruitos alrededor de un espejo y preguntar si se ven como algunos de ellos, cómo se sienten, que realicen las mismas caras que observan y luego que las dibujen en sus cuadernos. (Anexo 3)
  • En una silueta dibujada en una hoja ya elaborada por mí, dibujar la emoción que sienten en ese momento y explicar por qué se sienten así.

Emociómetro.

  • El objetivo es que los niños puedan expresar sus emociones cuando ingresen al salón o durante la jornada del día. (Anexo 4)
  • Dibujar o escribir palabras en cada frasco: algo que te haga sentir esa emoción.
  • Al final diseña un monstruo con diversos materiales.

Mis emociones

  • Leer el cuento “El monstruo de colores” y cuestionar: ¿Qué le pasaba al monstruo de colores?, ¿Cómo puso en orden sus emociones?, ¿De qué colores eran sus emociones?, ¿Cuál era la última emoción del monstruo?, ¿Qué es el amor?, ¿Has sentido amor por alguien?, ¿Cómo se siente el amor?, ¿Cómo expresas el amor hacia los demás?
  • Proponer al alumno expresar su amor hacia alguien.
  • Elaborar una carta o manualidad en la que plasme el amor o cariño que tiene hacia esa persona tan especial, pueden utilizar material de reciclaje que tienen a su alcance para desarrollar su creatividad
  • Presentar al alumno el “Semáforo de las emociones” y explicar que cuando sienta una emoción que no sabe cómo expresar puede recurrir a él para reflexionar y buscar la mejor solución positiva para expresar sus sentimientos.
  • Para finalizar con la actividad realizar el juego “La ruleta de las emociones”. Este juego consiste en que por turnos se hará girar la ruleta y el alumno tendrá que adivinar la emoción de la imagen o responder a la pregunta que se indique.
  • Al terminar el juego reflexionar sobre lo aprendido acerca de los sentimientos y emociones.

Principales cambios observados

A través de la observación, tanto directa en el momento del desarrollo de la sesión como indirecta, a través del diario personal, grabaciones de voz y fotografías, se han ido recogiendo los progresos del alumnado en un anecdotario a medida que van transcurriendo las sesiones y las actividades y una vez terminadas las mismas se han sacado unas conclusiones de estas, para medir el grado de consecución de los objetivos.

Todos los objetivos planteados se han trabajado. Al final del proceso, el cien por ciento del alumnado de la clase, ha sido capaz de identificar y expresar los sentimientos de alegría y tristeza, mientras que el miedo y el enfado, ha creado cierta confusión en los más pequeños. La capacidad de autorregulación, que era otro de los objetivos propuestos, ha mejorado considerablemente, ya no se enfadan sin razón al preguntarles, nos suelen dar la explicación de lo sucedido, controlando su propio cuerpo y su estado emocional. Los alumnos manifestaron su grado de entusiasmo, motivación e interés por cada una de las sesiones.

El grado de empatía con sus compañeros se aprecia a grandes rasgos, ya que les ayudan siempre que lo necesitan afianzando su grupo de amigos y trabajando las habilidades sociales entre ellos. Por tanto, hemos logrado avances en otro de los objetivos marcados referidos al inicio de actitudes de empatía con sus iguales.

Los aprendizajes que el niño realizó en esta etapa fueron significativos, debiendo establecer relaciones entre lo que ya conoce y lo que aprende nuevo.

La intervención educativa estuvo orientada a posibilitar que los niños y niñas recién incorporados a un entorno distinto al familiar, en un ambiente organizado, que les hiciera sentirse tranquilos y seguros, donde tengan oportunidades de ensayar distintas formas de actuación. Dándoles tiempo para que actuaran, contactando física y afectivamente con ellos/as para apoyar y reconocer sus esfuerzos, siendo flexible en los espacios y en los tiempos, estableciendo límites, siendo  constantes, ayudándoles a sentirse bien con lo que hacen.

Cómo participó en la buena práctica y quiénes apoyaron

Los miembros del grupo han participado activamente y se les ha visto disfrutar en el desarrollo de las sesiones, aunque los más pequeños necesitaban más tiempo para su adquisición, es importante que este proyecto tenga continuidad y se trabaje a lo largo de todo el curso, pudiéndose apreciar mejor los grandes avances en las habilidades sociales de los niños.

La actuación del docente en el aula fue decisiva para la mejora de las habilidades sociales en los niños de tres y cuatro años, ya que la mediación y la motivación que ellos necesitan lo pueden apreciar en el referente que el docente le muestra.

Los padres de familia apoyaron en gran manera en la recolección de materiales para las actividades, en apoyar a sus niños en las clases en línea, en las encuestas, en la lectura de cuentos, en el proceso del avance de sus hijos.

Y por último mi Directora al asesorarme acerca de las estrategias aplicadas, sobre cómo evaluar a los niños y cómo dirigirse con los padres de familia ante situaciones difíciles y complicadas durante esta pandemia.

Teniendo el apoyo de la dirección y los compañeros del centro, nos hemos detenido a contemplar la necesidad de llevar a la práctica un proyecto de innovación educativa para trabajar la educación de emociones básicas y las relaciones sociales entre el grupo de niños/as, analizando cómo se desarrollan cada uno de los momentos del día, las rutinas del aula, algunas actividades concretas, el juego entre sus iguales y sus vínculos afectivos, para comprobar si existe relación entre emociones y vínculos afectivo.

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

Tenemos una oportunidad de repensar el aula, las prácticas y sumar voces: preguntar a nuestros alumnos, poder escucharlos. A su vez, considero de suma importancia “la claridad, cómo comunicamos el proyecto, los objetivos, si habrá o no evaluación, qué recursos vamos a usar, cuánto tiempo va a llevar el curso”.

En mi experiencia, aprender online requiere flexibilidad en los enfoques de enseñanza- aprendizaje, empatía con los retos que enfrentan los alumnos online, confianza y sentido de propósito para el grupo.

Categorías
Buenas prácticas Educación socioemocional Voces y propuestas

Conociéndonos

Fines perseguidos

En esta práctica el objetivo general fue que los alumnos conocieran la importancia de reconocer sus emociones y las de los demás con la finalidad de tener una convivencia armónica por medio de la empatía, conociendo y valorando las diferencias de los demás, identificando sus emociones y estados de ánimo, así como aprender a reaccionar ante sus emociones y a expresarlas adecuadamente.

Puntos clave de la práctica

El regreso a clases nos enfrenta a un mundo lleno de emociones, algunas expresadas y otras interiorizadas, en donde los docentes tenemos una tarea titánica y no solo en el aspecto académico, ya que el distanciamiento social obstaculizó el desarrollo de habilidades de convivencia en nuestros estudiantes por lo que en este regreso a clases uno de los retos más grandes a enfrentar fue concientizar a los alumnos sobre la importancia de convivir para desarrollar y perfeccionar las habilidades comunicativas y emocionales. Aristóteles decía que “El hombre es un ser social por naturaleza” es decir, que para poder desarrollarnos plenamente necesitamos de la convivencia con otros desde el momento que nacemos y es por medio de la convivencia con otros que aprendemos a relacionarnos con autonomía y autorregulación dentro de una sociedad.

En este regreso a clases uno de los retos al que me enfrente fue percatarme que los alumnos mostraban miedo, frustración, poca empatía con los demás, dificultades para integrarse positivamente a las actividades que involucran el trabajo en equipo y el respeto a las opiniones de los demás, por otro lado, observe que los alumnos ponen apodos y se burlan de las diferencias de otros.

Es importante que la escuela ayude a nuestros NNA a integrarse a la sociedad de forma eficaz, enseñándoles a reconocerse como seres que experimentan distintas emociones y que deben expresarlas de forma adecuada, así como a regularlas y sobre todo a respetar las opiniones de los demás. Por lo que con esta práctica se pretendió ayudar a los NNA a disminuir la intensidad, duración y frecuencia de las emociones que pueden provocar cierto conflicto y en incrementar las emociones que promuevan el aprendizaje y la convivencia como la empatía, confianza, entre otras. 

Esta práctica surgió al observar el desenvolvimiento de los alumnos de la escuela donde pude percibir que en el grupo de 4-B con 22 alumnos y 5-B con 24 alumnos, les estaba costando adaptarse al regreso a clases presencial, sobre todo en cuestiones de control de sus emociones y respeto a los demás, por lo que decidí implementar un taller titulado “Conociéndonos” en el cual por medio de juegos, videos y actividades lúdicas pretendí ayudar a los NNA a reconocer sus emociones y la de los demás. Este taller fortaleció el área de Desarrollo Personal y Social de los Aprendizajes Clave para la Educación Integral, específicamente en Educación Socioemocional y Tutoría. (Se anexa tabla donde describo la dimensión, habilidades e indicadores de logro que se fortalecieron con la implementación de este taller). El taller está conformado por cuatro sesiones de 45-60 min cada una, impartiendo una sesión a la semana, para lo cual los alumnos se trasladaban de su salón al espacio que ocupa la biblioteca de la escuela. Por otro lado, durante los demás días de la semana en el salón de clases se reforzaba la actividad por medio de lectura de cuentos, videos o actividades de integración relacionados con el tema visto con duración no mayor a 5 minutos y los cuales fueron a libre elección del docente, siempre que se relaciona con lo abordado en el taller. Dicho taller se impartió a ambos grupos por separado, atendiendo un total de 46 alumnos. Y se realizaron las siguientes actividades:

Sesión 1:

Se les dio a conocer el nombre, tiempo y la finalidad del taller, también se establecieron las reglas de trabajo, las cuales consistieron en hablarnos por nuestro nombre, participar respetando turnos y comunicar, según lo necesitado. Cuando todos se presentaron incluyéndome, realizamos el juego mejor conocido como canasta revuelta y aquí lo titulamos “Diferencias que construyen”. Con este juego se propicia que las y los niños identifiquen mejor los gustos de los demás.

Sesión 2

Recibí a los alumnos con un saludo por medio de una canción con el tono de la de parchís y caminando por el espacio del salón:

  • Hola, muy buenos días (saludo con la mano arriba)
  • Buenos días tenga usted, saludo haciendo una reverencia colocando la mano en el pecho)
  • Un saludo yo te pido (se chocaron suavemente los tobillos)
  • Un saludo te daré (se chocan las caderas)

La intención es que cada saludo se realizará con un compañero diferente cada vez, sin repetir al compañero.

Sesión 3

 Recibí a los alumnos con un saludo diferente por medio de una canción

  • Vamos todos a saludarnos de este modo que en seguida aprenderemos a saludar
  • Un saludo de apache (como apache mano arriba y otra en la boca)
  • Un saludo de capitán (mano en la frente)
  • Un saludo de elefante (con las manos se hace una trompa)
  • Un saludo muy formal (se hace una reverencia)
  • Un saludo con los ojos (se abren y cierran los ojos)
  • Un saludo con los pies (se marcha)
  • Un saludo muy alegre (moviendo las manos)
  • Y una vuelta del revés (se da una vuelta)

La intención es aprender nuevas formas de saludar y al hacer los movimientos entrar en confianza.

Fue fundamental el compromiso que adquirí para la realización y puesta en práctica del taller, ya que al estar totalmente involucrada me di a la tarea de buscar información que fuera útil y entendible para los alumnos, así como seleccionar actividades de bienvenida para que les despertaran el interés y les permitiera involucrarse y participar con entusiasmo. Por otro lado, el cambio de aula y realizar las actividades con ellos permitió un cambio de ambiente, en el cual pudieron desenvolverse con naturalidad. Las actividades de apoyo que realizaron los docentes en su aula y la disposición de los niños fortalecieron el trabajo y el éxito del taller. Considero que con las actividades que se realizaron se logró alcanzar el objetivo de que los alumnos pudieran reconocer sus emociones y la de los demás. Conforme se aplicó el taller, observé una mejora en el comportamiento, compañerismo y convivencia pacífica de los alumnos, además demostraron que aprendieron a valorar las diferencias de los demás, así como a identificar, expresar y  reaccionar a sus emociones y estados de ánimo con mayor facilidad, es claro que para que permanezcan estos cambios es necesario dar seguimiento

Principales cambios observados

Fue evidente el cambio en el ambiente de los grupos ya que al inicio cuando los visitaba, se percibía la apatía de los estudiantes y al hacerles preguntas todos daban su punto de vista sin respetar turno o la opinión de los otros, al terminar el taller se integraban con mayor facilidad a las actividades. Por otro lado, el cambio fue evidente en los momentos de ingreso a la institución y salida ya que los alumnos que recibieron el taller, eran pacientes y respetaban turnos, pedían las cosas por favor, convivían pacíficamente, expresaban sus emociones, etc., si veían a algún compañero más pequeño con algún problema lo ayudaban o lo llevaban a la dirección para que yo los ayudará. Ahora bien, al conversar con los docentes sobre los resultados que ellos percibieron en el aula, nos dimos cuenta de que el manejo de sus emociones también tuvo impacto positivo en sus actividades académicas, ya que se integraban con mayor facilidad al trabajo, expresaban sus dudas y se ayudaban entre ellos.

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

Es de suma importancia que los docentes de grupo se comprometan a dar seguimiento a las actividades para obtener mejores resultados. Este taller de pláticas sobre emociones puede organizarse para ser impartido por las y los docentes, guiados y acompañados por especialistas, gestionados en diversas dependencias.

Este taller se puede aplicar con alumnos de 4º a 6º grado sin ningún problema, se pueden realizar algunas adaptaciones para disminuir la complejidad para trabajarlo con alumnos de 1º a 3º. Los videos sugeridos los pueden modificar dependiendo de sus necesidades, además, sugiero que realicen con sus alumnos una búsqueda de las palabras desconocidas para una mejor apropiación del tema.

Las emociones son parte fundamental del desarrollo de los seres humanos, por lo que es importante enseñar a los estudiantes a manejarlas y gestionarlas de manera asertiva no solo para el aprendizaje escolar, sino también para la sana convivencia. Para ello, como docentes podemos utilizar múltiples estrategias que favorezcan el desarrollo socioemocional, ya sea que nos apoyemos en los materiales que nos proporciona la Secretaría de Educación Pública y los adaptemos a nuestro contexto o que busquemos los materiales que consideremos más adecuados.


Redes sociales

Email: dojurisan@gmail.com
Facebook: https://www.facebook.com/doris.ruiz.7777/
Teléfono: 246 180 2292


Material de apoyo:

Categorías
Buenas prácticas Educación socioemocional Voces y propuestas

Emocionándote por la vida

Fines perseguidos

Al regresar a clases presenciales decidí iniciar con el conocimiento del grupo a través de múltiples actividades diagnósticas y gracias a estas actividades me percaté que, en general, niñas y niños tenían dificultad para concentrarse y poner atención, así como una pobreza de vocabulario o conocimientos para expresar y gestionar sus emociones. Esto es un reto para el aprendizaje, pues estoy convencida de que una persona que no escucha con atención y no se siente en calma, difícilmente podrá acceder a un aprendizaje, por lo tanto los resultados académicos no serán satisfactorios.

Gracias a lo anterior surge mi buena práctica, que tiene como objetivo general generar estabilidad emocional en las y los estudiantes para alcanzar aprendizajes significativos. En la buena práctica se abordan tres objetivos específicos:

  1. Desarrollar estrategias de autorregulación y gestión de emociones básicas y secundarias que trabajan con las y los estudiantes.
  2. Promover la elaboración de un “Emocionario” personalizado que reúna la información y estrategias de regulación de emociones básicas y secundarias.
  3. Impulsar la construcción de un video sobre su propio “Emocionario” que pueda ser compartido con la comunidad educativa.

Puntos clave de la práctica

En toda la escuela llevamos a cabo el proyecto “Emocionándote por la vida”, con este proyecto abarcamos la enseñanza de las emociones, desde la idea de que todas las emociones son importantes y que no se etiquetan como positivas o negativas, además, resaltamos la función que tiene cada una, la importancia de nombrarlas, regularlas y expresarlas asertivamente.

Cada semana se aborda una emoción, para realizar las actividades nos apoyamos del libro “El Monstruo de Colores” de la escritora Ana Llenas [1] . Consideramos que las emociones del cuento son las básicas y más importantes, sin embargo, como escuela decidimos agregar las emociones: asco/desagrado y emociones secundarias como la vergüenza, la preocupación, el aburrimiento, los celos y la frustración.

Estoy implementando la buena práctica con el grupo de sexto B, que está conformado por 25 alumnos, de los cuales, 19 están apuntados para asistir presencialmente y 6 trabajan desde casa [2], por lo que tengo dos burbujas de estudiantes. El primer grupo lo atiendo lunes y miércoles y el segundo martes y jueves. Además, los viernes citó a aquellos estudiantes que requieren más apoyo o que obtuvieron un bajo resultado en el examen diagnóstico.

La buena práctica abarca 3 estrategias importantes que se pueden realizar en presencial o virtual:

Estrategia 1. Emocionómetro o semáforo de las emociones.

Se realiza a diario al inicio de clases y en ambas modalidades:

  • Presencial. Al llegar a clase los estudiantes ubican su nombre que está escrito en un perchero de madera que se utiliza como tablero y eligen el listón del color que representa la emoción que sienten ese día y lo colocan en su nombre (Ver el Anexo 1). Además, se designa un tiempo para que entre todas y todos hablemos sobre lo que sentimos, las causas o motivos y nos brindamos sugerencias de cómo gestionar las emociones para volver a la calma.
  • Virtual, a través del Google chat se les pregunta a los estudiantes cómo se sienten y qué emoción es la que predomina en su día. Se designa el mismo tiempo para hablar sobre lo que sentimos, las causas y se brindan sugerencias también. Si es necesario se conversa de manera individual con estudiantes que estén pasando por alguna situación compleja que les produzca emociones aflictivas.

Después de este ejercicio, se retoman las actividades académicas.

Estrategia 2. Organización de secuencias didácticas

Se contemplan 15 semanas en total: 8 semanas en las que se abordan las emociones básicas (confusión, alegría, tristeza, enojo, miedo, calma, desagrado, amor) y 7 semanas para emociones secundarias (vergüenza, sorpresa, celos, preocupación, aburrimiento, frustración y envidia). (Ver secuencia en el Anexo 2).

Sin embargo, puedes seguir las semanas que requieras para trabajar emociones que se les complica más a las y los estudiantes.

Cada sesión tiene una duración aproximada de 60 minutos y a veces, se distribuyen las actividades durante la semana, según la complejidad de las actividades y la emoción que se revise. La idea es que se haga un mapeo de cada emoción, se conozcan características, funciones y se construyan estrategias entre todos para abordar cada emoción, en cada sesión se explica brevemente la estructura a seguir:

  1. Recuerda que se inicia con el emocionómetro, que ayuda a que cada estudiante identifique cómo se siente ese día (estrategia 1).
  2. Después de identificar las emociones que sienten, se decide trabajar una y se promueve el reconocimiento de dicha emoción a través de:
    1. Escuchar una canción relacionada con la emoción que se aborda ese día. (Ver Anexo 3).
    2. Dirigir una sesión de mindfulness (meditación guiada) acompañada de música relajante. (Ver Anexo 4).
  3. Después se promueve realizar algún trabajo de arte como pintura, mándalas, manualidades, entre otras. (Ver Anexo 5).
  4. Un momento importante de la sesión es realizar una plenaria que promueve conocer la definición de cada emoción y reflexionar con preguntas detonadoras, ejemplo: ¿cómo se siente en el cuerpo?, ¿qué pasaría si las personas tuvieran solo esa emoción durante todo el día? Sugerencia para apoyar la reflexión:
    1. Utilizar videos del canal de YouTube “Mi pequeño diccionario emocional” (Ver Anexo 6).
    2. Utilizar caricaturas, películas o series para representar las emociones que ayuden a mostrar actitudes o reacciones que provoca la emoción que se está trabajando. (Ver Anexo 7).
  5. Se realizan dos dibujos utilizando plantillas (ver Anexo 8)
    1. Un dibujo basado en el libro “El monstruo de colores” para que coloreen al monstruo del color que representa la emoción a trabajar.
    2. Un dibujo de un frasco donde escriben qué cosas les causa o provoca sentir dicha emoción.
  6. Después de los dibujos se abre nuevamente una plenaria para compartir los dibujos y alguna estrategia que conozcan y les funcione para regular la emoción. Se enlistan las estrategias compartidas y como docentes se sugieren otras.
  7. Como último paso se agrega la emoción, lo que se reflexiona y sus dibujos a su Emocionario, que es la tercera estrategia.

Estrategia 3. El Emocionario. Cada estudiante está construyendo su propio Emocionario, qué es una especie de álbum de las emociones, y que pueden construirse con materiales físicos o en digital por ejemplo, en PowerPoint. Para la elaboración del álbum (ver Anexo 9), se siguen los siguientes pasos:

  1. En cada hoja del álbum/diapositiva se les pide que utilicen el color de la emoción que se está abordando. (Tomar los colores del libro).
  2. Se da una guía de preguntas que ayudan a desarrollar dicha emoción por ejemplo: ¿cómo sientes esa emoción? ¿En qué parte del cuerpo la sientes?, ¿qué pasaría si todo el día sintieras esa emoción? ¿Crees que puedes afectar a otros cuando sientes esa emoción y no la controlas?, ¿qué haces para regularte y volver a la calma?
  3. Entre estudiantes comparten links de videos relacionados con dicha emoción, pueden ser cuentos, canciones, ejercicios de atención plena, ejercicios de yoga para niños y actividades artísticas.
  4. Se agregan al álbum las actividades y recomendaciones que se dieron durante la sesión de trabajo.

Un objetivo a alcanzar es que al finalizar el “Emocionario”, cada estudiante realice un video para presentarlo en una exposición a los integrantes de la comunidad escolar y de este modo, puedan compartir sus estrategias de autorregulación con los demás. Este producto final cuenta para su calificación de Educación socioemocional, Formación Cívica y Ética y Arte.

El material y los recursos que se utilizan para llevar a cabo este proyecto son básicos y son accesibles:

  • Se utilizan los cuadernos de las y los estudiantes, materiales de reciclaje para rellenar o hacer manualidades
  • Colores, plumas y lápices
  • Como material técnico: un proyector, bocina y computadora, si están en el aula y un dispositivo si los alumnos están en casa
  • Herramientas digitales como classroom en el que se programa la secuencia de actividades
  • Además, se utilizan los materiales digitales, todos los anexos que encontrarán en el enlace de drive

Considero que una de las acciones más importantes de esta buena práctica es el Mindfulness (atención plena a través de una voz guía), pues con ella, ayudamos a la relajación; se ha logrado desarrollar la atención en su respiración como una estrategia para la regulación de emociones. Al principio, cuesta trabajo lograr la atención en la respiración, pero una vez que se logra, los beneficios empiezan a notarse y los estudiantes van aprendiendo a vivir su tiempo presente, manteniendo buenas relaciones con los demás y con el contenido de aprendizaje.

Es importante compartirles que, como docentes, nos convertimos en un guía para dirigir, modelar actitudes y dar las instrucciones claras para que las estudiantes logren la construcción de sus Emocionarios. También quiero destacar que es importante compartir nuestras emociones con las y los estudiantes para mantener un ambiente de confianza y empatía.

Principales cambios observados

Conforme se avanza cada semana y en la medida que se habla de emociones, donde se les nombra y apoyándonos entre todos con estrategias para gestionarlas, se nota que el ambiente del grupo es tranquilo y respetuoso, lo que permite que se pueda trabajar y poner atención a las actividades del plan semanal.

Además, están utilizando la atención a la respiración como estrategia para regular emociones como la tristeza, el enojo y la frustración y la ventaja de relacionar las emociones con actividades artísticas genera que estudiantes desarrollen la creatividad e imaginación mientras se divierten y reflexionan sobre lo que sienten.

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

  • Recomiendo que como docentes dediquemos tiempo a conocer nuestras propias emociones y reconocer las estrategias que nos pueden ayudar en la autorregulación.
  • Hacer un listado de las estrategias que, como adultos ponemos en práctica es funcional.
  • Como estrategia y punto de partida, hacer una lista de las emociones que se quieren trabajar. Pueden tomar las que menciona Ana Llenas en el cuento ‘El Monstruo de colores’.
  • Realizar una identificación de estrategias de autorregulación de las emociones que se puedan compartir con estudiantes acorde a la edad y hacer un listado.
  • Es importante reunir en alguna carpeta digital los recursos de apoyo, tales como: videos, cuentos, canciones, ejercicios y toda estrategia que funcione para trabajar cada emoción.
  • Sugiero investigar y documentar todo lo que se debe saber sobre el mindfulness y sus beneficios en el desarrollo de habilidades socioemocionales en los niños. (Ver Anexo 10)
  • El tablero o emocionómetro es importante; pueden crearlo de la manera que más se acomode para su salón, ser creativos es lo mejor. Hacer la adaptación de manera digital para los que se encuentran en casa, puede ser a través de Whatsapp, Menti, Classdojo, Google Chat o el mismo  

Redes sociales

Facebook: Jaime Torres Bodet

https://www.facebook.com/profile.php?id=100055293615812


[1] El libro plantea la importancia de conocer qué es y cómo se siente cada emoción a través de un monstruo que se pinta de un color diferente por cada emoción que experimenta (alegría, tristeza, enojo, calma, miedo, amor, confusión).

[2] Para las clases virtuales ocupamos como herramienta de seguimiento: Classroom, grupo por Whatsapp con madres y padres de familia y grupo por Google Chat con estudiantes.


Anexos:

Categorías
Buenas prácticas Educación socioemocional Voces y propuestas

Escuela para padres: construyendo ambientes familiares sanos

Fines perseguidos

A raíz de la pandemia, se incrementó la necesidad de atender la salud emocional de los alumnos, se presentaron en nuestra institución casos como deserción escolar, embarazos en adolescentes, desinterés escolar y poca corresponsabilidad escolar en algunas familias.

Estas situaciones se convirtieron en una preocupación y en el motivo para implementar acciones que fortalezcan las familias desde la escuela, al ser este espacio un agente de transformación social y los padres de familia elemento clave para la mejora de los aprendizajes y la salud emocional de los escolares fue necesario crear una estrategia que permita orientar a las familias desde un sentido humano, pedagógico y psicológico, la construcción de ambientes familiares sanos y con ello la formación de adolescentes motivados, resilientes y que reconozcan su tránsito en la escuela como una oportunidad de aprender para la vida.

En el ciclo escolar 2016-2017, la Secretaría de Educación Pública oficializó el Programa Nacional de Convivencia Escolar (PNCE) para educación básica, este programa pone su énfasis en el fortalecimiento personal y social de alumnos, docentes y padres de familia, mediante la implementación de talleres que conjuntan actividades destinadas al desarrollo de habilidades sociales y emocionales, para que reconozcan su propia valía, se respeten a sí mismos y a los demás, expresen y manejen sus emociones, resuelvan conflictos de manera asertiva mediante el diálogo y la búsqueda de acuerdos y sean personas autónomas, capaces de interiorizar las reglas y respetarlas, así como de enfrentar asertivamente las situaciones y desafíos de la convivencia cotidiana dentro y fuera de la escuela.

Objetivo general

Crear un espacio de aprendizaje para padres de familia mediante actividades psicopedagógicas que les permita gestionar una crianza y el desarrollo socioemocional positivo en la formación de sus hijos en la Escuela Telesecundaria “Profra. Esther Méndez López” en el ciclo escolar 2021-2022.

Objetivos específicos

  1. Fomentar el desarrollo de prácticas escolares basadas en la atención de las necesidades socioemocionales de nuestros alumnos y sus familias.
  2. Que las familias reciban orientaciones psicopedagógicas que les permitan construir ambientes familiares sanos.

Puntos clave de la práctica

La implementación de talleres de este programa se organizó en atención a los siguientes ejes, señalados en el Plan y Programas de Estudio:

  • Fortalecimiento de la autoestima.
  • Expresión y autorregulación de emociones.
  • Convivencia armónica, pacífica y exclusiva.
  • Respeto las reglas.
  • Manejo y resolución de conflictos.
  • Comunicación y colaboración de las familias. (SEP, 2016)

El sexto eje se convierte en el propósito principal de esta buena práctica, se busca a través de diversas acciones potenciar su logro con la creación de espacios de intercambio e interacción entre padres de familia y los alumnos de forma permanente, esto significa, que talleres como los que se ofrece con el PNCE se implementen de forma continua y que no sean acciones cortas sin un seguimiento y fortalecimiento de la autoridad educativa.

Si bien, el PNCE posibilita la participación de los padres de familia, alumnos y docentes, la experiencia con la implementación que se ha tenido en ciclo escolares anteriores, nos dirige a fortalecer la estrategia con más recursos, apoyos y capacitaciones que atiendan las nuevas demandas de la comunidad escolar, en este sentido, se ha creado “Escuela para padres: construyendo ambientes familiares sanos”.

Nuestra escuela se conforma por 5 grupos, atiende una matrícula de 81 estudiantes y 75 padres de familia, “Escuela para padres” es una práctica que conjunta diversas acciones que se implementan, de acuerdo a la necesidad, con padres de familia y/o alumnos. En el caso de los alumnos, se trabaja con ellos dentro de la jornada escolar por lo que todos participan, sin embargo, con los padres de familia las actividades son voluntarias, pero es importante mencionar que la asistencia y participación de ellos siempre oscila entre un 70 y 80 por ciento, este proyecto se basa en los siguientes objetivos:

“Escuela para padres: un espacio propicio para la construcción de ambientes familiares sanos”, es una práctica que conjunta diversas acciones enfocadas en atender las necesidades en torno a la educación socioemocional de los alumnos y sus familias de la escuela telesecundaria “Profra. Esther Méndez López” C.C.T. 24DTV0507U, su implementación inició en el ciclo escolar 2016-2017 con el PNCE y se ha fortalecido a partir de las nuevas necesidades que surgieron en la pandemia por el COVID-19, el desarrollo de esta buena práctica atiende las siguientes acciones:

  1. Diagnóstico:

El diagnóstico es el principal elemento planificado en esta buena práctica, los resultados de este ejercicio entendido como proceso de investigación, debe sentar las bases para la organización y selección de las acciones a desarrollar.

En esta etapa, se recaba información cualitativa mediante técnicas de recolección de datos, en este caso se emplearon fichas familiares, encuestas a través de formularios Google y la técnica de observación, dichos instrumentos deben permitir la obtención de información respecto a las necesidades socioemocionales de los alumnos y sus familias, en este ejercicio es importante concientizar a los padres de familia sobre la honestidad al momento de compartir información, así como el manejo confidencial y ético profesional por parte de los docentes.

  1. Fundamentación y objetivos.

A partir de los resultados del diagnóstico, se realiza el análisis de información y con ello se seleccionan las necesidades a atender, con este ejercicio se realiza una fundamentación y se establecen los objetivos para posteriormente convertirlos en líneas de acción.

En el caso implementado, la información obtenida de los padres de familia permitió priorizar tres ejes de atención:

  1. Riesgos psicosociales y prevención de adicciones.
  2. ¿Cómo mejorar la comunicación y las relaciones familiares?
  3. ¿Cómo brindar apoyo escolar desde casa?

Estos ejes de atención fueron la base para la planificación de la siguiente etapa.

  1. Acciones:

Las acciones se planifican de acuerdo con los objetivos y necesidades que se buscan atender como resultado de la información del diagnóstico, esta buena práctica se centra en el desarrollo de las siguientes:

  1. Creación de grupos en Facebook y WhatsApp para abordaje de la estrategia: esta acción ha sido implementada ya que la localidad donde se ubica el centro de trabajo cuenta con conectividad y el 100% de los padres de familia cuentan con un dispositivo telefónico, con ello se pretende que a través de las redes sociales se alcance la participación del total ellos y potenciar el uso de estas plataformas como un medio educativo e informativo y no solo como un medio de entretenimiento. Con esta acción se busca compartir a los padres diversos recursos audiovisuales y actividades autogestivas que permitan su participación desde casa; un factor que ha limitado el avance o resultado de acciones dirigidas a ellos es su inasistencia a la escuela.
  2. Cápsulas informativas: este recurso consiste en grabar pequeños videos con información clara sobre un tema específico, en este caso, atención a los ejes y objetivos, la duración de este recurso audiovisual es corta y debe crearse con un vocabulario dirigido a padres de familia, así como compartirlo en las redes sociales y generar reflexiones y una comunicación asincrónica con ellos, también pueden compartirse cápsulas informativas de alguna fuente de consulta o plataformas sugeridas.
  3. Microtalleres: es una práctica educativa abierta que puede generarse por un docente o especialista, con esta acción se pretende que los padres de familia tengan un acercamiento más profundo a un tema específico. Esta actividad puede desarrollarse de forma asincrónica con el uso de las redes sociales o bien, de forma presencial en las escuelas.
  4. Conferencias y conversatorios: estas acciones son impartidas por especialistas, si bien los temas que se abordan en esta buena práctica tienen un abordaje desde la psicología, existen temas que pedagógicamente pueden desarrollarse, sin embargo, es importante que aquellos contenidos, que como docente no se pueden impartir con esa trascendencia, se gestione el apoyo a través de instituciones o profesionistas que los compartan desde su conocimiento y experiencia. 

En nuestro caso, la zona escolar en la que se encuentra nuestra telesecundaria, cuenta con una red de apoyo de instituciones externas que cada ciclo escolar firman un convenio en el que se establecen compromisos y acciones para brindar atención a los centros escolares.

  1. Seguimiento y evaluación:

Esta etapa es muy importante, debe comprenderse y ejecutarse como un proceso permanente en el desarrollo de esta buena práctica, para este ejercicio se contempla dos estrategias:

  1. Diario familiar: esta actividad es un registro escrito en el que las familias anotan reflexiones, compromisos y experiencias sobre alguna actividad realizada.
  2. Testimonios familiares: es un ejercicio de voz o video en el que explican las experiencias y aprendizajes que han tenido las familias con su participación en las actividades.

Con el desarrollo de estas actividades, se obtiene desde la experiencia familiar el impacto de las actividades, así como la detección de necesidades que atender, tanto en las familias como en los alumnos. Esto también permite identificar los aspectos a mejorar o fortalecer en las actividades desarrolladas, lo que propicia el interés por participar de los padres de familia y estudiantes al sentirse escuchados.
Para el desarrollo de las actividades de esta buena práctica los recursos utilizados fueron:

  • Fichas de trabajo digitales o impresas
  • Presentaciones con información, según el tema
  • Recursos audiovisuales
  • Celular o computadora
  • Internet (para sesiones virtuales)

Todas las acciones descritas anteriormente están dirigidas a atender los mismos objetivos y se sincronizan una con otra, por lo que en general se tiene un impacto positivo en los padres de familia y alumnos participantes, lo importante es dar un seguimiento, de acuerdo con las necesidades e interés que se van presentando.

Principales cambios observados

Con el desarrollo de estas actividades, las familias manifiestan más sentido de pertenencia a la escuela, se sienten en un ambiente de confianza para solicitar apoyo cuando requieren atender algún conflicto familiar o emocional de sus hijos, lo que ha permitido canalizar a tiempo alumnos que pueden estar en una situación de riesgo, así mismo, existe mayor participación y motivación en las diversas actividades escolares de sus hijos.

Hoy existe un reto más, cuando se trabaja de forma presencial existe una alta participación de la mayoría de los padres, por ejemplo, en las conferencias y talleres; con la pandemia estamos limitados a realizar actividades presenciales, por lo que se han rediseñado las formas de continuar trabajando para motivarlos y tomen parte de los micro talleres autogestivos a través de los grupos creados en redes sociales, actualmente no participan todos los padres de familia en esta actividad, pero quienes lo realizan lo han hecho satisfactoriamente.

Ante esta situación, es importante resaltar el papel de cada actor participante en este proyecto, ya que todos son protagonistas, por un lado los docentes deben estar convencidos de que necesitamos trabajar de la mano con las familias de los alumnos, la educación y formación de los adolescentes está compartida entre la escuela y  la casa, así mismo, deben capacitarse y comprometerse en atender la educación socioemocional, no solo como una asignatura, sino como un estado innato del ser humano y lo que, en consecuencia, se convierte en primera necesidad dentro del programa de estudios. 

Por otra parte, los padres de familia son el pilar más fuerte de los alumnos, deben crear conciencia de que un ambiente familiar insano es la causa de los problemas emocionales y académicos que manifiestan los adolescentes en la escuela, por lo que es necesario modificar patrones y erradicar estereotipos sobre la crianza y darse la oportunidad de re- direccionar su papel como padres.

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

Si algunas escuelas o docentes quieren implementar las actividades que se desarrollaron en nuestra escuela recomendamos lo siguiente:

  • Al ser una estrategia diseñada para trabajar en ambientes virtuales y/o presenciales su aplicación es factible en cualquier contexto.
  • En el caso de las actividades descritas si no se aplican a través de redes sociales se pueden sesionar de forma presencial.
  • El diagnóstico es la base para el diseño de todas las actividades por lo que debe ser un proceso planificado cuidadosamente, de igual forma los instrumentos pueden aplicarse de forma virtual o física.
  • Existen temas que son de uso muy confidencial por lo que se recomienda decidir cuidadosamente cuando deben ser atendidos por un profesionista, sobre todo si son casos especiales detectados.
  • Es importante crear un ambiente de confianza en los padres de familia, motivarlos en todo momento para que puedan expresarse y tener apertura para recibir orientación e información sobre los temas abordados.
  • Es necesario como directores brindar el espacio y tiempo necesario para el desarrollo de las actividades.
  • La clave para el desarrollo eficaz de esta buena práctica es la motivación y la perseverancia del docente, al principio serán pocos padres de familia participantes, pero poco a poco se integrarán más, por lo que no se debe dar marcha atrás ☺.

 

Referencias bibliográficas

Secretaría de Educación Pública (2017). Aprendizajes clave para la educación integral. Ciudad de México.

Secretaría de Educación Pública (2016). Programa Nacional de Convivencia Escolar documento base. Ciudad de México.

 

Material anexo:

Categorías
Buenas prácticas Educación socioemocional Voces y propuestas

Comunidad de aprendizaje en los CTE de primaria

Fines perseguidos

Los Consejos Técnicos Escolar (CTE) son pieza clave para la enseñanza y aprendizaje de las y los docentes; en esta reunión, los docentes expresan sus ideas, formas de trabajar, evaluar, así como las estrategias, instrumentos, técnicas que emplean al momento de impartir clase. Lo anterior permite mejorar la práctica o el quehacer docente.

Los retos específicos para el regreso de Consejos Técnicos Escolares presenciales fue precisamente trabajar en época de pandemia, ya que fue la principal causa de obligar a no reunirnos de forma presencial y como consiguiente no poder organizarse, con ello se derivan diversos motivos por los cuales los docentes deciden no presentarse a un CTE de manera presencial, algunos mencionaron que estaban pasando por situaciones críticas, otros por miedo, pocos por pereza, y así se podrían ir mencionando diferentes causas y motivos por los cuales no querían presentarse de manera de presencial, todos y cada uno llegaba al mismo fin.

El objetivo general que se ha planteado en los CTE es la evaluación de los estudiantes de nivel primaria. Para estar en contexto, desde que inició la pandemia las autoridades de todos los niveles han propuesto maneras de evaluar muy distantes de la realidad, la primera disyuntiva de todos los maestros es que los niños no podían ser evaluados de manera objetiva, por tanto, no se lograba conocer al ciento por ciento los conocimientos adquiridos o alcanzados durante las clases virtuales; algunos de los motivos pueden ser ejemplificados, de acuerdo a lo expresado en los CTE con los docentes y directivos; comenzamos con una amplia gama de factores que interviene para no lograr una buena evaluación o una que nos ayude a conocer el nivel de aprendizaje de los estudiantes, de acuerdo a los aprendizajes esperados que marca el plan y programas 2017 que está pronto a ser sustituido.

Durante la pandemia, todos o la mayoría de los maestros buscó la forma de enseñar a sus estudiantes, o al menos tratar de enseñarles,  algunos recayeron en solamente enviar actividades vía correo electrónico o por aplicaciones de mensajería instantánea; como el WhatsApp o Messenger, estas son una de las más reconocidas, incluso, por el menos conocedor de las herramientas tecnológicas, debido a que son útiles para comunicarse, lo inicialmente mencionado, es decir, recaer en el solo envío de actividades, traía como consecuencia que los padres de familia realizaran las actividades por sus hijos, si bien los maestros saben que dicha acción afecta inimaginablemente el desarrollo de conocimiento del niño, o como muchos docentes lo llaman, su proceso de construcción de conocimiento, posteriormente se entraba al asunto evaluativo que daba como resultado o totales calificaciones numéricas demasiado elevadas, porque como ya se mencionó anteriormente; la tarea la hacían los padres de familia.

Podemos sumar más y más factores, sin embargo, no podemos engañar ni engañarnos diciendo que el 100% de los docentes trabajó correctamente, ya que la mayoría de docentes no estaban preparados para una pandemia mundial ni para trabajar con herramientas tecnológicas de enseñanza -plataformas, wikis, videos, nubes, entre otras-. Por otro lado, al impartirse las clases a distancia, la forma de evaluar debía adaptarse a las circunstancias y ser flexible… ¡muy flexible! No se podía llevar a cabo el proceso de ‘no acreditación’, es decir, todas y todos los niños de educación básica debían pasar al siguiente grado sin importar los aprendizajes alcanzados o bien, sin haberse conectado a las clases virtuales; lo anterior desilusionó completamente a las y los docentes, ya que el Sistema Educativo Mexicano no logró ‘equilibrar’ los métodos de evaluación.

Puntos clave de la práctica

La evaluación en tiempos de pandemia es uno de los aspectos más complicados de cumplir, sobre todo cuando los docentes frente a grupo están “atados de manos” para realizar un proceso evaluativo objetivo; la primera barrera y la más grande son las autoridade, es decir, la Secretaría de Educación Pública, desde ahí se puede partir para no alcanzar una evaluación como se debe, al menos desde el ciclo escolar actual, debido a que no todos empezaron a trabajar de manera presencial al mismo tiempo, por tanto, no todos los niños pueden ser evaluados de la misma manera, como bien se sabe, los padres de familia no están obligados a llevar a sus hijos a clases presenciales, pero el docente si está obligado a atenderlos, está obligado a asignarle actividades y también a evaluarlo, de acuerdo a su ritmo de trabajo, haciendo una comparación con este tipo de actividad antes de la pandemia, se puede deducir que el maestro no evalúa a sus niños de acuerdo al ritmo de aprendizaje, sino que lo hace conforme a los niveles, objetivos y metas que se plantean desde un inicio, siendo estos conocidos por los mismos estudiantes, los padres de familia y por obvias razones los mismos docentes, entonces ¿podrá el docente frente a grupo lograr una buena evaluación con sus alumnos?, la respuesta es un no.

Para realizar la buena práctica evaluativa junto con los docentes, y también mencionando que es una actividad que se propone para cada ciclo escolar, primero el equipo de CTE se percató de las dificultades de lectoescritura que poseen los niños a causa de la pandemia:

Para realizar una buena práctica evaluativa junto con las y los docentes -una actividad por cada ciclo escolar-, el equipo de CTE se percató que las y los niños tienen dificultades de lectoescritura, lo anterior, causado por la pandemia.

  1. Se realizó una evaluación a aproximadamente 350 niños de primero y segundo grado con la finalidad de detectar su nivel de lectura y escritura.
  2. Posteriormente, se realizó un análisis de los niveles de lectura y escritura de los estudiantes junto con sus calificaciones del primer trimestre, tomando en cuenta la asignatura de lengua materna, anteriormente conocida como español.
  3. Después de realizar un análisis intensivo de las calificaciones y niveles de lectura y escritura, se seleccionó una muestra por grupo de 5 a 7 estudiantes cumpliendo con la característica de ser unos de los más destacados de cada grupo, tener las mejores calificaciones y referencias por parte de su docente.
  4. Luego, al tener las muestras seleccionadas, es decir, los niños quienes específicamente serán evaluados, se pasarán nuevamente a sus aulas y se aplica una evaluación más rigurosa para detectar el nivel más preciso y partir de ahí para el diseño de estrategias y tiempos cuidadosamente observados para llevarlos a su aplicación, de esta forma ayudar a los niños más rezagados.
  5. Los resultados son analizados exhaustivamente por el cuerpo del Consejo Técnico Escolar para atender las prioridades en cuanto a lectura y escritura, se concentran resultados en tablas y se realizan gráficas para explicar sus avances a los maestros involucrados en la evaluación.
  6. Un aspecto a considerar sumamente importante para el consejo técnico, es la buena práctica de mantener una comunicación asertiva con el padre de familia, esto para indicar los avances de sus hijos, aquí nos situamos específicamente en segundo grado, de acuerdo a las evaluaciones y la detección de los niveles, y después de aplicar las estrategias, si con ayuda de todo eso el estudiante aún tiene dificultades de desarrollar la habilidad de lectura y escritura, entonces encontramos la participación conjunta del directivo junto con el docente para entablar una conversación con el padre o la madre de familia para explicarle la situación y proceder a una revocación de grado, lo cual significa que el tutor del niño debe solicitar mediante un escrito que su hijo o hija se quede en el grado actual (segundo grado) para alcanzar los aprendizajes y desarrollar las habilidades, de no hacerlo, en el grado siguiente tendrá dificultades, ya que debe llegar con las habilidades desarrolladas completamente o en un gran porcentaje para dedicarse a contenidos diversos que marca el plan.

Se debe tomar en consideración al tutor, madre o padre de familia; en muchas ocasiones, los tutores o padres no quieren ser abordados, de antemano, saben que las y los niños de 1er o 2do grado de educación primaria no pueden ser reprobados -no acreditados-. Lo anterior ocasiona una serie de conflictos con los padres de familia, sin embargo, eso es otro tema distintos.

Por otro lado, los recursos necesarios para la buena práctica son el equipo de docentes; docentes capacitados y preparados mentalmente para realizar un arduo trabajo, -no es una actividad por la que aumenten el salario o paguen una bonificación-, pero es un proceso que mejora el aprendizaje de las y los estudiantes, en tanto las y los docentes se ven interesados por formar parte de la buena práctica. Otro recurso es el material actualizado, es una parte fundamental, así como el tiempo, los insumos y recursos tecnológicos.

El papel esencial se lo llevan los docentes y evaluadores, ya que deben mantener una comunicación de confianza para que el proceso sea exitoso. Si el maestro o maestra ‘mienten’ no se alcanzaría el objetivo general ni los específicos; se requiere que el maestro (a) sea parte fundamental del proceso y que responda acertadamente a todos los cuestionamientos que el evaluador podría hacer, -desde el compartimiento del estudiantado, su manera de dar clase, de evaluar, sus métodos y procesos de enseñanza-aprendizaje, la construcción del conocimiento y lazo comunicativo con las y los estudiantes, así como con los padres de familia-.

Algunos maestros, durante el proceso, no dijeron la verdad en las evaluaciones, ya que tuvieron temor a ser criticados por los pocos o muchos aprendizajes alcanzados, por el avance de las y los niños, entre otros factores.

La actividad más exitosa fue el diseño correcto de la estrategia, específicamente para el grupo 2 “A”, la actividad no pudo usarse en 2 “D”, ya que son totalmente diferentes, esa es la parte más novedosa y gratificante para los docentes; puedo mencionar, de forma insignificante, que muchos docentes son “celosos” con su trabajo, les gusta que los demás sepan poco o nada de las estrategias exitosas y el hecho de tener la oportunidad de diseñar una estrategia única acompañada de procesos evaluativos específicos impacta positivamente en su labor docente.

Las buenas prácticas son muy frecuentes en la labor docente, simplemente algo que funciona es aplicado una y otra vez hasta que se convierte en una práctica casi perfecta o excelente, se tiene o debe ir adaptando a las necesidades por las cuales está siendo aplicada y eso es lo interesante de la evaluación que se logra en los estudiantes.

Refiriéndose a los supervisores y directores de las escuelas primarias, se asegura que la detección y apoyo a los niños en lectoescritura es esencial para tener un buen desarrollo en los demás contenidos; se escuchan, en muchas ocasiones, frases de las autoridades educativas como “no se puede reprobar en primero y segundo así que no hay nada que hacer”, “aunque no venga el niño lo tengo que pasar de grado”, “para que me voy a matar si no me harán un monumento”, frases demasiado típicas, pero a la vez demasiado reales, las cuales obstaculizan el proceso de una buena práctica para el mejoramiento de los estudiantes.

Durante el CTE se toma el acuerdo de que las niñas y niños que no aprendan a leer y escribir en primero o segundo grado, no podrán ser acreditados para cursar el 3er grado. Lo anterior ocasiona un conflicto de aprendizaje en la o el estudiante porque no podrá entender los contenidos de las diversas asignaturas; cuando el o la estudiante logre desarrollar la habilidad de la lectoescritura, ya se habrá atrasado o rezagado en la mayoría de contenidos -si a lo anterior se le añade que, debido a la gran cantidad de estudiantes, las y los maestros no pueden auxiliar a cada estudiante en las dificultades de lectoescritura-, sin embargo, el objetivo es brindar el apoyo pertinente para que cada estudiante logre adquirir las habilidades esenciales de manera permanente, sin olvidar que cada estudiante tienen un ritmo de aprendizaje.

Principales cambios observados

Antes de la pandemia ya se había logrado un cambio significativo en las y los estudiantes, -no había ningún estudiante de 3ero a 6to sin habilidades de lectura y escritura-, todas y todos los niños sabían leer y escribir, en su mayoría tenían buena comprensión lectora. Las escuelas de la zona eran reconocidas por la siguiente frase: “si no sabes, no te pasan de grado”. Muchas y muchos estudiantes procedían a irse a otras escuelas, sin embargo, los padres de familia conscientes entendían el buen funcionamiento de las formas de evaluar, detección y promoción de grado, entonces procedían a dejarlos (as) en la escuela; en su mayoría, los padres de familia se preocupan porque sus hijas e hijos alcancen un buen aprendizaje.

Con la pandemia se vino abajo el trabajo de tres ciclos escolares. Posteriormente, las autoridades educativas deciden ‘cambiar y actualizar’ los Planes y Programas de Estudio, con lo anterior no hay problema, sin embargo, lo que sí afecta es la modificación del proceso evaluativo -que la niña o niño promueva el grado sin importar los aprendizajes alcanzados-. Lo anterior es inaceptable para la educación mexicana. Todo eso no ha detenido a los CTE, al contrario, se está buscando la manera de volver a implementar la buena práctica con resultados satisfactorios; poco a poco se irán obteniendo mejores resultados, en tanto los padres se preocupen por el aprendizaje de sus hijas e hijos.

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

Existen diversas recomendaciones que se deben tomar en cuenta para que la práctica funcione:

Para comenzar, los objetivos siempre deben ser claros. Se debe comenzar con una detección de estudiantes con dificultades de lectoescritura, posteriormente, se debe seleccionar una muestra; se debe tener un proyecto trazado por una o dos personas antes de presentarlo al colectivo, en este caso al CTE. El proyecto ya se debe llevar hecho para que no se pierda tiempo y así, en el CTE se pueda modificar, se asignen fechas, horarios y modalidades de aplicación. Además, se necesita que todos los miembros del CTE tengan buena disposición, ya que el trabajo a realizar implica el uso del tiempo libre en varias ocasiones y al no ser pagado como horas extras ocasiona una indisposición por parte de los miembros, lo cual no puede suceder, de ser así, no se aplicaría correctamente toda la evaluación.

Como en la mayoría de las situaciones, solo una persona puede liderar el trabajo, lo anterior no significa que es quien deba hacer todo o no deba hacer nada; se trabaja de manera colaborativa. El ejemplo lo debe poner siempre quien diseñó la propuesta, no obstante, todas y todos deben tener alguna o algunas responsabilidades para que todo marche correctamente.

Otra recomendación importante es tener absolutamente todo por escrito y que cada miembro lo tenga igual, para que sea tomado en serio y con profesionalismo, se necesita que todo los acuerdos sean anotados, todas las modificaciones de la propuesta sean realizadas sin excepciones y programar las actividades con un buen tiempo para notificar a quienes formarán parte esencial del proceso; los docentes y estudiantes.

 

Categorías
Buenas prácticas Educación socioemocional Voces y propuestas

Insustituible el maestro en el aula

Fines perseguidos

Después del cierre de las escuelas inicia una educación a distancia y virtual, un gran reto con ventajas y desventajas por las desigualdades inherentes al acceso a las herramientas y a la tecnología. Para no perder contacto con las y los alumnos se formaron grupos de WhatsApp, pero la mayoría de los estudiantes no contaba con un celular propio y no tenían acceso a internet.

Para mantener comunicación con las y los alumnos del ciclo escolar se decide realizar visitas domiciliarias, los lunes de cada semana para hacer entrega de unos cuadernillos con actividades que debían resolver de manera autónoma, posteriormente eran recogidos los días viernes. Se tuvo contacto con todos los estudiantes, sin embargo, cabe aclarar que los resultados no fueron los esperados.

A partir de la inclusión de la educación socioemocional en el nuevo modelo educativo, se incorporaron estas actividades en el trabajo con los adolescentes. Los problemas sociales que se viven son muchos (narcotráfico, violencia, violación de los derechos humanos, impunidad, etc.) así como la falta de desarrollo emocional que impide la capacidad de residencia frente a las diversidades. La depresión y el suicidio nos muestran el bajo desarrollo emocional. Con la aparición del COVID-19 y sus variantes se han perdido familias enteras y ha quedado una economía muy dañada. En lo que respecta a mis alumnas y alumnos pude observar: tristeza, ansiedad y aislamiento. Madres de familia pidieron apoyo para su hija o hijo, ellas mencionan, ha cambiado su estado de ánimo, todo les molesta, casi no hablan, están tristes o ausentes por situaciones dolorosas que desafortunadamente les ha tocado vivir.

 

El regreso presencial a las escuelas

Inician las clases presenciales de lunes a viernes con un horario de 7:00 am a 1:00 pm en la Escuela Telesecundaria 181E, con clave 25DTVO181E, zona escolar 020.  Se localiza en la comunidad del Rodeo a 5 kilómetros de la cabecera municipal, Cosalá, Sinaloa; se me asignó el segundo grado con 28 alumnos a mi cargo, de los cuales 16 son mujeres y 12 hombres, sus edades oscilan entre los 13 y 15 años, con un horario extendido hasta las 3:30 pm,  lo que me permitió estar más tiempo con las y los estudiantes.

Sabemos que a partir de la inclusión de la educación socioemocional (Plan de Estudios “Aprendizajes Clave” 2017) se incorporaron en el nuevo modelo educativo actividades que favorecen el crecimiento físico, emocional, intelectual y social en las y los alumnos; por lo anterior, desde las primeras semanas de clases puse en práctica la observación como herramienta para registrar sistemática y objetivamente lo que sucedía dentro y fuera del aula,  estudiar e interpretar conductas, comportamiento, posturas y expresiones, que indicaran signos de angustia, miedo, ansiedad, etc. en las y los estudiantes del grado a mi cargo.

Un dibujo y tres preguntas sirvieron de partida para actuar e implementar un plan estratégico con el cual se pudiera combatir los sentimientos y emociones negativas en las y los estudiantes. Se les entregaron dos hojas blancas, en una debían elaborar un dibujo que mostrara sus emociones, titulado “expreso mis emociones” así mismo, en la otra hoja debían responder a las preguntas “¿qué siento?, ¿cómo me siento?, ¿cuál es mi más grande deseo?”.

La pandemia ha causado un fuerte impacto psicológico en nuestros estudiantes. De acuerdo con los hallazgos, era necesaria una estrategia para hacerle frente a los problemas emocionales encontrados en el aula escolar.

Objetivo general:

Identificar las emociones propias y las de los demás, para mejorar la convivencia familiar y escolar. Lograr en los alumnos una actitud positiva que los conduzca a tener un autocontrol y mejorar su estado de ánimo.  Buscando que las y los estudiantes desarrollen herramientas que les permitiera estar bien consigo mismo y con los demás, practicando las estrategias que a continuación se describen.

Puntos clave de la práctica

El deporte y la lectura

La práctica de cualquier tipo de actividad física en la edad escolar implica la participación y una experiencia beneficiosa para la salud física y mental de los jóvenes. Una estrategia fue salir del aula por la mañana, al menos dos días, a caminar entre los árboles, respirar profundo y hacer ejercicio por 15 minutos. Practicar deporte arroja excelentes resultados: motivación, socialización, aumento de la energía en términos generales, entre otros beneficios. En la actividad participan, hombres y mujeres del grado mencionado y la maestra del grupo, afortunadamente existen diversas formas de hacer sentir a los alumnos integrados y motivados a aprender, el deporte es una de ellas.

“Leer es aprender. Aprender es educación. La educación es conocimiento. El conocimiento es poder. El poder es influencia. Y la influencia es la capacidad de cambiar el mundo”. (Universidad Panamericana: la importancia de la lectura en los adolescentes).

Otra actividad realizada fue el fomento a la lectura. Las y los estudiantes leen, al menos, un libro por mes, elegido por ellos, el cual sea de su interés; cada viernes explican a sus compañeros los avances de lo leído, con ello se ha logrado: estimular su imaginación, ha mejorado su ortografía, facilidad de comunicación, su vocabulario; sobre todo, ha aumentado su capacidad crítica y su empatía. Los beneficios logrados son bastantes, algunas alumnas han externado haber encontrado sus propios afectos y sentimientos en el libro leído. Salazar (2006) define “el hábito de la lectura como un comportamiento estructurado intencional que hace que la persona lea frecuentemente por motivación personal, lo cual le crea satisfacción de logro, placer y entrenamiento”.

El juego de ajedrez, la mejor estrategia

Afirma Leontxo García[1] “El ajedrez puede ser un juego divertido, un deporte competitivo muy exigente, y a un cierto nivel, puede llegar a ser un arte”. Especialistas señalan que aumenta la memoria, la capacidad de concentración, la creatividad y la lógica. El juego del ajedrez mejora las capacidades cognitivas, moldea la capacidad de afrontamiento y resolución de problemas e influye en el desarrollo socioemocional de las y los alumnos que lo practican.

Elaboré un proyecto de ajedrez titulado “El ajedrez, como estrategia pedagógica para fortalecer los procesos cognitivos básicos de los alumnos y alumnas de segundo grado” es una actividad extraescolar que se práctica tres días a la semana por la tarde. Además, de todas las bondades anteriormente señaladas, dentro del ámbito de la salud, el ajedrez fomenta el desarrollo y el mantenimiento de las capacidades intelectuales y, a la vez, ayuda a encontrar un equilibrio emocional que aporta bienestar y felicidad a las personas, y a aprender a convivir. Desde que segundo grado realiza esta buena práctica, se han distinguido de los otros grupos, convirtiéndose en un grupo diferente, ha mejorado el aprendizaje en distintas áreas. Son alumnos más sociables, educados, responsables, su autoestima ha mejorado, son más sociables. Las facetas del ajedrez son muchas: es deporte, juego, ciencia, arte, cultura educación y todas ellas sirven para lograr los objetivos académicos pedagógicos propuestos.

La familia y la escuela

La familia y la escuela son los dos contextos más importantes para el desarrollo humano, el apoyo recibido por los padres de familia ha sido muy importante para la educación de las y los alumnos de esta escuela telesecundaria, ya que se han visto cambios significativos e importantes en el aula, tanto en el aprendizaje como en la conducta. Cuando los padres se involucran en la educación de sus hijos, apoyándolos en sus tareas escolares y les acondicionan un espacio seguro en casa para la realización de las mismas, así como preguntarles sobre las actividades realizadas cada día en el aula, son padres de familia que están creando hijos seguros de sí mismos.  Los adolescentes se desempeñan mejor en la escuela cuando sus padres confían en ellos y elogian sus esfuerzos..

Por ello, se buscó involucrar  a los padres de familia, concientizándolos de la importancia que tiene apoyar a sus hijos y motivándolos a asistir a la escuela a un cierre de trimestre donde puedan observar los logros obtenidos y las bondades que aporta a sus hijos la práctica del deporte, la lectura y el juego del ajedrez. Así mismo, se les mandan videos de las actividades realizadas por semana en las estrategias antes mencionadas.

Principales cambios observados

Después de estar practicando las actividades antes mencionadas, se ha podido observar en las y los alumnos, cambios de actitud, mayor participación en clase y en todos los eventos culturales y deportivos promovidos por la institución o el Ayuntamiento. Todos juegan ajedrez, tienen más facilidad para expresarse en público, concentración y memorización en las clases diarias.

Practicar deporte, hacer ejercicio, jugar ajedrez y practicar la lectura trae consigo cambios impresionantes en las y los alumnos.

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

Para implementar las estrategias del deporte, lectura y juego de ajedrez, es necesario y muy importante acompañar a los alumnos en el proceso. Al practicar la actividad física debemos  aprovechar todos los recursos y espacios disponibles en la escuela, participar en la actividad realizada, ya sea jugando o haciendo ejercicio con ellos. No olvidar integrar a todas y todos. Primero, practicar con el ejemplo, comentar a los alumnos algún libro leído, dejar que elijan el libro de su interés, llevar un control de libros leídos, en el cual el estudiantado plasme un comentario, una crítica, una recomendación e incluso cambiar el final por el deseado. Pedirle que comparta la lectura y escucharlo con atención, preguntarle por qué eligió ese libro, cuál es el título y el autor. En lo que respecta al ajedrez, debemos estimular a las y los alumnos el deseo de aprender a jugar, explicar los beneficios que nos brinda practicarlo y algo muy importante, que nos vean jugar para motivarlos, integrar a todos formando parejas de ajedrecistas, inscribir a las y los estudiantes en concursos y acompañarlos.

Bibliografía

Pereyda de Santana, Deyane. (noviembre, 2016) Educación física en la promoción de la salud. Revista científica.  consultado en:   Educación física en la promoción de la salud – Revista Científica (nucleodoconhecimento.com.br)


[1] García, Leontxo. ¿Para qué sirve el ajedrez en educación? -aprendemos juntos citado en: https://aprendemosjuntos.elpais.com.

Categorías
Buenas prácticas Educación socioemocional Voces y propuestas

El mundo de las emociones, Facebook escolar durante la contingencia Covid-19

Fines perseguidos

La práctica que presentamos busca atender el reto de desarrollar habilidades socioemocionales en los estudiantes de la telesecundaria, sobre todo en esta etapa de aprendizaje en casa en la que es impostergable transformar esa visión, reconociendo que el aprendizaje se conforma por la vertiente cognitiva y emocional, ambas relacionadas de manera dinámica y que las emociones facilitan u obstaculizan los aprendizajes.

En este sentido, es necesario fortalecer el desarrollo de habilidades socioemocionales para contribuir a que los alumnos de la telesecundaria afronten situaciones ocasionadas por los cambios a la forma de vida que ha implicado la pandemia y que pudiera originar enojo, tristeza, temor, angustia, ansiedad, depresión, frustración, apatía, falta de motivación, entre otras emociones y sentimientos.

Para atender la problemática descrita se organizó una estrategia que incorporó acciones para:

  • Favorecer la gestión de emociones como la empatía, la resiliencia y la autorregulación en los integrantes de la comunidad escolar.
  • Fortalecer la empatía, la resiliencia y la autorregulación con los alumnos y sus familias, entre los estudiantes entre sí, entre los miembros del colectivo y de las familias hacia los docentes.
  • Orientar a las familias sobre cómo favorecer ambientes socioemocionales propicios para el aprendizaje.
  • Favorecer el desarrollo socioemocional de los estudiantes, como un aprendizaje relevante para la vida presente y futura.

Puntos clave de la práctica

Población beneficiada por el Facebook “El mundo de las emociones”

La buena práctica atendió a los estudiantes de toda la escuela, fue un acuerdo tomado por el colectivo en reunión la reunión del Consejo Técnico Escolar. La telesecundaria brinda servicio a 55 alumnos, de ellos 26 son hombres y 29 mujeres, entre 11 y 14 años de edad; el primer grado está integrado por 19 alumnos, de los cuales 12 son hombres y 7 mujeres, atendidos por la maestra Luvia Estela Ruiz Escobar. El segundo grado cuenta con 21 alumnos, de los cuales 12 son mujeres y 9 hombres, el grupo es atendido por la maestra Eva María Cedillo Molina. El grupo de tercer grado está integrado por 15 alumnos, 10 mujeres y 5 hombres y es atendido por la maestra Surid Rivera Noriega.

Objetivos planteados para la Buena Práctica

La Educación Socioemocional se cursa a lo largo de los doce grados de educación básica. En educación secundaria recibe el nombre de Tutoría y Educación Socioemocional, sustentando nuestras actividades de la visión humanista del Plan y Programa de Estudios Aprendizajes Clave para la educación integral, los propósitos general y específico que se plantearon fueron los siguientes:

Propósitos Generales:

  • Lograr el autoconocimiento a partir de la exploración de las motivaciones, necesidades, pensamientos y emociones propias, así como su efecto en la conducta y en los vínculos que se establecen con otros y con el entorno.
  • Cultivar una actitud responsable, positiva, optimista y una percepción de autoeficacia, tal que le permita al estudiante mantener la motivación para desempeñarse con éxito en sus actividades cotidianas.
  • Desarrollar la capacidad de resiliencia para enfrentar las adversidades y salir de ellas fortalecidos.

Propósitos de la educación secundaria:

  • Fortalecer estrategias para el autoconocimiento y la autorregulación, de manera que se favorezca la atención para el desarrollo de funciones ejecutivas consideradas esenciales para la cognición.
  • Reforzar la toma de conciencia sobre las propias motivaciones, fortalezas, impulsos, limitaciones; y el sentido de que puede autodirigirse, lo cual es la base de la autonomía y la toma de decisiones libre y responsable.

Adquirir habilidades y estrategias asociadas a las dimensiones de autoconocimiento, autorregulación y autonomía, que les permitan identificar, manejar, valorar y actuar conforme a sus propios criterios, intereses y estados emocionales

Fundamentación de la Buena Práctica Facebook “El mundo de las emociones”.

Durante la reunión de Consejo Técnico, el personal de la escuela analizó el diagnóstico escolar, se comentó que durante la pandemia el rezago educativo entre los alumnos aumentó; además, se observó que el estado emocional de los alumnos era alarmante, pues se detectaron casos de ansiedad, insomnio, agresividad, depresión y estrés, por tanto, la participación, la comunicación y la motivación de los alumnos estaban en retroceso.

Por teléfono se platicó con los padres de familia sobre la responsabilidad que tenían sus hijos e hijas sobre entregar las actividades escolares en tiempo y forma; los padres de familia se sentían imposibilitados en apoyar a sus hijos. Se reflexionó sobre algunas estrategias, llegando a la conclusión de que debemos fortalecer las emociones para que nuestros alumnos se motiven a seguir aprendiendo, a través de las redes sociales se les puede motivar más a las y los estudiantes.

Conoce el Facebook “El Mundo de las Emociones” 

El colectivo docente de la escuela, asesorados en todo momento por el equipo de supervisión, realizó modificaciones a nuestro Programa Escolar de Mejora Continua, modificaron objetivos y metas; agregaron acciones y asignaron responsables para subir actividades cada semana. Se utilizó el fichero de educación socioemocional para toda la escuela; se revisaron constantemente y se concentraron las actividades en una tabla. Para evaluar utilizamos comentarios y “emojis” asertivos. Para evitar comentarios diversos, se ejecutó un reglamento para todos los integrantes. En el grupo se publicaron las actividades para fortalecer la empatía y la resiliencia en todos los estudiantes, ellos publican y comparten sus productos con sus compañeros en el grupo, los cuales también comentan de forma positiva.

Actividades exitosas del Facebook “El mundo de las Emociones”

El frasco de la felicidad es la técnica que podemos describir como “un juego”, nos permite reforzar una actitud positiva en los alumnos que, aunque algunos estudiantes la presentan de manera natural para otros adolescentes, debemos generarla. Esta técnica trata de mostrar cómo enfrentar problemas, desde un punto de vista optimista.

Otra actividad que dio resultado fue el diario de emociones, esta técnica consiste en que el alumno lleve consigo un pequeño cuaderno (o incluso puede hacerlo en el móvil) y escriba diferentes etapas o factores, cada vez que percibe una emoción relativamente intensa (o desagradable si quiere enfocarse en ello, que es lo que suele hacer la mayoría de las personas). Tendrá que estar atento a sí mismo y a su cuerpo; además, los estudiantes identificarán el momento en el que una emoción les está afectando (ya sea de forma positiva o negativa), en ese momento, los estudiantes deben sacar su diario emocional y escribir sobre esa emoción.

Principales cambios observados

A partir de las actividades implementadas pudimos observar lo siguiente:

  • Los alumnos se sentían acompañados y motivados a realizar sus actividades.
  • Observamos que les gusta dibujar, es una buena técnica de relajación.
  • Al compartir sus actividades eran cada vez más creativos.
  • Los comentarios positivos eran entre toda la comunidad escolar.

El papel de las docentes de la Telesecundaria fue elegir la ficha correspondiente de los aprendizajes clave a desarrollar, realizar la planeación, elaborar diapositivas creativas con las actividades y convertirlas a imagen para subirlas al grupo de Facebook e invitar a los alumnos a un grupo de Facebook previamente nombrado “El mundo de las emociones”. Las maestras estuvieron al pendiente e invitaron a los estudiantes a publicar sus actividades y retroalimentar su participación con frases motivadoras que favorezcan el cumplimiento de la actividad.

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

Si esta práctica quiere ser aplicada sugerimos lo siguiente:

  • Realizar en colectivo una planeación con actividades que fortalezcan las emociones y los valores de manera creativa.
  • Involucrar el arte, la música, la pintura o el dibujo como parte de la actividad.
  • Complementar con sopa de letras, crucigramas, aplicaciones tecnológicas que retroalimentan, enriquezcan y diversifiquen el ambiente de aprendizaje del mismo Facebook.