Categorías
Buenas prácticas Regreso Seguro Voces y propuestas

La cultura del autocuidado: de la comunidad hacia la escuela

Fines perseguidos

La Escuela Primaria Tr’andare, escuela multigrado bidocente, se ubica en la Comunidad de Loma Grande, San José del Rincón, Estado de México. Es una comunidad mazahua, de aproximadamente 250 habitantes, que hasta el momento no ha presentado casos confirmados de COVID – 19.

A partir del regreso a clases presenciales, se genera la incertidumbre acerca de los contagios de COVID 19, entre los niños que asisten a la escuela, lo cual podría provocar el contagio en la comunidad escolar.

El reto principal para nuestra escuela, junto con la comunidad, fue poner en buenas condiciones la escuela, específicamente en el abasto de agua, y el buen funcionamiento de los sanitarios.

Otro de los retos fue evitar el contagio entre la comunidad escolar, aprovechando la cultura de autocuidado que existe en la comunidad, y, que los niños lo viven como una costumbre cotidiana.

Por ello, se implementaron acciones para el reforzamiento del autocuidado de la salud dentro del centro educativo. El trabajo colaborativo con los padres de familia, desde en casa y dentro de la escuela, fueron el apoyo principal para llevar a cabo acciones encaminadas al objetivo.

Objetivo general:

Propiciar las condiciones necesarias en la escuela, para que el regreso a clase no fuera un factor determinante en el surgimiento del COVID 19 en la comunidad educativa.

Objetivos específicos:

  1. Comunidad: Construcción de la cisterna y buen funcionamiento de los sanitarios.
  2. Reforzamiento del autocuidado, a través de la transversalidad de contenidos, usando el eje principal que rige las escuelas bilingües; la lengua originaria.

Puntos clave de la práctica

Los puntos clave que resaltan en esta práctica son:

  • Una comunidad que se cuida
  • Una comunidad que se organiza
  • Aprovechar la transversalidad de los contenidos y de la lengua indígena.

Como precedente al Regreso Seguro, el papel que desempeña la comunidad escolar en las acciones realizadas fueron vitales para lograr una buena práctica, las cuales se generan en el siguiente orden:

  • Mejora de sanitarios
  • Construcción a una cisterna para el almacenamiento de agua
  • Limpieza de los espacios del plantel educativo para dar cumplimiento a la segunda intervención al cuidado de la salud
  • Información referente al COVID 19, y medidas sanitarias para la prevención dentro y fuera del aula.
  • Se organiza los Filtros de corresponsabilidad:
    • Ejecución del primer filtro desde casa.
    • La organización del segundo filtro escolar
    • Tercer filtro del aula:
      • Transversalidad de contenidos
      • Uso correcto del cubrebocas
      • Sana distancia
      • Uso de gel antibacterial
      • Monitoreo de síntomas de gripe

En la secuencia de esta fase se generaron actividades referentes a las asignaturas, una de ellas fue Educación Socioemocional, en la que se comparten, se escuchan estados de ánimos que niñas y niños, además de las razones del sentir, la falta de clases presenciales fue el principal factor que afectó el sentir de niñas y niños. Se da seguimiento con actividades referentes al manejo de las emociones, regulación de la conducta y resolver conflictos derivados de Formación Cívica y Ética.

Se integran carteles ilustrativos con las medidas sanitarias, referentes a Vida Saludable, Conocimiento del Medio, siendo adheridas en los sanitarios principalmente, complementadas con la Lengua Mazahua, con la traducción de las mismas. En Lengua Materna, se genera oraciones de acciones para el buen lavado de manos, de manera que los niños continuarán con la práctica del autocuidado.

En matemáticas se retoma en tema de las encuestas para saber ¿Cuántos integrantes de la familia se ha contagiado de Covid 19?, los datos arrojados se grafican y el resultado sigue siendo motivador ante el 0 contagio, en los núcleos familiares y en la comunidad.

Se refuerza el Aprendizaje del Autocuidado de la salud ante el Covid 19, con el trabajo colaborativo de las madres de familia, ante la elaboración de un periódico mural, el cual cuenta con las características y medidas de prevención.

Los recursos a los que se recurrieron en este proyecto, fueron la comunidad escolar, el programa de “La Escuela es Nuestra”, materiales de construcción, carteles visuales, un periódico mural insumos del autocuidado dentro del aula: cubrebocas, gel, carteles visuales, periódico mural, uso de carteles visuales en lengua mazahua.

La transversalidad de los contenidos y el filtro de corresponsabilidad, pues fueron pilares para la continua práctica del autocuidado de la salud, a través del compromiso compartido comunidad- escuela, la buena comunicación, y la confianza entre todos, para evitar la aparición del COVID 19.

Se considera una buena práctica, ya que se fundamenta ante el enfoque de la Nueva Escuela Mexicana, ante la equidad, la contextualización, los vínculos que genera la gobernanza con la comunidad, el respeto a la cultura, el reforzamiento de los contenidos curriculares y la transversalidad de la Lengua Mazahua, trabajando con un mismo fin. Se respalda con la Ley General de Educación, argumentando que la educación de niños y niñas es incumbencia de tres

actores: docentes, padres de familia, niñas y niños.

Principales cambios observados

Los cambios que se observan en la comunidad escolar es que el aprendizaje significativo del autocuidado diario, es practicado sin esfuerzo, asimilando el uso permanente del cubrebocas, y el resto de los insumos; cuando alguno tiene el olvido de cubrebocas en casa, se preocupa, los compañeros lo auxilian proporcionando alguno, además de que los niños y los padres de familia al notar síntomas de gripe, el niño es resguardado en casa hasta su recuperación, ya que se está trabajando a distancia y de manera presencial

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

Las figuras educativas que tengan interés en aplicar esta buena práctica pueden necesitar consejos específicos para alcanzar sus objetivos, por lo que compartir lo que funcionó, lo que pudo hacerse diferente y lo que usted mismo aprendió tras implementar las actividades, puede ser muy útil para otros colegas del país. Por ende, le pedimos redactar un texto que responda a la siguiente hipótesis:

El eje para el logro de los objetivos en toda meta se llega a cumplir cuando se trabaja de manera colaborativa y con responsabilidad, por lo que es importante la consolidación de los vínculos entre la comunidad escolar, mantener una comunicación asertiva, flexibilidad, además de ser un buen líder dentro de ella.

Categorías
Buenas prácticas Regreso Seguro Voces y propuestas

Reactivación de los eventos culturales y cívicos escolares: protocolos sanitarios y acciones a favor de la inclusión en la comunidad escolar

Fines perseguidos

Desde finales de marzo de 2020, el mandato de cierre de las escuelas para la prevención de contagios por COVID-19 implicó trabajar a distancia en todos los niveles educativos. El reto en el nivel preescolar fue particularmente grande, ya que la sociabilidad y el juego en esta etapa del desarrollo de las niñas y niños es particularmente relevante. Al mismo tiempo, el trabajo virtual impone limitantes si bien, no al trabajo educativo, sí al aprendizaje que se genera en la dinámica colectiva escolar. 

En este sentido, una vez que se contó con la autorización para el regreso paulatino y voluntario  a las aulas, ante el colectivo docente, en el marco del primer consejo técnico del ciclo escolar  2021-2022, plantee la necesidad de juntos, con los protocolos adecuados, contribuir a que las y  los estudiantes que regresaran a la escuela de forma física tuvieran una experiencia educativa  presencial lo más completa posible y similar al ambiente pre pandemia, en especial con relación  a los eventos colectivos. 

Así, desde ese momento, en la escuela “primeros pasos”, nos planteamos como objetivo recuperar los eventos culturales, cívicos y artísticos escolares, como medio educativo para desarrollar habilidades socioemocionales entre estudiantes de preescolar que habían cursado la mayor parte de su formación de este nivel educativo en la modalidad virtual, y que nos manifestaban que ya no querían estar aislados.

Objetivos específicos

  • Generar un ambiente propicio que permitiera retomar las actividades colectivas presenciales en la escuela, particularmente mediante la implementación de protocolos de seguridad sanitaria.
  • Desarrollar una estrategia de comunicación asertiva y cercana con las familias.
  • Regreso paulatino a las aulas.
  • Lograr la inclusión de todos los educandos a través de su participación con roles diversos en los eventos escolares, incluyendo, la generación de situaciones de involucramiento y aprendizaje de estudiantes con necesidades de educación especial.
  • Generar experiencias significativas y de aprendizaje en la interacción entre los estudiantes.

Puntos clave de la práctica

Mi aula fue la primera que regresó completa a clases presenciales el 31 de agosto de 2021. Para poner esto en contexto, existen grupos que recientemente en el bimestre de primavera 2022 se están reintegrando. La aquí descrita destaca como buena práctica, porque la forma en que reiniciamos actividades, con grupos completos, y la reactivación de las actividades culturales colectivas presenciales, fueron inéditas y ejemplares en mi zona escolar e incluso municipio, y con un balance de cero contagios. 

Como en el caso de muchas otras comunidades escolares del nivel preescolar, a su regreso a clases presenciales, era perceptible que los estudiantes no estaban acostumbrados a la interacción con otros compañeros; así que buscamos actividades que favorecieran el desarrollo de habilidades socioemocionales. Era imprescindible recuperar las interacciones sociales y contribuir a su desarrollo psicosocial. 

Queríamos acompañarlos a desarrollar experiencias de aprendizaje de las que se habían privado durante el cierre de escuelas, a retomar ritmos y aprendizajes, así como dar atención focalizada a las niñas y los niños en condiciones de vulnerabilidad y que identificamos habían tenido exposición a ambientes con estrés tóxico. 

Para nosotros fue un gran avance que ellos hayan vuelto a la escuela, más era necesario redoblar esfuerzos para mejorar sus condiciones de entrada al nivel primaria. Por ello, consideramos que retomar las actividades escolares colectivas para conmemorar las fechas culturales y cívicas relevantes a nivel nacional y local como la celebración de la Independencia de México, el Día de muertos, la pastorela en el mes de diciembre y el regreso paulatino a la celebración regular de las ceremonias cívicas, podrían ser las ocasiones ideales para los propósitos educativos, desarrollo socioemocional y de cohesión social que teníamos con nuestros alumnos.

Identificamos también que, a través de estos eventos, podríamos trabajar los campos formativos de lengua, formación cívica; y, en habilidades socioemocionales. Creemos que es importante reconocer lo que el alumno proyecta tras su participación en eventos escolares, incentivar su creatividad, su seguridad y capacidad de improvisación. Buscábamos que nuestros alumnos y alumnas fuesen partícipes de una actividad colectiva, donde pueden poner en práctica sus destrezas, habilidades y conocimientos y con ello contribuir al desarrollo de su autoestima, identidad personal y desarrollo de relaciones positivas y, principalmente, su resiliencia.

Sin embargo, también sabíamos del gran desafío que enfrentamos por las condiciones sanitarias que debíamos cumplir como comunidad para garantizar la salud de todas y todos. Con esto en mente, nos planteamos que, mediante el seguimiento estricto de los protocolos de seguridad sanitaria, y adecuaciones particulares a las características de nuestra comunidad, retomaremos la realización de eventos culturales presenciales. 

Entre los protocolos oficiales que seguimos estuvieron el uso de cubrebocas durante toda la jornada escolar, el mantenimiento de la distancia entre alumnos; la toma de temperatura, el uso de gel antibacterial a la entrada a la escuela; la sanitización de ropa y útiles a la entrada del aula. 

Entre los protocolos adaptados a nuestra comunidad para el trabajo en las aulas estuvieron: el  escalonamiento de asistencia (septiembre a octubre de 2021), a través de dividir cada grupo en  dos subgrupos de alrededor de 12 estudiantes, que asistieron dos días a la semana de forma  presencial, lavado de manos en el lavatorio instalado dentro del aula antes del inicio de las  actividades; muestra de la aplicación de protocolos en actividades de aula y a nivel escuela en  espacios abiertos y, finalmente, en caso de sospecha de casos, la decisión convenida de volver  a la atención exclusiva de grupos a distancia. 

Estos protocolos los fuimos incorporando paulatinamente, primero con el grupo de tercer grado a mi cargo, siempre en comunicación y acuerdo con las familias. Poco a poco se fueron difundiendo entre otros grupos, y favorecieron que más niñas y niños asistieron de forma presencial conforme avanzaba el ciclo escolar. 

Para la organización de los primeros eventos culturales y cívicos fue imprescindible llegar a un acuerdo con las familias sobre los protocolos a seguir, entre ellos, y quizá uno de los más relevantes, que se llevarían a cabo únicamente con la presencia de alumnos y docentes, al aire libre, sin la asistencia de familias o agentes externos a la comunidad escolar. A las familias y miembros de la comunidad, para hacerles parte, además de pedirles su cooperación para que sus hijos se alistaran, se les compartieron las actividades vía video y fotografías (con el debido cuidado a la identidad de las y los niños). 

En cuanto a la preparación de las actividades, la asignación de roles específicos para cada participante – alumnado, docentes y familias- fue clave para cumplir el objetivo perseguido al reactivar la organización de los eventos culturales cívicos. 

En todos los eventos seleccionados nuestra premisa de organización fue la inclusión de todas las niñas y los niños, así como de la comunidad escolar. Sin embargo, la pastorela del mes de diciembre destacó como un ejercicio exitoso de lo que significa la integración de la comunidad escolar alrededor de un fin compartido. En esta actividad todos las y los niños de la escuela tuvieron una comisión y fueron incluidos en la actividad escolar. Asimismo, tanto en esta como en la mayor parte de las actividades desde el regreso a clases presenciales, el trabajo entre pares ha sido particularmente significativo, tanto para actividades específicas de aprendizaje como para la implementación y mantenimiento de los protocolos sanitarios. 

Resaltó el trabajo colaborativo entre docentes; las familias se involucraron – extra aulas- y en garantizar la participación, aun cuando no podían asistir de forma presencial como en otros años.  Permitió que estudiantes de diversos grupos y grados interactuaran por primera vez, más allá del grupo reducido con el que habían interactuado. 

En los eventos previos, pero en este particularmente, se asignaron a los alumnos con necesidades educativas especiales roles que fomentaran su inclusión, el desarrollo de su identidad, y motivación. Un ejemplo de ello fue, con el apoyo de docentes de USAER, la incorporación de frases de cánticos navideños en lengua de señas mexicana, y la participación en roles protagónicos del alumnado con dificultades de habla. 

Destaca para la materialización de esta iniciativa, el liderazgo docente y su ejercicio a través de las siguientes directrices: 

  • Iniciativa
  • Siempre que tú quieras lograr algo, tienes que ser el ejemplo
  • Comunicación asertiva
  • Incentivar el involucramiento colectivo de docentes y familias y, sobre todo;
  • La identificación de necesidades específicas de cada estudiante y atención personalizada.

Entre los materiales y recursos requeridos para llevar a cabo esta práctica estuvieron: 

  • Comunicación cercana con familias vía WhatsApp, Facebook y megáfonos en la entrada y salida de la escuela.
  • Condiciones materiales (audio, video).
  • Videograbación de los eventos cívicos y culturales.
  • Materiales decorativos para eventos.
  • Aportaciones de toda la comunidad educativa.
  • Asistencia de practicantes de la Benemérita y Centenaria Escuela Normal del Estado de Sonora Prof. Jesús Manuel Bustamante Mungarro, UPN y de la Universidad de Sonora (psicología), y equipo USAER integrado.

Principales cambios observados

  • Comprobamos que las clases presenciales –la conexión humana- no puede ser reemplazada por lo virtual.
  • Vimos el cambio de las y los niños que se mostraban más retraídos o menos participativos lograron reducir inseguridades.
  • Relaciones positivas entre los estudiantes.
  • La incorporación necesaria del trabajo entre pares y en equipo.

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

De llevar a cabo de nuevo esta práctica en una situación en la que se requirieron protocolos  como la que vivimos, me parecería valioso utilizar los medios que teníamos al alcance para  compartir con las familias la actividad en vivo; también sería relevante socializar y compartir los  aprendizajes con otras escuelas, para proyectar el trabajo de toda la comunidad y, aunque hemos  recibido la retroalimentación de las familias y los cambios en la actitud de las y los niños son  claramente observables, llevaría a cabo el registro y/o evaluación de la perspectiva de las familias  sobre el impacto de los eventos culturales en el aprendizaje de las y los niños. 

Finalmente, resalto para compartir los siguientes aprendizajes para llevar a cabo esta práctica:

  1. Asumir el liderazgo de la actividad positivamente por los beneficios que tendrá para las y los alumnos.
  2. Tener claro cuál es el objetivo y exponerlo con la comunidad para hacerlo un objetivo compartido.
  3. Hacer partícipes a todas y todos.
  4. Conocer las fortalezas de las y los integrantes de la comunidad docente (dominio de tecnología, formación en artes, creatividad, proactividad, etc.) para asignar roles.
  5. Asertividad en la comunicación con otras y otros docentes.
  6. Mantener el compromiso con los protocolos de seguridad, con ello es posible realizar todas las actividades escolares colectivas programadas, aún con un grupo amplio de estudiantes.
  7. Si queremos que mejoren las relaciones interpersonales de tus alumnos y autoestima, relaciones positivas, autorregulación es necesario ser ejemplo en la relación con ellos, es decir en la relación docente- alumno, docente-docente y docente- familias.
  8. Inclusión. Podemos lograr que sea efectiva para hacer partícipes a todas y a todos, a través de mantener expectativas altas sobre las habilidades y el potencial de cada alumna y alumno, pero también sobre los integrantes de la comunidad escolar.
Categorías
Buenas prácticas Regreso Seguro Voces y propuestas

La sinergia del colectivo docente como instrumento para convencer del regreso a los padres de familia

Los retos de volver a clases

El día 31 de mayo de 2021, la Subdirección de Educación Básica de la Secretaría de Educación de Colima emitió una circular en la que se instruyó a jefes de sector, supervisores y directores de planteles sobre la existencia del curso “Retorno Seguro” por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Desde entonces, el regreso a clases en la entidad se veía como una posibilidad, dado que también se había hecho una primera jornada de vacunación para el personal educativo desde el 05 de mayo anterior. No obstante, todavía quedaba pendiente que el semáforo epidemiológico estuviera en verde. Condición que no veíamos próxima puesto que el semáforo epidemiológico del 09 al 22 de agosto colocaba a Colima en color rojo, es decir, en riesgo máximo de contagio.

Para sorpresa del colectivo, la Secretaría de Educación Pública (SEP) a nivel federal emitió el ACUERDO número 23/08/21 en el que se establecen diversas disposiciones para el desarrollo del ciclo escolar 21-22 y reanudar las actividades del servicio público educativo de forma presencial, responsable, ordenada y así, dar cumplimiento a los planes y programas de estudio de educación básica (preescolar, primaria y secundaria), normal y demás para la formación de maestros de educación básica aplicables a toda la República, al igual que aquellos planes y programas de estudio de los tipos medio superior y superior que la Secretaría de Educación Pública haya emitido, así como aquellos particulares con autorización o reconocimiento de validez oficial de estudios, en beneficio de las y los educandos (DOF, 2021). En este documento, se indicó que el inicio del ciclo escolar 2021-2022 programado para el 30 de agosto debía ser presencial: “El servicio público educativo se brindará de forma presencial, responsable y ordenada en los términos que dispongan las Autoridades Sanitarias”. Ante el regreso inminente, la escuela se encontró frente a varios retos:

Se carecía de un protocolo de actuación que guiara las acciones de la institución de regreso a clases. Esto a causa de que la decisión de la autoridad educativa federal de dar carácter obligatorio al regreso a clases presenciales en una fecha próxima al inicio del ciclo escolar redujo el margen de maniobra respecto al tiempo con el que contábamos para diseñar los protocolos a seguir dentro de la institución. Además, contar con un protocolo establecido en la letra no garantizaba un regreso seguro en la práctica. Esto debido a que tampoco se contaba con los insumos necesarios. Aunado a eso, el contexto en el que se ubica la escuela es más bien medio-bajo, por lo que recurrir a los padres de familia para dotar a la escuela de materiales como jabón, gel, escobas, trapeadores, papel higiénico y termómetros digitales tampoco era una opción viable.

Finalmente, se encontró en los padres de familia resistencia a regresar a la modalidad presencial a causa de que en casi todas las familias había personas contagiadas o fallecidas por COVID-19. La institución diseñó y distribuyó entre los padres de familia de los 12 grupos una encuesta en Google Forms. El objetivo era conocer la cantidad de padres que enviarían a sus hijos a clases presenciales, así como los que preferían continuar en la modalidad a distancia. Los resultados arrojaron que de 295 estudiantes que conformaban la matrícula escolar, 83 aceptaron regresar a clases presenciales, mientras que 212 decidieron continuar a distancia. Por tanto, apenas el 28.13% de los estudiantes estarían regresando a las aulas.

Lo anterior implicaba convencer a los padres de familia de que la institución estaba en condiciones de ofrecer a los estudiantes, una escuela con infraestructura y protocolos adecuados que garantizarán un regreso a clases seguro.

Manos a la obra

Cada inicio de ciclo escolar, el director y la plantilla docente de las escuelas de educación básica tienen su Consejo Técnico Escolar (CTE). Este tiene la función de “plantear y ejecutar decisiones comunes dirigidas a abordar problemáticas, logros académicos y necesidades pedagógicas de las y los alumnos.” (Secretaría de Educación Pública, 2018). Para el inicio del ciclo escolar 2021-2022, el documento Consejo Técnico Escolar. Fase Intensiva. Ciclo escolar 2021-2022. Educación Preescolar, Primaria y Secundaria establecía una sesión de trabajo para el diseño del protocolo de regreso a clases. No obstante, el director del plantel, al ver la cantidad de trabajo tan grande de planificación, logística, búsqueda de materiales y preparación de la escuela determinó que había que dedicar más sesiones para este fin. El colectivo (profesores de grado, de educación física e inglés) coordinado por el director se organizó para conformar nueve equipos de acuerdo a las intervenciones que se marcaban en la “Guía de orientación para la reapertura de las escuelas ante COVID-19” parte de la Secretaría de Salud y Secretaría de Educación Pública (2021):

  1. Comités Participativos de Salud Escolar.
  2. Acceso a agua y jabón.
  3. Cuidado de maestras y maestros en grupos de riesgo.
  4. Cubrebocas obligatorios.
  5. Sana distancia.
  6. Optimizar el uso de espacios abiertos.
  7. Suspensión de ceremonias o reuniones.
  8. Detección temprana. Escenarios de actuación ante casos de COVID-19.
  9. Apoyo socioemocional para docentes y estudiantes.

Tal como sucede en el congreso federal y los estatales, donde los diputados se agrupan en comisiones como la de educación, agricultura, fomento económico, entre otras de acuerdo a sus perfiles para discutir y redactar proyectos de leyes que después serán presentados al pleno donde se aprobarán o rechazarán; de la misma manera se trabajó de forma colegiada dentro de cada equipo para diseñar un protocolo de escuela.

La modalidad de trabajo colegiado no está propiamente establecida en la educación básica, esta tiene principalmente lugar en los planteles de nivel medio superior, donde su finalidad es garantizar que los profesores cuenten con el tiempo y recursos suficientes que les permitan “contribuir a la formación de otros docentes en un ambiente que facilite el trabajo en conjunto, el intercambio de métodos y resultados así como la reflexión conjunta” (SEP, 2008, citada en Rodríguez y Barraza, 2015, p. 13). Por su parte, Aguirre y Barraza (2021, p. 6) abre las posibilidades de que el trabajo colegiado puede llevarse a cabo cuando: “la estrategia, el medio y/o el espacio para establecer procesos institucionales que contribuyan a impulsar culturas ancladas en la colaboración y el compromiso de los actores presentes en los centros escolares”.

Finalmente, las características que Barraza (2012, citada en Aguirre y Barraza, 2021) le concede a esta modalidad son: “se realiza entre colegas, entre pares, implica relaciones de horizontalidad, centrado en el liderazgo académico, requiere credibilidad, reconocimiento, participación activa, diálogo, pensamiento flexible y abierto, disposición para la escucha y alto grado de compromiso, tolerancia, paciencia, respeto y corresponsabilidad. Demanda cambios, tanto en la organización como en la cultura institucional”.

Cada equipo se organizó para diseñar las acciones propias de la intervención asignada, respondiendo a 4 cuestionamientos básicos: ¿Cómo lo implementaremos (acciones)? ¿Qué recursos necesitamos? ¿Quiénes son los responsables? ¿Cuándo? Las reuniones transitaron con sentimientos de angustia e incertidumbre sobre si se estaría a la altura de las circunstancias que suponía el regreso a clases después de casi año y medio de haber dejado la escuela. No obstante, el soporte emocional entre los profesores y la creatividad fue clave para conformar un protocolo que correspondiera a los recursos económicos, materiales y humanos con los que se contaba en la institución, y que al mismo tiempo, dejara satisfechos a los docentes. Como lo menciona la teoría, en este punto fueron indispensables el alto grado de compromiso y participación activa del profesorado para diseñar acciones innovadoras, y al mismo tiempo, congruentes con los recursos materiales y humanos con los que contaba la institución.

Una vez terminada esta etapa, se expuso en reunión cada una de las nueve dimensiones del protocolo. En plenaria, estas fueron retroalimentadas por el colectivo y se realizaron los ajustes pertinentes a partir de la reflexión de situaciones hipotéticas que se podrían presentar en el aula y en el resto de instalaciones de la escuela. El ambiente fue armónico, ya que quienes recibían las críticas no las veían como algo personal o un ataque a su trabajo, de la misma manera que quienes retroalimentaron cuidaban ser asertivos, puntuales y concretos respecto a las áreas de oportunidad de las propuestas expuestas. Finalmente, se comisionó a un maestro para que recuperara los documentos de cada equipo, reunirlos y unificar formato de tal manera que quedara establecido un documento oficial e institucional en el que se estableciera la ruta a seguir para las primeras semanas del regreso a clases.

El documento del protocolo se dio a conocer por WhatsApp a todo el profesorado. El director conformó una comisión de compras cuyas tareas fueron: revisar el protocolo institucional, organizar una relación de los materiales necesarios y comprarlos en diferentes establecimientos bajo la normativa de la SEP, (solicitando facturas a partir de ciertos montos y de acuerdo al tipo de productos adquiridos). Una vez con todos los materiales, estos fueron entregados a la comisión creativa.

Dicha comisión se encargó de establecer las tareas a hacer en la escuela como pintar huellas en las 3 entradas de la escuela y entradas de cada salón respetando la sana distancia, colgar las lonas informativas en las entradas, señalar el espacio de la escuela que cada grupo ocuparía durante el recreo (comedores, patio cívico, cancha) y asignar los encargados de estas. Así mismo, emprendió una campaña de comunicación con los padres de familia mediante los grupos de WhatsApp. Se diseñaron una serie de infografías que dieran cuenta de los protocolos a seguir dentro de la institución así como el acondicionamiento que se había hecho de las instalaciones para atender a los estudiantes. Esta estrategia tuvo su logro gradual.

Finalmente, se acordó un día en el que todo el colectivo se encontraría en la escuela para organizar su salón, así como colaborar en las tareas que les fueron indicadas por la comisión creativa. Se prepararon los insumos como jabón, cloro, gel antibacterial, papel higiénico, franelas, atomizadores, cubetas, escobas, trapeadores, termómetros digitales, lonas informativas en sus respectivas entradas de la escuela. De la misma manera, se delimitaron las áreas propias para estudiantes y profesores con cintas amarillas.

Así es como la escuela quedó acondicionada para iniciar clases el 06 de septiembre. La escuela tenía todo preparado para empezar el 30 de septiembre. Sin embargo, fue imposible regresar a clases puesto que por una obra del ayuntamiento la colonia donde la escuela se ubica se quedó sin agua.

Todo esto fue posible gracias al liderazgo académico del director ya que siguió otras metodologías de trabajo en equipo y de gestión del recurso humano. En lugar de que en plenaria se diseñara una por una cada intervención, al mismo tiempo estaban siendo diseñadas las nueve intervenciones por un equipo reducido de profesores para después ser enriquecidas por el resto del colectivo. Además, logró la sinergia dentro de su personal para todos remar en el mismo sentido, organizando a los profesores en equipos de trabajo y comisiones, coordinando y delegando las actividades al interior de cada grupo. De la misma manera, supo comprometer a los maestros y encauzar sus esfuerzos hacia el objetivo común.

Por su parte, los maestros propusieron dentro de su equipo de trabajo acciones que repercutan según la intervención asignada, retroalimentaron de manera constructiva las propuestas de los otros equipos de trabajo y emprendieron una campaña de comunicación intensiva que hiciera saber a los padres de familia que la escuela era un lugar seguro para sus hijos.

Resultados obtenidos

A partir de la elaboración del protocolo institucional, los profesores sintieron menos incertidumbre de cara al inicio del ciclo escolar presencial puesto que tenían toda una guía detallada de qué se debería hacer tanto de manera permanente como ante situaciones extraordinarias como detección de síntomas de COVID-19 al ingresar a la escuela o una vez dentro de la escuela. Así como en caso de la confirmación de estudiantes o profesores contagiados.

De parte de los padres de familia, poco a poco la resistencia al regreso a clases presencial fue cediendo de manera gradual. A partir de agosto, y con el paso de los meses, se fueron haciendo cortes para incorporar nuevos estudiantes que así lo desearan a la modalidad presencial. A pesar de que en los meses de enero se incrementó de manera importante la cantidad de contagios en la entidad, y contrario a lo que los profesores preveíamos, los padres de familia asumieron la escuela como un lugar seguro para sus hijos, tomando la decisión de tomar la modalidad presencial. De la misma manera, estudiantes cuyo trabajo a distancia había sido nulo durante la pandemia porque no habían podido ser localizados por los profesores, se acercaron a las instalaciones de la escuela para dejar los números telefónicos de sus padres y tomar clases a distancia.

Tabla 1. Estudiantes en la modalidad presencial

Matrícula total: 295 (100%)

Agosto

Noviembre

Enero

83 (28.13%)

124 (42.03%)

186 (63.06%)

Tanto la tabla como la gráfica anterior demuestra cómo de agosto de 2021 a enero de 2022 el número de estudiantes que se incorporaron a la modalidad presencial ha incrementado de manera sostenida. Mientras en agosto apenas 83 (28.13%) estudiantes acudían a recibir clases presenciales, en noviembre lo hacían 124 (42.03%). Para enero esta cantidad se elevó a 186 (63.06%). Por este motivo, se concluye que a partir de la campaña de comunicación por WhatsApp y del correcto funcionamiento de los protocolos que permitieron

Recomendaciones

Entre las características que Barraza (2012, citada en Aguirre y Barraza, 2021, p. 6) le atribuye al trabajo colegiado se encuentran algunas como: “se realiza entre colegas, entre pares, implica relaciones de horizontalidad, centrado en el liderazgo académico, requiere credibilidad, reconocimiento, participación activa, diálogo, pensamiento flexible y abierto, disposición para la escucha y alto grado de compromiso, tolerancia, paciencia, respeto y corresponsabilidad. Demanda cambios, tanto en la organización como en la cultura institucional”.

En ese sentido, es necesario que cada docente asuma una postura de responsabilidad dentro de su equipo respecto a las acciones que se proponen. Así como comprometerse a realizar retroalimentación constructiva al equipo que expone su propuesta.

Por su parte, los directores deben ser capaces de delegar tareas entre el personal, Que la organización conozca y esté convencida de los objetivos comunes, generar un sentimiento de pertenencia y trabajo en equipo que anime a todos a comprometerse con las tareas asignadas. Finalmente, que no deje únicamente a los profesores el trabajo de comunicar a los padres los beneficios de regresar a clases presenciales, sino que también mantenga un contacto directo con los padres de familia de tal manera que no perciban a la autoridad del plante como alguien lejano, sino más bien, como alguien interesado en ofrecer las mejores condiciones a sus hijos e hijas.

 


Referencias

Aguirre, F. y Barraza, L. (2021). El trabajo colegiado y sus implicaciones: diseño de una propuesta pedagógica. Revista Educación. Vol. 45, Núm. 2, pp. 1-20.

DOF. (2021). ACUERDO número 23/08/21 por el que se establecen diversas disposiciones para el desarrollo del ciclo escolar 2021-2022 y reanudar las actividades del servicio público educativo de forma presencial, responsable y ordenada, y dar cumplimiento a los planes y programas de estudio de educación básica (preescolar, primaria y secundaria), normal y demás para la formación de maestros de educación básica aplicables a toda la República, al igual que aquellos planes y programas de estudio de los tipos medio superior y superior que la Secretaría de Educación Pública haya emitido, así como aquellos particulares con autorización o reconocimiento de validez oficial de estudios, en beneficio de las y los educandos. Consultado el 06 de febrero de 2022. Disponible en: https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5627244&fecha=20/08/2021

Rodríguez, F. y Barraza, L. (2015). El trabajo colegiado y su influencia en la aplicación de estrategias de enseñanza. México: Instituto Universitario Anglo Mexicano.

Secretaría de Educación Pública. (2018) ¿Sabes qué es el Consejo Técnico Escolar (CTE)? Consultado el 06 de febrero de 2022. Disponible en: https://www.gob.mx/sep/articulos/sabes-que-es-el-consejo-tecnico-escolar-cte?idiom=es

Secretaría de Educación Pública. (2021). Consejo Técnico Escolar. Fase Intensiva. Ciclo escolar 2021-2022. Educación Preescolar, Primaria y Secundaria. (2021). México: Autor.

Secretaría de Salud y Secretaría de Educación Pública. (2021). Guía de orientación para la reapertura de las escuelas ante COVID-19. México: Autor.

Categorías
Buenas prácticas Regreso Seguro Voces y propuestas

Un regreso seguro “a la medida” de mis estudiantes

Fines perseguidos

En esta buena práctica se presentaron algunas problemáticas, entre ellas: asumir la responsabilidad para establecer una estrategia grupal para el regreso a clases, falta de materiales y recursos para un regreso seguro; otra dificultad que se presentó fue el ser un docente nuevo, con un grupo nuevo y sin ser conocido por las madres o padres. Lo anterior provocó ‘desconfianza’ en mi labor docente.

La importante de esta buena práctica fue dar certeza a las madres y los padres de familia sobre la instalación de un espacio seguro para el aprendizaje significativo de las alumnas y los alumnos, ya que el rezago educativo era cada vez más evidente, a pesar de los esfuerzos de la educación a distancia que se desarrolló en los ciclos escolares anteriores, al mismo tiempo, el miedo generalizado sobre el comportamiento de la pandemia los invadía y por ende, los limitaba en gran medida a enviar a sus hijas e hijos a clases presenciales.

La Secretaría de Educación Pública-Secretaría de Salud (SEP-SSA, 2021), en todas las etapas del proceso de reapertura escolar se debe involucrar a toda la comunidad educativa: alumnado, madres, padres de familia, tutores o cuidadores, docentes, personal administrativo de apoyo y asistencia a la educación, la comunidad y el gobierno local. Como docente del grupo, estaba dispuesto a diseñar a conciencia una estrategia que diera certeza y respuesta a las demandas y necesidades de mis alumnas y alumnos, de manera que todos los mencionados miembros de la comunidad educativa pusiéramos en marcha el mayor de nuestros esfuerzos para garantizar un regreso seguro al salón de clase. Así nació la idea de “confeccionar” una estrategia a la medida de mis estudiantes, mediante la costura de esfuerzos que llevaron a la producción de una buena experiencia en el ámbito educativo.

Diseñando un regreso seguro

El objetivo general de esta estrategia fue propiciar un espacio seguro para el aprendizaje de los alumnos de sexto grado de educación primaria de nuestra escuela, por medio de la implementación de protocolos de higiene y seguridad debidamente planificados.

Se pretendía mejorar el rendimiento de los alumnos en su aprendizaje permanente en el aula y en casa; además, se buscó, adicionalmente, obtener el apoyo de las madres y padres de familia para ejecutar los protocolos de higiene y seguridad en la escuela,  aula y casa. Se tuvo presente la finalidad de administrar adecuadamente el tiempo efectivo de aprendizaje de los educandos y establecer un canal de comunicación viable, seguro y permanente maestro-alumnas y alumnos.

Para cumplir con estos objetivos, desde mi posición como docente, me percaté de la necesidad de crear una forma segura de regreso a clases, considerando en todo momento el contexto y las necesidades de mis alumnas y alumnos; priorizando así, dos aspectos: la integridad física y el aprendizaje; teniendo como eje fundamental cada uno de los puntos de la Estrategia Nacional para el Regreso Seguro a las Escuelas de Educación Básica, en la que se menciona que la presencialidad otorga mayores condiciones de apoyo para el estudiantado y permite cohesionar con mayor fuerza a los colectivos docentes para buscar estrategias pedagógicas que permitan recuperar el aprendizaje curricular y afianzar el vínculo escuelas-familias (SEP, 2021).

Puntos clave de la práctica

Tomando medidas

Antes de iniciar el presente ciclo escolar era imprescindible que como docente se pusieran en práctica diversos conocimientos, habilidades, actitudes y valores que adaptaran el trabajo en el aula, ante el regreso a clases en la llamada “nueva normalidad”. Fue entonces que noté la necesidad de tener un primer acercamiento con las madres y padres de familia para conocer su sentir ante dichas circunstancias y así, determinar el nivel de apoyo que recibiría de su parte.

En agosto de de 2021 se llevó a cabo la primera reunión; en esta reunión, me percaté que casi una tercera parte de los padres de familia no estaban dispuestos a enviar a sus hijas e hijos a la escuela por diferentes y difíciles situaciones vividas en sus entornos.

Lo anterior me llevó a pensar en una estrategia que considerara varios aspectos que me permitieran, como docente, brindar un servicio educativo en un ambiente de aprendizaje efectivo y al mismo tiempo seguro, teniendo como base las especificaciones expuestas en la Ley General de Educación (2019), mencionando que los muebles e inmuebles de las escuelas deben cumplir con los requisitos de calidad, seguridad, funcionalidad, oportunidad, equidad, sustentabilidad, resiliencia, pertinencia, integralidad, accesibilidad, inclusividad e higiene, incorporando los beneficios del desarrollo de la ciencia y la innovación tecnológica, para proporcionar educación de excelencia, con equidad e inclusión.

Primeramente y siguiendo las recomendaciones sanitarias oficiales, propuse a las madres y padres de familia que como parte primordial de nuestro proyecto grupal, dotáramos el aula de elementos esenciales para la prevención de cualquier crisis sanitaria. Su respuesta positiva nos llevó a la adquisición de un termómetro infrarrojo, de material de aseo y desinfección, como dispensadores de gel antibacterial, retazos de tela para limpiar, aerosoles con efecto antiviral, dispensador de agua, jabón, toallas de papel para el secado de las manos, botes de basura, escobas y trapeadores.

Por su parte, el aula fue acondicionada con 15 mesas binarias en las que se marcó una de las sillas como señalamientos que indicaban la prohibición de utilizar una de las dos disponibles, con el propósito de mantener la sana distancia entre los alumnos. También, se colocaron flechas en el piso para conocer la adecuada forma de desplazarse de un sitio a otro dentro y fuera del aula. Se colocó fuera del aula, el dispensador de agua, jabón de manos y toallas de papel para que cada vez que los alumnos tuvieran la necesidad de salir a realizar cualquier actividad, pudieran ingresar de nuevo con sus manos limpias.

Adicionalmente, se brindó la información necesaria y oportuna de las formas de contagio del virus SARS-CoV-2 para que las madres y padres de familia enviaran a sus hijas e hijos con equipos personales adecuados como careta, cubrebocas y gel antibacterial en algún depósito de bolsillo. Del mismo modo, se consideró la necesidad de mantener el aula ventilada, revisando que las ventanas y puertas estuvieran en condiciones adecuadas para tal efecto.

En este sentido, cada madre y/o padre de familia aceptó la responsabilidad de apoyar desinfectando las distintas áreas de trabajo del salón de clases del grupo, al formar parte de un rol de aseo permanente. Lo anterior fue adicional a las medidas preventivas y restrictivas dadas a conocer por la dirección de la escuela, tales como los filtros de ingreso y la limpieza de las distintas áreas del edificio escolar.

Cabe mencionar que para obtener el apoyo de las madres y padres de familia fue imprescindible poner en práctica uno de los indicadores del Marco para la excelencia en la enseñanza y la gestión escolar en la Educación Básica, en el cual se menciona la importancia que tiene en el quehacer docente el desarrollo de acciones para que las familias de los alumnos sean corresponsables en la tarea educativa de la escuela, basadas en el respeto, la confianza, equidad, inclusión y convicción de que ellas aportan a los logros educativos de sus hijos (SEP, 2020).

Hilando ideas con Facebook

El uso de la tecnología en el ámbito educativo se convirtió en el mejor aliado en este difícil momento en el cual ha sido necesario promover el aprendizaje a distancia, al respecto Torres & Cobo  (2017) comentan que “la tecnología de la educación o tecnología educativa tiene por cometido posibilitar la organización de entornos de aprendizaje que proporcionen las condiciones más idóneas para conseguir finalidades educativas, empleando diversos medios tecnológicos”, por lo que fue necesario cobijar la tarea educativa con la implementación de una popular red social que en este grupo obtuvo una respuesta y resultados satisfactorios.

En este sentido y considerando el aspecto pedagógico como prioridad, me dispuse a elaborar un perfil de Facebook exclusivo para mi trabajo docente, con la intención de conformar un grupo cerrado denominado “Aula virtual 6° B (2021-2022)” en el que se incluyó exclusivamente los tutores de los estudiantes. Se instaló esta red social como una herramienta digital de aprendizaje de fácil acceso tanto para mis alumnas y alumnos como para sus madres y padres de familia.

La finalidad de que todo el grupo estuviera incluido en dicho grupo de Facebook fue disponer de una plataforma mediante la cual los alumnos que no pudieran estar presentes en el aula de manera física, lo pudieran hacer en línea, al participar en las transmisiones en vivo realizadas durante el horario normal de clases.

Facebook se convirtió en mi mejor aliado para desarrollar el trabajo educativo, en primer lugar porque esta red social, cuyo manejo es dominado por prácticamente cualquier persona con acceso a internet, permitiría que el 100% de las alumnas y alumnos fueran partícipes de las clases dadas en el aula, aun cuando no asistieran presencialmente; teniendo acceso en todo momento a los videos de las transmisiones ante la posibilidad de guardarlos y retomarlos cuando se considerara necesario.

Asimismo, se detectó que Messenger brinda la posibilidad de recibir las evidencias del trabajo de las alumnas y alumnos elaborado en casa de una manera práctica en la que es posible revisar y enviar las fotografías y videos acompañados de notas técnicas y retroalimentaciones, sin preocuparse por el espacio que pudiera ocuparse en la memoria del dispositivo, como sucede con otras aplicaciones.

Para arrancar el ciclo escolar de manera semipresencial fue necesario dividir el grupo de 30 estudiantes en 2 subgrupos de 15. Así como, realizar un cronograma intercalado de asistencia de modo que a la semana un subgrupo asistiera lunes, miércoles y viernes, mientras que el otro asistiera martes y jueves.

Al tener la posibilidad de estar en casa y seguir la clase mediante las transmisiones en vivo, el 100% de las alumnas y alumnos tendrían la oportunidad de ser partícipes de las diversas situaciones de aprendizaje planificadas todos los días.

Confeccionando la estrategia

Una vez integrado el plan para el regreso seguro al salón de clases, lo di a conocer a las madres y padres de familia, quienes se mostraron muy motivados al conocer la organización y las medidas sanitarias que se seguirían de manera cotidiana. Durante la reunión informativa expusieron su compromiso de corresponsabilidad al cumplir con el filtro en casa como primera medida preventiva de propagación del virus SARS-CoV-2.

Y así fue como inicié el ciclo escolar 2021-2022 con dos subgrupos que eran de solamente 10 alumnas y alumnos cada uno. Mientras unos estaban en el aula siguiendo todas las medidas de higiene y seguridad recomendadas, tomando su clase de forma presencial, el resto del grupo permanecía en sus hogares, adoptando un horario de trabajo normal y tomando las clases de forma sincrónica a través de Facebook.

Prenda terminada: estrategia de éxito

Considero que esta experiencia ha sido una BUENA PRÁCTICA debido al éxito que he conseguido, ya que de tener solamente 20 alumnos presenciales inicialmente, posteriormente se tuvo la asistencia de 30; siguiendo las medidas de seguridad sanitaria antes citadas y empleando Facebook como herramienta virtual de aprendizaje a distancia.

En su momento me percaté de la aceptación de esta práctica por parte de las madres y padres de familia, quienes brindaron un apoyo incondicional, incluso pagando un servicio de internet exclusivo para nuestra aula; herramienta que se ha empleado de forma productiva, incluyendo la tecnología en la creación de ambientes de aprendizaje significativo en esta nueva realidad semipresencial.

Las alumnas y los alumnos se mostraron motivados por tener la posibilidad de participar en las clases, sintiendo seguridad en su aula al acudir de manera presencial y teniendo la manera de interactuar con sus compañeras y compañeros, aun estando en casa, mediante el chat de las transmisiones en vivo, videollamadas  y grupos realizados en Messenger con el propósito de fomentar el trabajo en equipo a distancia.

Vale la pena concluir que este proceso no ha sido fácil, sin embargo el trabajo conjunto de madres y padres de familia, alumnas, alumnos y profesor, ha permitido engendrar lo que para nuestra realidad ha sido una estrategia que ha dado respuesta a los objetivos planteados, ya que se ha creado un entorno seguro en dos sentidos primordiales en esta nueva normalidad: salud y aprendizaje.

Principales cambios observados

Como resultado de la aplicación de esta buena práctica, he notado el vasto interés de las alumnas y los alumnos por su propio aprendizaje, al darles la oportunidad de asistir a clases de forma semipresencial. Por lo que es notorio un avance importante en el desempeño académico en general, ya que, aun estando en casa, los temas de las distintas asignaturas son revisados con mayor amplitud, teniendo la oportunidad de contar con el acompañamiento de su profesor como guía en el aprendizaje; aprovechando las ventajas que nos ofrecen las tecnologías en el ámbito educativo.

En el ámbito socioemocional de los estudiantes, ven en esta buena práctica como una luz al final del túnel. Aun estando en casa, los estudiantes conviven, dialogan, aportan ideas, participan en clase e interactúan conmigo como su profesor.

Por su parte los padres expresan su aprobación y tranquilidad al saber que sus hijos están en un ambiente de trabajo seguro y organizado, por lo que colaboran con entusiasmo en las diferentes actividades que se les proponen.

Gracias a la implementación de esta estrategia, se logró la asistencia intercalada del 100% de las alumnas y alumnos inscritos.

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

Recomiendo a mis compañeros y compañeras docentes que organicen su trabajo a profundidad, que no omitan detalles mínimos que puedan resultar una barrera para el desarrollo de su trabajo.

Es importante dar a conocer la estrategia, dialogar y negociar con las madres y padres de familia, de eso depende, en mayor medida, la gestión de los recursos necesarios para su implementación. Es imprescindible tener un acercamiento con la autoridad escolar inmediata para contar con el respaldo suficiente que le dé credibilidad y seguridad suficiente a esta estrategia, pues su liderazgo puede fungir como una fortaleza adicional en su puesta en marcha.

 


Referencias bibliográficas

LGE. Ley General de Educación (30 de septiembre de 2019). Diario Oficial de la Federación. Disponible en https://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5573858&fecha=30/09/2019 

 

Torres Cañizález, Pablo César, Cobo Beltrán, John Kendry (2017). Tecnología educativa y su papel en el logro de los fines de la educación. Educere, 21(68),31-40. [Fecha de Consulta 2 de Mayo de 2022]. ISSN: 1316-4910. Disponible en: 

https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=35652744004

 

SEP. Secretaría de Educación Pública (2020). Marco para la excelencia en la enseñanza y la gestión escolar en la Educación Básica.  Perfiles profesionales, criterios e indicadores para el personal docente, técnico docente, de asesoría técnica pedagógica, directivo y de supervisión escolar. Disponible en

http://creson.edu.mx/docs/Perfiles_profesionales_Criterios_e_Indicadores_para_Docentes_Ciclo_Escolar_2021-2022.pdf

 

SEP. (2021). Estrategia Nacional para el Regreso Seguro a las Escuelas de Educación Básica Versión 2.0. Disponible en

https://educacionbasica.sep.gob.mx/multimedia/RSC/BASICA/Documento/202105/202105-RSC-Lz0fiisOtD-Estgia_Nac.pdf

 

Secretaría de Educación Pública y Secretaría de Salud. (2021). Guía para el regreso responsable y ordenado a las escuelas. Ciclo escolar 2021-2022. Disponible en https://coronavirus.gob.mx/wp-content/uploads/2021/08/GuiaAperturaEscolar-SEP-20agosto202119hrs.pdf

Categorías
Buenas prácticas Regreso Seguro Voces y propuestas

El apoyo de los padres como eje fundamental para el regreso a clases. Con el foco en lo que ya tienes y no en lo que careces

Fines perseguidos

El regreso seguro a clases presenciales se convirtió en un gran reto y a la vez, en una gran alegría, volver a mirar las caras de las y los niños al reencontrarse con sus compañeros nos hizo recordar que son prioritarios a atender en la escuela y coloca en el centro una gestión escolar con sentido humano y pedagógico.

Después de vivir en actividades escolares presenciales, la pandemia nos orilló a trabajar desde casa, una experiencia que nos marcó como docentes. Vimos que muchas experiencias que parecían monótonas y casuales, ahora ya eran una gran necesidad, como el vernos y saludarnos, definitivamente la vida nos cambió.

¡Urge regresar a las aulas! La escuela es un lugar de aprendizaje, de intercambio de ideas, experiencias y sueños. Es un lugar que se convierte en nuestra segunda casa y familia, es un templo de terapia ocupacional para los padres.

Tener buena actitud y ser positiva, realmente no bastaba, teníamos que enfrentar y derribar obstáculos, como el poco tiempo para trabajar, falta de material y equipo de limpieza, falta de infraestructura adecuada (baños y suministro de agua) y resistencia del personal docente

Nos enfrentamos a muchos retos, uno de ellos fue hacer limpieza profunda en la escuela; no se tenían los recursos y los materiales de limpieza no alcanzaban, nadie quería colaborar, nadie tenía la disposición, excepto la Subdirección, la presidenta de la Sociedad de Padres y el presidente de Participación Social. No había organización, evidentemente se necesitaban manos para limpiar nuestra escuela.

A todo lo anterior, había falta de motivación por parte de la comunidad docente, ya que había quienes lo veían más como riesgo que como avance y no encontraban ningún punto a favor para regresar, a menos que las autoridades educativas y gubernamentales nos voltearan a ver y proporcionaran los recursos y materiales necesarios. En mi interior, sentía que no podía esperar a nadie que nos mirara  para dotarnos de lo que necesitábamos, los padres de familia tampoco tenían los recursos financieros para apoyar, aunado a eso, los baños estaban en mal estado y el agua no alcanzaba.

Regresar a clases en el tiempo establecido también era importante para el bienestar de los estudiantes, por lo que se tenía que ir resolviendo los problemas de falta de recursos y de mal estado de la escuela, así como la resistencia del personal docente al regreso.

Puntos clave de la práctica

Durante el regreso a clases nos enfrentamos a lo siguiente: regresar en el tiempo establecido por las autoridades educativas, obtener los recursos necesarios para el material y para arreglar la infraestructura del plantel, convencer a la planta docente del regreso, involucrar a las maestras, maestros y padres de familia, abatir el rezago del estudiantado; como directivo y responsable de toda la comunidad escolar, mi deber siempre será el velar por el bienestar de todas y todos, a través de la motivación, sensibilidad y atención. Es indispensable que se realicen acciones que garanticen el derecho a la educación de todas las niñas, niños y adolescentes, así como, transitar oportunamente a los niveles de la educación básica y alcanzar el máximo logro de aprendizaje.

¡Llegó la hora! Antes de comenzar con la limpieza profunda de las aulas y sanitizarlas, nos reunimos en subdirección y dirección, planeamos, organizamos y decidimos citar al comité de salud y padres de familia para que nos donaran material de aseo, por otro lado, involucramos a las y los estudiantes de sexto grado a dejar un legado con material de aseo. Comenzamos un miércoles con la poda, deshierbe y limpieza; el jueves se realizó la limpieza de muebles, se sacó lodo y se dejaron limpios los pisos; el viernes se desinfectaron todas las instalaciones, el domingo el subdirector desinfectó la escuela. Se organizó un paquete de limpieza por grupo (un litro de gel, jabón para manos, cloro, pinol, escoba, trapeador y cubeta).

El lunes, el día que regresamos a clases fue un éxito. Todo el mundo se presentó con la mejor actitud. Se recibieron a las y los estudiantes con las medidas necesarias, a pesar del bajo presupuesto con el que se contaba, se realizó un primer filtro a los padres para que estén enterados de su responsabilidad en casa, el segundo filtro se hizo en la entrada de la escuela y el tercer filtro se realizó en los salones.

En el segundo día de clases, se realizó un esfuerzo enorme por tener el agua suficiente en los baños, la señora Ivonne (intendente de la escuela), siempre activa y dispuesta a llenar los tambos, sin embargo, lo anterior era realmente un problema, ya que era muy cansado y desgastante.

Se propuso al personal docente regresar a la modalidad virtual o a distancia, exponiendo que si solucionamos nosotros los problemas del plantel, jamás nos mirarán las autoridades y menos nos darán el apoyo suficiente. Por otra parte, en ASPE, subdirección y dirección pensábamos diferente -la modalidad a distancia o virtual no funcionaba-, así que se organizó la primera reunión con padres de familia para informar de las carencias en las que se estaba trabajando y que ninguna autoridad se había acercado a apoyar.

En esta reunión se dio la palabra a las representantes de las y los docentes para explicar sus motivos y escuchar sus miedos. Sorpresivamente, son los padres quienes comienzan a dar soluciones. Se presentó el caso de una madre de familia, nos solicitó ya no regresar a la distancia pues su niña que cursa segundo año muestra mucha alegría conviviendo con sus compañeros, así que como una ola de propuestas resaltó el apoyo de los padres de familia con mano de obra para arreglar los baños y el problema del agua, se logró una donación de $1,200. Además, se hizo la propuesta de donar $20 cada viernes para comprar material de limpieza. A través de WhatsApp los padres de familia y docentes se mantenían comunicados para realizar el aseo los días correspondientes. A los padres de familia se les hablaba sobre la importancia de realizar los deberes (limpieza) correspondientes y así, tener un regreso seguro a la escuela.

Cada integrante tiene su importancia y no podemos esperar a que alguien venga y lo resuelva, es trabajar con lo que se tiene a la mano y con lo que se carece; con creatividad en el uso de “herramientas”, apoyarnos de los padres de familia, de la intendencia y del subdirector académico (en este caso fue una persona muy entusiasta y emprendedora). Toda la comunidad escolar fue pieza clave, porque alrededor solo se observa un panorama negativo y devastador, pero una luz ilumina el camino cuando se trabaja con lo que sí se tiene: entusiasmo y desprendimiento de cuotas voluntarias por parte de los padres de familia, las cuales representaron un gran esfuerzo por parte de ellos.

Considero que es una buena práctica porque hay un trabajo detrás, un trabajo constante de concientización en la escuela; se involucra a los padres haciendo énfasis que el trabajo en equipo es mucho mejor, se da a conocer el Marco Local de Convivencia Escolar y se resalta que en estos tiempos, el éxito se consigue por un bien común, todos tenemos un fin, que son nuestros niños, por lo que nuestro trabajo es siempre dar soluciones.

Principales cambios observados

Uno de los principales cambios en esta práctica fue mayor participación por parte de los tutores y motivación por parte de las y los docentes. Ver el entusiasmo de los padres de familia fue muy enriquecedor, ya que ellos son los portadores de las buenas nuevas. El éxito de este regreso a clases presenciales se debe al trabajo en conjunto (docentes, padres de familia y estudiantes). 

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

Una de las recomendaciones que doy a las y los docentes es que se acerquen con los padres de familia, que también trabajen con la autoestima de los padres; si un padre de familia está bien emocionalmente y sabe canalizar sus emociones, sabrá trabajar con su hija/o y con los demás. Recomiendo trabajar una ‘Escuela para Padres’ y el ‘Marco Local de Convivencia’, puedo decir satisfactoriamente que esto funciona. Además, unir fuerzas y habilidades individuales permite trabajar colaborativamente. ¡Hay que enfocarnos y trabajar con lo que se tiene y con lo que se carece!

Categorías
Buenas prácticas Regreso Seguro Voces y propuestas

Regreso al 100%

El platicarles unos de mis más grandes retos en la vida desde que soy directora, no es fácil, porque he tomado decisiones a lo largo de esta carrera, pero no como las que tuve que tomar.

La falta de atención en clases en línea, la apatía de alumnos(as) al no entrar a sus clases por falta de aparatos electrónicos, falta de recursos económicos para pagar internet en casa para que pudieran entregar a sus maestros los trabajos en las diferentes plataformas o redes sociales.

El ver que cada día mis alumnos(as)  se convertía en adultos-adolescentes, por qué se tenían que hacer cargo de los deberes de casa que no les correspondía a su edad, (cuidar su hermanos menores y ayudarlos en sus deberes escolares, hacer la comida, hacer el aseo de casa, cuidar a los abuelos y/o padres enfermos tener que conseguir un  trabajo porque sus padres lo perdieron), la falta de compromiso de padres de familia, la falta de cultural de las familias para ayudar a sus hijos con los trabajos escolares, de utilizar la pandemia para subsanar las necesidades de los padres en casa utilizando a los hijos. 

El desánimo de los docentes al estar poco a poco perdiendo contactos con sus alumnos, al poco interés de algunos docentes al tratar de contactarlos, la falta de capacitación y capacidad del docente para dar una clase en línea.

El rezago que estaba notando, el índice de reprobación de la matrícula escolar, a las exigencias de mi supervisor, a la entrega de evidencias estatales, evidencias federales, formulario aquí, formulario allá, “¡ufffff!”, en fin, a eso y mucho más tome la decisión de Regresar a Presencial.

Hacer regresar a mis docentes a la escuela después de un largo año y todavía en pandemia, fue un gran acontecimiento. Le llamé “Juntas Académicas Extraordinarias”, me empezaron a bombardear con mensajes, llamadas, “¿Cómo?” “estamos en pandemia maestra” “no puede hacerlo” “que piensa” “en otras escuelas no lo hacen” “nos vamos a morir” “nos vamos a contagiar” “corremos peligro, podemos hacerlas en línea”.

Tomé un respiro y les dije, ¡si, efectivamente vendremos a la escuela de nuevo!, la orden más difícil de un director ante su plantilla docente.

Hablar con mi supervisor para que apoyara la idea que tenía, gestionar con mi jefa del departamento de generales que hablara con el SNTE para que me apoyara, para que pudiera citar a mis maestros en la escuela a pesar de la pandemia, con el motivo de que estábamos a punto de perder mucho ese año, considero que ese fue un gran reto el traer de nuevo a mis docentes a la escuela después de un gran tiempo.

La posible fusión de cuatro grupos, la falta del trabajo en academias, la falta comunicación entre ellos, la necesidad de sacarlos de su estado de confort, el de enfrentarlos a la nueva realidad, me llevó a este viaje de un largo año con objetivos generales y específicos.

Me preguntaba; ¿Cómo lo voy hacer? ¿Cómo los voy a convencer? ¿Cómo los voy a proteger? ¿Cómo les daré seguridad y convencerlos que estarán bien en su escuela que dejaron hace un año? ¿De donde sacare los insumos de sanitización? ¿Dónde podrán guardar la sana distancia? ¿Qué trataran en la junta de academias? ¿Cómo vamos a rescatar a tantos alumnos? ¿Cómo voy a tener limpios los baños si están horribles? ¿Y sí se contagian y se mueren? Si no hago algo ahora perderemos mucho y por lo que hemos luchado se vendrá abajo. Pero de lo que si estaba segura era de que necesitaban tener seguridad al venir de nuevo a la escuela.

Esas juntas de academias fue el primer acercamiento de mis docentes a la escuela, hubo incertidumbre, miedo, pero lo dieron todo por sus alumnos se presentaron y acordaron la forma de rescatar a sus alumnos, como podríamos regresar poco a poco, hicieron comités de seguridad, se dividieron los trabajos, reacomodaron los objetivos por academias, se pusieron de acuerdo para un bien común para que la comunidad escolar no se fuera abajo, hicieron un plan para  convencer a los padres de familia que teníamos que regresar.

“Las personas exitosas tienen miedo, las personas exitosas tienen dudas y las personas exitosas tienen preocupaciones. Simplemente no permiten que estos sentimientos los detengan” (T. Harv Eker)

Son 504 alumnos, 42 personas que integramos la plantilla docente, 17 de personal de apoyo e intendencia.

Mi personal de apoyo, mi subdirectora e intendencia; sin ellos no hubiera podido iniciar esta locura, ellos fueron los que iniciaron a darme fuerza a mis pensamientos y emociones.

Manos a la obra, teníamos que arreglar toda la escuela, afortunadamente ese año, a pesar de la pandemia, algunos padres de familia nos dieron el donativo que se pide cada año para el mantenimiento de la escuela, no nos fue muy bien a comparación de otros años, pero con eso podríamos iniciar.

Hice una junta con el personal y padres de familia , para hacer una lista de lo que necesitábamos para tener la escuela lista y limpia para el próximo regreso a clases cumpliendo con las famosas 9 intervenciones de seguridad para el regreso seguro  a clases, todos estuvimos participando desde poner las flechas en los pasillos, poner geles antibacterial en cada salón, compramos un termómetro eléctrico, tres fumigadores industriales para sanitizar las aulas después de clases, 25 fumigadores individuales para cada salón y sanitizar cada 50 minutos, tapetes, pastillas para los baños ventiladores para cada salón botellas de pinol y franelas para los escritorios de los docentes, papel de baño, toallas sanitas, cloro, pino, sanitizante etc.

Por cierto, se gestionó con los Padres de Familia, Gobierno de Estado y Gobierno Municipal para que arreglaran los baños y los dejaron completamente nuevos, un pendiente menos.

Las secretarias hicieron carteles de información para cuidarse del Covid 19, separaron las listas de los alumnos en dos grupos, mantenimiento instaló ventiladores en las aulas, contraloría busco sanitizante efectivo para el virus y compró todos los insumos necesarios, intendencia limpiaba la escuela y ponía lo necesario en cada salón y baños de alumnos, prefectura canceló butacas para que los alumnos no se sentaran en ellas, biblioteca tenía constante comunicación con padres de familia y enviando mensajes de lo necesario que era el regreso a clases, trabajo social localizaba a los alumnos con mayor índice de reprobación y nula comunicación para comunicarles que eran los primeros alumnos que urgía que se presentaran a la escuela. 

Por un lado la área administrativa y de intendencia arreglaba la escuela para el posible regreso y por otro lado la área docente, subdirección y una servidora empezaron hacer las juntas con padres de familia, para convencerlos que regresar sería la mejor opción para todos nosotros, que era urgente que regresarán como mínimo los alumnos en riesgo de reprobar, ese día las juntas duraron desde las 8:00 a.m. hasta las 7:00 p.m., fue maratónico, pero cumplimos con la encomienda, los padres de familia lo aceptaron, un triunfo muy importante para esas fechas de pandemia. A comparación de otras escuelas del estado teníamos todo listo para el regreso seguro, maestros con miedo, pero con ilusión de rescatar a sus alumnos.

En Aguascalientes se dio la orden que el 1 de junio del 2021 regresaríamos, a pesar de lo que nos decían las autoridades federales, estatales y medios de comunicación, unos decían una cosa otros otra, en fin, nos traían de un lado a otro, si regresan, otras no regresan, era un caos, una lucha política, de poder, que hasta la fecha la observo, la siento y me causa una profunda tristeza y rabia que en lo que menos piensan es en aquel niño, adolescente, el daño que le están causando en obligarlo a encerrarlo por miedo, en vez de preocuparse a enséñalo a protegerse a esta nueva realidad que estábamos viviendo, dentro de ese caos estábamos nosotros los docentes, que teníamos ganas de salir adelante ante esta pandemia, con nuestros propios demonios y tristezas, pero con ganas de éxito al rescatar a nuestros alumnos.

Decidí hacer una junta de evaluación para ver si seguíamos con los planes  o nos retirábamos a este regreso a clases, ¿cuál fue mi sorpresa?; que la mayoría de los docentes me dijeron, “maestra, dimos la cara, nuestra palabra a los padres de familia de que íbamos a ayudar a nuestros alumnos”, “maestra, no podemos echarnos para atrás, sigamos compañeros nosotros podemos”, “animo maestra, podremos hacerlo”, “los chicos y chicas nos necesitan”, “esto siempre será una locura”, “cuidémonos entre todos”, “ya avisamos a todos”, “ ya se compró todo”, “maestra usted solo tenga todo listo que nosotros llegamos”, se oyeron muchas risas de nervios, en ese momento comprendí que no estaba sola, los tenia a ellos y ellas que detrás de esa pantalla anhelaban igual que yo regresar a su vida normal, comprendí que iba en buen camino, que había hecho lo que siempre me propuse desde un principio; darles confianza de regresar a pesar de lo que escuchábamos de todas las otras partes, comprendí que lo mas importante para mi eran ellos, comprendí que lo mas importante para ellos era su trabajo con sus alumnos y que ningún sentimiento de miedo nos iba a detener ya que estábamos completamente inmersos en un mundo bizarro.

Cabe señalar que concluimos con éxito el regreso seguro, el ciclo escolar 2020-2021 sin índice de reprobación e iniciamos el ciclo escolar 2021-2022 con éxito, gracias al equipo que formamos desde un principio como escuela, el superar nuestros miedos y retos fue de gran ayuda para nuestros alumnos, trabajamos muchos las emociones, duelos, cierre de ciclos tanto de ellos como el de nuestros alumnos fuimos unos grandes guerreros. Aprendimos juntos a vivir esta nueva realidad de la mano de nuestros alumnos.

“Creo que la voluntad es el principio. El principio para seguir adelante, como si tuvieras la confianza de tu parte, finalmente ella viene cuando miras hacia atrás y ves lo que has logrado” (Robert Downey Jr.)

28 de noviembre del 2021, 6  meses antes habíamos regresado a clases la mitad del grupo una semana, la otra mitad la siguiente semana,  he notado el gran cambio que hemos tenido como escuela, el crecimiento personal de cada docente, de cada alumno va en aumento, cambios emocionales a flor de piel, tanto de docentes, como de los alumnos, la voluntad fue todo, fue el principio del fin, el generar como directora la confianza en cada docente, tener la creatividad de como decir las cosas, del como acercarme y escuchar lo que me dicen, lo que sienten, fue parte fundamental para el trabajo que se ha realizado.

Observo cada día nuevos retos para todos nosotros, no ha sido fácil, pero de lo que estoy segura es que todo ser humano necesita del otro para sentirse mejor en todos los aspectos, el ver a mis alumnos con una carita de felicidad al entrar a la escuela, al decirme en la puerta “buenos días dire”, “buenos días maestra”, “¿cómo está?”, “Ya la quería ver dire” me llena de jubilo para seguir adelante, nuestros alumnos son algo maravilloso, son parte importante para que como adultos aprendamos a ser mejores, el que platiquen, el que se junten a almorzar, el que discutan, el que opinen, el que actúen en una obra de teatro, el que lloren contigo, el que expongan sus trabajos de artes y los admires, el que los lleves a conocer nuevas culturas en las salidas escolares, el que se acerquen a pedir ayuda cuando se sienten mal, es lo que les faltaba para sentirse vivos de nuevo, el que se preocupen por no saber algo que tenían que saber de algún tema, observar al alumno aprender de nuevo a leer y  escribir, a tener de nuevo los hábitos que como estudiantes se les habían perdido en ese confinamiento, escucharlos reír, socializar, hacer bromas, el que un alumno pueda saber pedir y dar lo mejor de ellos a sus compañeros, no tienen precio.

Nos falta mucho por recuperar, nos falta mucho por mejorar, nos falta mucho en esta nueva realidad, en esta nueva escuela, pero estamos aprendiendo de nuevo junto con ellos tratamos de darles lo que necesitan, enseñarles lo que una vida fuera de la escuela demanda.

En este ciclo escolar 2021-2022 en nuestro primer trimestre tuvimos buenas calificaciones a comparación de otros ciclos escolares, – se nota que querían regresar-, dijo un maestro en un consejo técnico escolar. 

Agradezco la  mucha participación que hemos tenido de los  padres de familia y digo agradezco porque han confiado en la escuela para enviar a sus hijos, han vencido también sus propios miedos e incertidumbres,  comprender que la escuela es parte fundamental para el desarrollo de sus hijos, comprendieron que una maquina no puede sustituir a un docente, que ni el Whatsapp puede solucionarle todas sus dudas al instante, que ni el internet ayuda a tener ese contacto humano que tanto necesitamos y de nuevo agradezco a los padres de familia porque son el pilar más importante para la escuela sin ellos no hubiéramos podido a empezar clases, nos dieron todos los insumos necesarios para iniciar.

Denoto crecimiento profesional y personal en muchos docentes, afirmo que tengo un gran equipo de trabajo, que la escuela es muy bendecida por todas partes, la voluntad y fe que tuvimos cada uno de la comunidad escolar no ha recordado que ningún obstáculo puede ser tan difícil y ahora observo que lo que hicimos en nuestro 6 meses pasados NO FUE TANTO POR ELLOS SINO POR NOSOTROS LOS DOCENTES  y lo digo así porque estar dentro de un aula escolar es volver a sentirnos vivos a desarrollar nuestra capacidad de enseñar, amar y ayudar al prójimo el estar dentro de la escuela nos demostró de que estamos hechos los maestros en esta nueva escuela.

Por todo lo que ya les platiqué en nuestro presente tomamos una nueva decisión como comunidad escolar, desde el 6 de diciembre del 2021 regresamos de forma segura todos juntos, el REGRESO AL 100%, todos los días, todos los alumnos.

No se han contagiados dentro de la escuela los docentes y alumnos, se me vienen muchos cuestionamientos a mi cabeza, el por qué no se han contagiado, ¿han sido las medidas de seguridad?  ¿Las rotaciones y sanitización que hacemos de alumnos cada 50 minutos?, ¿los mensajes constantes a padres de familia que no envíen a sus hijos enfermos y que cuiden su higiene y salud ha funcionado?  ¿Solucionar sus necesidades emocionales tanto de docentes como de alumnos ha sido clave? ¿La confianza que les doy? ¿El entusiasmo con el que les hablo ha servido? ¿Lo decisiva y organizada que soy? Por eso y muchas cosas más no nos hemos contagiado aquí adentro ha funcionado.

De los casos que se han detectado tanto en docentes y alumnos después de la investigación que han hecho, fue por terceras personas que no están dentro de la institución, en este caso se aísla el alumno o docente y se monitorea a los demás, sin llegar alarmar la vida emocional y mental de los demás que tuvieron contacto con él contagiado. 

Hoy 10 de enero del 2022 nuevos retos, nuevos miedos, nuevas incertidumbres, nuevas frustraciones, nuevas tristezas me estorban y no solo a mi a todos los que pertenecemos a la Escuela Secundaria General No. 17 “Primero de Mayo” decretan en el estado de nuevo cerrar las escuelas e irse a casa, por nuestro pequeño amigo Ómicron…  

No lo olvides nunca hacer las quince leyes para un regreso seguro:

  1. Ser un líder proactivo y salir de tu estado de confort.
  2. Despréndete de las dudas de ti mismo.
  3. Ser la calma y refugio de tus docentes.
  4. Gestionar con tus autoridades la ayuda que necesitas de ellas.
  5. Decir la verdad a los de la comunidad escolar de la realidad de la escuela y los riesgos que tendrán si en un futuro próximo no regresan.
  6. Pedir ayuda a padres de familia y apoyarte en ellos.
  7. Condicionar la escuela de la mejor manera para que todos los de la comunidad escolar se sientan seguros.
  8. Trabajar las emociones de tus docentes, alumnos y padres de familia antes de regresar y cuando estén ya en la escuela.
  9. Tomar decisiones para un bien común.
  10. Hacer equipo con los que quieren apoyarte.
  11. Ser creativa y firme en las decisiones.
  12. Ser organizados y tener un segundo plan para un regreso seguro.
  13. No dejarte guiar políticas falsas.
  14. No anteponer nunca tu bienestar, por la de tu alumno.
  15. Tener conciencia de tu ser, de lo que eres capaz de hacer.

 

Material multimedia de soporte

Estrategia del regreso a clases de forma segura (Presentación)

https://prezi.com/p/edit/zg3dg5ukamqc/

 

Redes sociales

Facebook: Secundaria Primero de Mayo

https://www.facebook.com/profile.php?id=100014894477289

Facebook: Verónica Ruvalcaba 

Página Web: Secundaria Primero de Mayo

https://sites.google.com/iea.edu.mx/gral17/p%C3%A1gina-principal?authuser=7

Categorías
Buenas prácticas Regreso Seguro Voces y propuestas

La cultura del autocuidado: de la comunidad hacia la escuela

Fines perseguidos

La Escuela Primaria Tr’andare, escuela multigrado bidocente, se ubica en la Comunidad de Loma Grande, San José del Rincón, Estado de México. Es una comunidad mazahua, de aproximadamente 250 habitantes, que hasta el momento no ha presentado casos confirmados de COVID – 19.

A partir del regreso a clases presenciales, se genera la incertidumbre acerca de los contagios de COVID 19, entre los niños que asisten a la escuela, lo cual podría provocar el contagio en la comunidad escolar.

El reto principal para nuestra escuela, junto con la comunidad, fue poner en buenas condiciones la escuela, específicamente en el abasto de agua, y el buen funcionamiento de los sanitarios.

Otro de los retos fue evitar el contagio entre la comunidad escolar, aprovechando la cultura de autocuidado que existe en la comunidad, y, que los niños lo viven como una costumbre cotidiana.

Por ello, se implementaron acciones para el reforzamiento del autocuidado de la salud dentro del centro educativo. El trabajo colaborativo con los padres de familia, desde en casa y dentro de la escuela, fueron el apoyo principal para llevar a cabo acciones encaminado al objetivo.

Objetivo general

Propiciar las condiciones necesarias en la escuela, para que el regreso a clase no fuera un factor determinante en el surgimiento del COVID 19 en la comunidad educativa.

Objetivos específicos

  1. Comunidad: Construcción de la cisterna y buen funcionamiento de los sanitarios.
  2. Reforzamiento del autocuidado, a través de la transversalidad de contenidos, usando el eje principal que rige las escuelas bilingües; la lengua originaria.

Puntos clave de la práctica

Los puntos clave que resaltan en esta práctica son:

  • Una comunidad que se cuida
  • Una comunidad que se organiza
  • Aprovechar la transversalidad de los contenidos y de la lengua indígena.

Como precedente al Regreso Seguro, el papel que desempeña la comunidad escolar en las acciones realizadas fueron vitales para lograr una buena práctica, las cuales se generan en el siguiente orden:

    • Mejora de sanitarios
    • Construcción a una cisterna para el almacenamiento de agua
    • Limpieza de los espacios del plantel educativo para dar cumplimiento a la segunda intervención al cuidado de la salud
    • Información referente al COVID 19, y medidas sanitarias para la prevención dentro y fuera del aula.
    • Se organiza los Filtros de corresponsabilidad:
      • Ejecución del primer filtro desde en casa.
      • La organización del segundo filtro escolar
      • Tercer filtro del aula:
      • Transversalidad de contenidos
      • Uso correcto del cubre bocas
      • Sana distancia
      • Uso de gel antibacterial
      • Monitoreo de síntomas de gripe.

En la secuencia de esta fase se generaron actividades referentes a las asignaturas, una de ellas fue Educación Socioemocional, en la que se comparten, se escuchan estados de ánimos que niñas y niños, además de las razones del sentir, la falta de clases presenciales fue el principal factor que afecto el sentir de niñas y niños. Se da seguimiento con actividades referentes al manejo de las emociones, regulación de la conducta y resolver conflictos derivados de Formación Cívica y Ética.

Se integran carteles ilustrativos con las medidas sanitarias, referentes a Vida Saludable, Conocimiento del Medio, siendo adheridas en los sanitarios principalmente, complementadas con la Lengua Mazahua, con la traducción de las mismas. En Lengua Materna, se genera oraciones de acciones para el buen lavado de manos, de manera que los niños continuaran con la práctica del autocuidado.

En matemáticas se retoma en tema de las encuestas para saber ¿Cuántos integrantes de la familia se ha contagiado de Covid 19?, los datos arrojados se grafican y el resultado sigue siendo motivador ante el 0 contagio, en los núcleos familiares y en la comunidad.

Se refuerza el Aprendizaje del Autocuidado de la salud ante el Covid 19, con el trabajo colaborativo de las madres de familia, ante la elaboración de un periódico mural, el cual cuenta con las características y medidas de prevención.

Los recursos a los que se recurrieron en este proyecto, fueron la comunidad escolar, el programa de “La Escuela es Nuestra”, materiales de construcción, carteles visuales, un periódico mural insumos del autocuidado dentro del aula: cubrebocas, gel, carteles visuales, periódico mural, uso de carteles visuales en lengua mazahua.

La transversalidad de los contenidos y el filtro de corresponsabilidad, pues fueron pilares para la continua práctica del autocuidado de la salud, a través del compromiso compartido comunidad- escuela, la buena comunicación, y la confianza entre todos, para evitar la aparición del COVID 19.

Se considera una buena Practica ya que se fundamenta ante el Enfoque de la Nueva Escuela Mexicana, ante la Equidad, la contextualización, los vínculos que genera la gobernanza con la comunidad, el respeto a la cultura, el reforzamiento de los contenidos curriculares y la transversalidad de la Lengua Mazahua, trabajando con un mismo fin. Se respalda con la Ley General de Educación, argumentado que la educación de niños y niñas es incumbencia de tres actores: docentes, padres de familia, niñas y niños.

Principales cambios observados

Los cambios que se observan en la comunidad escolar es que el aprendizaje significativo del autocuidado diario, es practicado sin esfuerzo, asimilando el uso permanente del cubre bocas, y el resto de los insumos, cuando alguno tiene el olvido de cubre bocas en casa, se preocupa y lo externa, lo que los compañeros lo auxilian proporcionando alguno, además de que los niños y los padres de familia al notar síntomas de gripa, el niño es resguardado en casa hasta su recuperación, ya que se está trabajando a distancia y de manera presencial

Entre colegas: recomendaciones para hacer uso de la estrategia o de sus componentes

Las figuras educativas que tengan interés en aplicar esta Buena Práctica pueden necesitar consejos específicos para alcanzar sus objetivos, por lo que compartir lo que funcionó, lo que pudo hacerse diferente y lo que usted mismo aprendió tras implementar las actividades, puede ser muy útil para otros colegas del país. Por ende, le pedimos redactar un texto que responda a la siguiente pregunta:

El eje para el logro de los objetivos en toda meta se llega a cumplir cuando se trabaja de manera colaborativa y con responsabilidad, por lo que es importante la consolidación de los vínculos entre la comunidad escolar, mantener una comunicación asertiva, flexibilidad, además de ser un buen líder dentro de ella.